160. Gazpachos manchegos de Pollo, Espinacas y Ajos tiernos (50 min)

Damos un pequeño salto geográfico desde nuestra última receta (de origen murciano) a la receta que traemos hoy, típica de Castilla La Mancha. Esta receta me la enseño un buen amigo que no ha dudado en traerme de Almansa las preciadas tortas (gazpachos) para que practique y cree nuevas recetas de este plato en casa. No obstante, es un plato que a mí me ha gustado bastante y me ha resultado súper-curioso, con lo que no quería dejar de compartirlo con vosotros. El quid de la cuestión era como lograr que todos pudierais hacerlo sin necesidad de desplazaros a comprar los ingredientes allí… pues bien; ahora puedo decir… ¡reto superado! No os vayáis que os voy a contar como preparar la versión “globalizada” de este clásico manchego. Va por usted Don Antonio!!

Para preparar nuestro gazpacho (en versión individual), vamos a necesitar:

  • 2 tortillas de trigo (de las que se usan para los burritos o wraps).
  • 65 gr ajetes tiernos (los que nos quedaron tras preparar nuestra Versión del montadito Galatea).
  • 90 gr de tomate pera (=1 tomate pera pequeño) también del mismo lote que nos quedó tras preparar el montadito.
  • 30 gr de espinacas
  • 150ml de caldo pollo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 80 gr de pechuga de pollo
  • 1 pizca de sal

Para preparar nuestros gazpachos, lo primero que hemos de hacer es limpiar y pelar los ajetes, cortándolos después en trozos de unos 2,5 cm de largo. Los reservamos en un plato y a continuación troceamos la pechuga de pollo en dados de unos 2cm de lado, reservándolo también. La siguiente tarea, será coger una de las tortas y romperla (con los dedos o con tijeras) en escamas de 1cm de lado aproximadamente, como las que os muestro en esta foto.

 160_GazpachosManchegosMakingOff

Y el último de los preparativos, es coger el tomate pera, lavarlo y rallarlo, dejando el resultado reservado en una taza.

Pues bien, ya tenemos todo listo y a mano. Ahora viene la parte fácil: cocinarlo! Vamos a coger en primer lugar una sartén mediana (una a la que podáis poner una tapa, ya os diré por qué…), donde pondremos a calentar el aceite al 50% de potencia. Cuando esté caliente, añadiremos los ajetes y los saltearemos durante un minuto. Tras ello, añadiremos el pollo, al que habremos añadido una pizca de sal, y salteamos otros dos minutos. A continuación, llega el momento de añadir el tomate rallado a la sartén, que requerirá 5 minutos de cocción para que se evapore el agua. Cuando hayan pasado los 5 minutos, añadiremos las espinacas y taparemos la sartén, ya que las espinacas “saltan” un montón por su elevado contenido en agua. Podéis hacerlo también sin tapa, pero os adelanto que la cocina se os pondrá perdida y… ¡perderéis parte de los ingredientes! Jejejeje. Debemos tener tapada la sartén, tras añadir las espinacas, un minuto, transcurrido el cual añadiremos los trocitos de torta y removeremos, mezclando todo, durante 1 minuto más.

El paso final será añadir el caldo de pollo, ligeramente templado, subir el fuego al 60% y cocinar el conjunto durante 4 minutos más.

En este tiempo, pondremos en un plato llano y grande la otra torta de trigo, que nos va a servir de base y, cuando hayan transcurrido los 4 minutos, volcaremos el conjunto de la cazuela sobre ésta. El emplatado, debería ser parecido al de esta foto que os muestro, no obstante, es difícil que nuestros ingredientes caigan bien repartidos a la primera, así que seguramente habréis de recolocarlos sobre la torta con una cuchara.

Ya tenéis listos vuestros gazpachos! Ahora lo único que hay que hacer para disfrutarlo es ir tomando la mezcla con cuchara o tenedor e irle robando trocitos a la torta de abajo conforme vaya quedándose “libre”, ya que se habrá empapado de la mezcla, recogiendo todo el sabor. Ummmmm. ¡¡Qué ganas de tomarla de nuevo!!

Espero que os animéis a hacerla, que ya veréis cómo la disfrutáis.

¡Besos!

160_GazpachosManchegos

Advertisements

139. Tartar de Salmón con Aguacate (20 min –o menos-)

Hoy os traigo un plato de lo más refrescante para que podáis disfrutarlo estos primeros días del verano. Seguro que muchos de vosotros ya habréis probado más de uno y más de dos tartares; pero para los que aún no seáis muy amigos de tomar pescado crudo, os aconsejo darle una oportunidad con esta receta, no os defraudará. El aliño, el aguacate y el propio corte del salmón, lo hacen de lo más agradable en boca. Si no os gusta, admito reclamaciones… 😉
¿Os parece si empezamos con la lista de ingredientes para cada ración? Ahí van:

  • 110 gr de salmón (En una pieza. De la mejor calidad que podáis permitiros, jeje).
  • 50 gr de aguacate (Esto es, aproximadamente ¼; lo que nos sobró tras preparar el Guacamole casero).
  • Zumo de media lima (la media lima que nos sobró también tras preparar el guacamole).
  • 10 gr de cebolleta (también usada en la receta anterior).
  • 1 cucharadita, de las de moka, de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita, de las de moka, de mostaza antigua (la que lleva las bolitas enteras).
  • 6 gotas de tabasco
  • 3 huevos de codorniz (sólo la yema)
  • Sal, al gusto.

Habréis visto en el título de la receta que el tiempo de preparación son 20 minutos o menos; el tiempo variará dependiendo de lo hábiles que seáis con el cuchillo. Pero 20 minutos es tiempo más que suficiente como para recrearos con el corte, así que no os desaniméis, que seguro que lo conseguís hacer en menos tiempo. 😉

Para preparar nuestra receta, lo primero que vamos a hacer es picar la cebolleta lo más finamente que podamos. La pondremos en un cuenco a macerar con el zumo de lima y la cucharadita de aceita para que macere durante el tiempo que tardamos en preparar el resto de la receta y pierda fuerza con ello.

Tras ello, picaremos el aguacate en cubitos de 3-4 mm de lado, y pasamos los cubitos a un bol. A continuación, secamos bien el salmón y lo picamos en cubitos del mismo tamaño que el aguacate, pasándolos también al bol donde teníamos el aguacate. Escurrimos la cebolleta del líquido de maceración y lo añadimos también al bol. Ya sólo nos queda añadir sal (al gusto) y el resto de ingredientes: la mostaza, las gotas de tabasco y las tres yemas de huevo de codorniz. Para esto último, os doy un truco; para abrir los huevos, lo mejor es hacer un corte en la cáscara con un cuchillo de sierra. Así los podremos abrir más delicadamente y sin peligro de romper la yema.
Mezclamos bien todos los ingredientes con una cuchara y servimos. Si tenéis un aro para emplatar, mejor que mejor, para darle una buena presentación. Y… ¡listo! A la mesa a disfrutarlo inmediatamente.

Espero que os guste, amigos. ¡Un abrazo!

139_TartarSalmonAguacate

132. Canelones de Espinacas y Setas (33 min)

Disculpadme chicos, voy constantemente con la lengua fuera y no me da la vida para publicar a tiempo las recetas que voy enlazando! Pero no me puedo quejar, afortunadamente es por trabajo y ocio, y siempre es bueno que no nos falte ni una cosa ni la otra, jeje. El caso es que la receta que os voy a relatar hoy, la enlazaremos perfectamente con nuestro último plato: la crema de espinacas, dando salida a la otra media bolsita de espinacas baby que habíamos comprado. En esta ocasión, os diré que no estoy nada orgullosa de la foto, pues el aspecto del plato en directo y, sobre todo, el olor, despiertan mucho más los sentidos de lo que pueda parecer al ver esta fotografía. Este es un plato que inventé hace años ya para aprovechar igualmente unas espinacas sobrantes y me pareció fascinante su sabor, por lo que quedó automáticamente incorporado a mi recetario personal 😉 ¿Os parece si empezamos?

Vamos allá con la lista de ingredientes para 3 canelones bien rellenos, como los de la foto:

  • 3 placas de lasaña precocida (de la que no hay que hervir, como las que usamos para la Lasaña fría de Bonito y Tomate Cherry). Podéis usar la de canelones, pero entonces necesitaréis 4 o 5, porque no os dará de sí para enrollar todo el relleno.
  • 60 gr de espinacas baby frescas (las que no utilizamos para las Espinacas a la Crema del otro día).
  • 60 gr de setas shitake (yo compré un puñadito de este tipo, para enlazar recetas posteriores, pero podéis sustituirlas por champiñón. Si optáis por este cambio, recomiendo ponerlos laminados y en crudo, pues la textura final será más interesante).
  • 60 gr de queso philadelphia (esto equivale a unas tres cucharadas grandes).
  • Aceite de oliva virgen extra para freír
  • 2 cucharadas de nata (de la que empezamos para las Espinacas a la crema).
  • 1 tacita, de las de café expreso, de leche
  • 1 cucharadita, de las de moka, de harina.
  • Sal

Para preparar nuestra receta, lo primero que haremos será poner a remojo las placas de lasaña el tiempo que indica el fabricante (normalmente serán unos 10 minutos en agua templada). Al mismo tiempo, aprovecharemos para poner a calentar el horno, a 200 grados).
Lo siguiente que haremos será limpiar las setas con un paño húmedo (no las pongáis bajo el grifo, que cogerán demasiada agua) y después cortarlas en tiras finas; que saltearemos en una sartén, con una cucharadita de aceite, al 80% de potencia durante minuto y medio. Pasado este tiempo, sacaremos del fuego y reservamos.
Por otro lado, en un cazo, pondremos fondo de aceite a calentar (como de un dedo de profundo) al 80% de potencia. Cuando el aceite esté caliente, añadiremos las espinacas y taparemos inmediatamente para evitar salpicaduras. Mantenemos así durante 2 minutos y tras ello las sacamos y ponemos a escurrir en un colador, para que pierdan todo el aceite posible (dejar unos 4 minutos reposando para que esto ocurra).
Hecho esto, ya tendremos todos los preparativos para el relleno de los canelones, así que sacaremos las placas del agua y las secaremos bien. En cada extremo de las mismas, pondremos la cucharada de philadelphia (20 gr por canelón), un tercio de las setas salteadas y un tercio de las espinacas rehogadas. Salamos ligeramente y enrollamos sobre sí mismo para formar el canelón, que pondremos en una fuente apta para horno. Repetimos la operación hasta tener listos los tres.
Ahora, retiraremos todo el aceite de cocinar las espinacas del cazo salvo, aproximadamente, dos cucharadas, que mantendremos en el cazo para preparar la bechamel. Encendemos el fuego al 60% de potencia y, cuando esté caliente, añadiremos la cucharadita de moka de harina. Removemos bien y cuando se haya impregnado del aceite, añadiremos poco a poco la leche, removiendo bien para evitar los grumos (si salen grumos podemos usar la batidora). Añadimos también la nata, sazonamos y retiramos el fuego.
Cuando tengamos lista esta bechamel, regamos con ella los canelones y metemos en el horno para gratinar durante 6-7 minutos. Pasado este tiempo, sacamos del horno y servimos, y…

¡Ya está todo listo para disfrutar! ¡Buen provecho amigos!

132_CanelonesEspinacasSetas

131. Espinacas a la crema (15 min)

¿Ya estáis todos de vuelta de vacaciones de Semana Santa? ¡Me alegra oír eso! Yo también y, como muchos de vosotros, con remordimientos por los excesos que se cometen siempre que uno está de vacaciones. El plato de hoy no es que sea light, pero nos ayudará a recuperar la costumbre de comer verde de una manera sabrosa, fácil y rápida.

Os cuento directamente lo que vamos a necesitar para preparar una ración:

  • 90 gr de espinacas frescas (yo compré brotes de los que vienen en bolsa, lo que llaman 4ª gama).
  • 25 gr de cebolla dulce, limpia.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de harina
  • 10cl de leche
  • 3 cucharadas de nata líquida
  • Sal
  • 10 gr de queso parmesano rallado (del que empezamos para la ensalada césar, y para la ensalada rápida de tomates secos y anchoas).
  • 10 gr de picatostes, de los que empezamos, también, para la ensalada césar).

¿Ya lo tenemos todo? Pues empecemos a trabajar. Lo primero que haremos será poner un cazo a calentar, al 40% de potencia, con las 2 cucharadas de aceite de oliva. Mientras se calienta, picaremos finamente la cebolla y la añadiremos al cazo, cocinando todo durante 7 minutos hasta que la cebolla esté bien cocinada). Pasado este tiempo, añadiremos la cucharadita de harina y removeremos hasta que esté bien mezclada con el aceite y la cebolla. Tras ello, añadiremos los 10 cl de leche removiendo vigorosamente para que no se formen grumos. Después añadiremos la nata y seguiremos removiendo hasta que esté todo bien integrado. Añadimos sal y, acto seguido, introduciremos las espinacas en el cazo y lo taparemos (para evitar que salte y ayudar a que se cocine con el vapor). Mantendremos así, destapando y removiendo de vez en cuando, durante 4 minutos más. Pasado este tiempo, ya sólo nos queda añadir el queso, triturar con ayuda de la batidora y corregir de sazón si es necesario. Servimos rápidamente en el plato y espolvoreamos con los picatostes. Y ¡ya está! ¡Sólo nos queda disfrutarlo!

Espero que os guste.

131_EspinacasCrema (1024x600)

129. Jamoncitos de Pollo rellenos de Tomate y Albahaca (27 min)

Hola chicos! No me he olvidado de vosotros, ni de los jamoncitos de pollo que habíamos comprado y tenemos en la nevera [queridos followers, haced como yo y cocinad esta receta y la anterior seguidas, que si seguís el blog al ritmo que yo voy publicando ultimamente, encontraríais vuestros jamoncitos más que “caducados”, jijiji. A ver si me deslío un poco y vuelvo a coger el ritmo normal, sorry].

Notas aclaratorias aparte, hoy nos toca meterle mano al pollo con esta receta sencilla pero de lo más rico y de lo más aparente. ¿Vamos allá con los ingredientes? Para una ración, vais a necesitar:

  • Dos jamoncitos de pollo (del lote que empezamos al hacer nuestra Ensalada César).
  • 4-6 mitades de tomates secos en aceite de oliva (del mismo estilo de los que usamos anteriormente para hacer el pesto rosso o para la ensalada templada de pasta).
  • 6 hojas de albahaca fresca.
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado (del que hemos empezado también con nuestra ensalada césar).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen.

¿Lo tenemos todo? Pues vamos a empezar, lo primero, encendiendo el horno para que se vaya calentando. Lo pondremos a 200 grados centígrados y sin ventilador hasta que no metamos la bandeja.

Tras ello, lo que haremos será deshuesar los jamoncitos igual que lo hicimos en la receta de ensalada césar, dejando el muslo abierto completamente y conservando la piel. Los huesos, podéis envolverlos y guardarlos en el congelador como hicimos en la receta anterior. Ya os daré ideas de cómo usarlos más adelante.

Cuando tengamos nuestras dos “planchas” de pollo, las colocaremos con la piel hacia abajo y las salpimentaremos; las espolvorearemos después con el queso parmesano (una cucharada aproximadamente por cada muslo) y, finalmente, colocaremos las hojas de albahaca fresca (3 para cada muslo) y las mitades de tomates secos escurridas (2 o 3 para cada muslo, dependiendo de lo grandes que sean). Cuando lo tengamos listo, volveremos a enrollar el muslo intentando devolverlo a su forma original 😉 Solo que ahora, en lugar de hueso, tenemos un sabroso relleno, jejeje. Para que el pollo se mantenga en esta pose, utilizaremos hilo de cocina y lo bridaremos para que quede lo más prieto posible. Hace falta un poco de maña para hacerlo, pero una vez hecho el primero, veréis que el segundo no se os resiste.

Cuando tengamos atados nuestros dos muslos, los colocaremos en una fuente apta para horno, los pintaremos con la cucharada de aceite y los meteremos al horno, encendiendo ahora el ventilador. Los mantendremos en esa posición durante 7 minutos y luego les daremos media vuelta, para hornearnos por el otro lado otros 6-7 minutos más (dependiendo de lo dorado que lo vayáis viendo y siempre sin pasarnos de tostado, jejeje).

Pasado este tiempo, sacamos nuestro pollo del horno, cortamos las bridas y lo trinchamos con cuidado para que evitar que se nos desmonte mucho y ¡¡voilá!! He aquí el resultado!! He de decir que, además de bonito, es delicioso!!! Ya estáis tardando en probarlo 😉

Un abrazo fuerte!

 

129_PolloRellenoTomates

126. Hamburguesa de Cordero con Chutney de Tomate (55 min)

Continuamos con las recetas que hemos enlazado para gastar nuestra pierna de cordero lechal. Os adelanto que la mezcla y potencia de sabores de esta receta es espectacular y, desde luego, es una hamburguesa que no os dejará indiferente. Además, el chutney sobrante os aguantará bastante tiempo en la nevera y podréis usar para combinar con queso; desde los frescos a los de media curación. Ummmm!!! ¡Se me dispara la imaginación!

Pues no perdamos tiempo, vamos a ponernos a cocinar. Necesitaremos, para una hamburguesa, los siguientes ingredientes:

Para la hamburguesa:

  • 140 gr de carne de cordero lechal ya limpia (de la pierna de cordero que compramos para hacer el guiso especiado de lentejas y cordero).
  • Una pizca de ralladura de lima y unas gotas de zumo de la misma (una cucharadita de postre).
  • ¼ cucharadita de moka, de curry de Madrás en polvo
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • Sal
  • Pan de hamburguesa
  • Mezclum de ensalada
  • 2 lonchas de mozarella (de la que viene en lonchas, tipo sándwich. Comprad cerca de 10 en total, que el resto la vamos a usar para la siguiente receta).

Para el Chutney de Tomate:

Una vez tengamos a mano todos nuestros ingredientes, lo primero que haremos será preparar el chutney; que es lo que más tiempo necesita. Para ello, picamos en cubitos los tomates y los reservamos en un cuenco. Ponemos al fuego (al 50% de potencia) una cazuela con la cucharada de aceite y, cuando esté caliente añadimos el ajo y el jengibre rallado. Lo rehogamos moviendo a menudo, para evitar que se queme, durante 2 minutos. Después, añadimos los dados de tomate y subimos el fuego al 60%, rehogando durante 5 minutos más. Finalmente, añadiremos el resto de los ingredientes del chutney y mantendremos al fuego durante, aproximadamente, 45 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que adquiera la consistencia de una mermelada. Filtramos con ayuda de un colador chino, lo ponemos en un bol y dejamos enfriar.

Mientras el chutney se enfría (el que no vayáis a utilizar, como os decía aguanta una semana en la nevera y, unos meses en el congelador); vamos a preparar la carne. Meteremos en el accesorio picador de la batidora: la carne limpia de cordero, la ralladura y zumo de lima, la sal, el curry y la cucharadita de aceite de oliva. Picamos, sin pasarnos, y luego damos forma a nuestra hamburguesa.

Ya casi hemos terminado! Ahora lo que tenemos que hacer es tostar el pan y sobre la parte de abajo poner el queso y el mezclum de ensalada sobre la parte de arriba. En la misma sartén donde hemos tostado el pan, pondremos el fuego al 60% de potencia y hacemos nuestra hamburguesa 2 minutos 30 segundos por cada lado. Tras ello, la sacamos del fuego para ponerla sobre el queso, salseamos con el chutney y servimos inmediatamente. ¡Os encantará! Y si no, decídmelo que admito reclamaciones 😉

126_HamburguesaCorderoChutneyTomate (1024x577)