140. Ensalada de Bacalao Ahumado con Cítricos (7 minutos + maceración)

Seguimos nuestra racha de platos frescos, rápidos y veraniegos con esta propuesta; en la que incorporamos parte de las limas que nos quedan en la nevera tras nuestras dos últimas recetas. Ya sabéis que en este blog nunca perdemos el objetivo de enlazar recetas para aprovechare ingredientes, porque… ¡no nos gusta tirar nada!
Lo más entretenido de esta receta es el tiempo de maceración de la fruta, imprescindible para lograr el efecto deseado. Mi sugerencia para que no os cueste trabajo ni esfuerzo el esperar, es preparar la fruta, dejarla macerando mientras os dais un baño en la piscina y luego subir y rematar la receta. ¿Qué os parece? 😉 Sugerencias al margen, yo me pongo ya manos a la obra para daros la lista de ingredientes para 1 comensal:

  • 50 gr de mezclum de hojas de ensalada.
  • 40 gr de bacalao ahumado (comprad un paquetito un poco más grandes, de unos 150 gr, porque el resto lo usaremos en próximas recetas).
  • ½ lima (de lote que compramos para preparar el Guacamole y el Tartar de Salmón con Aguacate).
  • ½ naranja sanguina (o medio pomelo en su defecto)
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • ½ vasito de aceite de oliva virgen extra.

Para prepara nuestra receta, lo primero que hay que hacer es, como os decía, el poner la fruta a macerar. Para ello, lo que haremos será cortar en rodajitas, lo más finas posible, la media lima y la media naranja sanguina. En el fondo de un cuenco, pondremos una capa de rodajas de cítrico, espolvoreamos con una pizca de azúcar, un pelín de sal y regamos con aceite de oliva. A continuación, repetimos la operación con otra capa de cítricos y así sucesivamente hasta terminar con las rodajitas y con el aceite.

Dejaremos reposar todo junto durante 20 minutos al menos (aprovechad para ir a la piscina, o lo que queráis… jiji). El efecto del aceite y el azúcar en las frutas, hace que queden como si fueran frutas confitadas. Al mismo tiempo, parte del zumo quedará en el aceite y constituirá un aliño perfecto para nuestra ensalada.

Pasado el tiempo de maceración, ya sólo nos queda disponer las hojas de lechuga en la ensaladera y salarlas ligeramente (con prudencia porque el bacalao ya tiene sal). Sobre las hojas, pondremos las lascas de bacalao ahumado y las rodajitas de cítricos maceradas. Regamos con parte del aceite de maceración y ¡listo! Fácil, ¿verdad? Pues ya tenéis una idea más para vuestras comidas y cenas veraniegas.

Un besote.

140_EnsaladaBacalaoCitricos

Advertisements

139. Tartar de Salmón con Aguacate (20 min –o menos-)

Hoy os traigo un plato de lo más refrescante para que podáis disfrutarlo estos primeros días del verano. Seguro que muchos de vosotros ya habréis probado más de uno y más de dos tartares; pero para los que aún no seáis muy amigos de tomar pescado crudo, os aconsejo darle una oportunidad con esta receta, no os defraudará. El aliño, el aguacate y el propio corte del salmón, lo hacen de lo más agradable en boca. Si no os gusta, admito reclamaciones… 😉
¿Os parece si empezamos con la lista de ingredientes para cada ración? Ahí van:

  • 110 gr de salmón (En una pieza. De la mejor calidad que podáis permitiros, jeje).
  • 50 gr de aguacate (Esto es, aproximadamente ¼; lo que nos sobró tras preparar el Guacamole casero).
  • Zumo de media lima (la media lima que nos sobró también tras preparar el guacamole).
  • 10 gr de cebolleta (también usada en la receta anterior).
  • 1 cucharadita, de las de moka, de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita, de las de moka, de mostaza antigua (la que lleva las bolitas enteras).
  • 6 gotas de tabasco
  • 3 huevos de codorniz (sólo la yema)
  • Sal, al gusto.

Habréis visto en el título de la receta que el tiempo de preparación son 20 minutos o menos; el tiempo variará dependiendo de lo hábiles que seáis con el cuchillo. Pero 20 minutos es tiempo más que suficiente como para recrearos con el corte, así que no os desaniméis, que seguro que lo conseguís hacer en menos tiempo. 😉

Para preparar nuestra receta, lo primero que vamos a hacer es picar la cebolleta lo más finamente que podamos. La pondremos en un cuenco a macerar con el zumo de lima y la cucharadita de aceita para que macere durante el tiempo que tardamos en preparar el resto de la receta y pierda fuerza con ello.

Tras ello, picaremos el aguacate en cubitos de 3-4 mm de lado, y pasamos los cubitos a un bol. A continuación, secamos bien el salmón y lo picamos en cubitos del mismo tamaño que el aguacate, pasándolos también al bol donde teníamos el aguacate. Escurrimos la cebolleta del líquido de maceración y lo añadimos también al bol. Ya sólo nos queda añadir sal (al gusto) y el resto de ingredientes: la mostaza, las gotas de tabasco y las tres yemas de huevo de codorniz. Para esto último, os doy un truco; para abrir los huevos, lo mejor es hacer un corte en la cáscara con un cuchillo de sierra. Así los podremos abrir más delicadamente y sin peligro de romper la yema.
Mezclamos bien todos los ingredientes con una cuchara y servimos. Si tenéis un aro para emplatar, mejor que mejor, para darle una buena presentación. Y… ¡listo! A la mesa a disfrutarlo inmediatamente.

Espero que os guste, amigos. ¡Un abrazo!

139_TartarSalmonAguacate

138. Guacamole casero con sus nachos (16 min)

Estamos en pleno arranque del mundial de fútbol de Brasil y, quien más o quien menos, aprovecha esta excusa para reunirse con sus seres queridos frente al televisor para (y que me perdonen mis lectores americanos) animar a “la Roja”. Después del sobresalto de nuestro primer partido vamos a necesitar un picoteo como este para evitar comernos las uñas el próximo miércoles. Pero para no perder la filosofía del blog, os voy a dar las instrucciones y cantidades para una persona. Si no veis solos el partido y queréis compartir esta receta con más gente, ya sabéis sólo tenéis que multiplicar las cantidades por el número de comensales y ¡listo!

¿Vamos allá con la lista de ingredientes entonces? Necesitaréis:

  • 170 gr de aguacate maduro (esto es, aproximadamente, ¾ partes de uno grande. Lo que os sobre, guardarno en la nevera junto con el hueso bien envuelto en film).
  • 30 gr de tomate maduro (una pequeña porción, guardad el resto también con film para próximas recetas).
  • 5 gr de cebolleta (igualmente, lo que sobre con film a la nevera).
  • 2 cucharadas de zumo de lima (esto es, aproximadamente, el zumo de media lima pequeña. Guardad la otra mitad también filmada en la nevera, que la usaremos enseguida).
  • 1 gr de sal
  • 3 gotas de tabasco
  • 3 hojitas de cilantro fresco
  • 40-50 gr de nachos (mejor sabor natural, pero eso lo dejo a vuestro gusto).

Para preparar nuestra receta, lo primero que haremos será pelar y picar el aguacate en cubitos pequeños que meteremos en un bol. Seguidamente, haremos lo mismo con el tomate, al que previamente habremos quitado la piel y las pepitas. Por último, picaremos muy finamente y añadiremos al bol también la cebolleta. Cuando tengamos estas tres cositas, añadiremos la sal y aplastaremos y mezclaremos los ingredientes en el bol con ayuda de un tenedor hasta que quede bien mezclado. No importa demasiado que nos queden algunos trocitos de aguacate sin romper, porque esto será la evidencia de que es completamente casero (cosa que os hará ganar puntos con vuestros amigos, aunque sólo sea por haberos tomado la molestia de prepararlo, jijiji).

Cuando tengamos nuestra pasta, sólo nos quedará ya terminar de sazonarla. Añadiremos el tabasco, el zumo de lima y las tres hojitas de cilantro bien picadas. Mezclamos bien, probamos y corregimos de sazón para que quede a nuestro gusto y ¡listo! Ya sólo nos queda servirlo acompañado de unos cuantos nachos y, si puede ser, una cervecita bien fresquita. ¡Espero que os guste y que lo disfrutéis!

Besos y ánimo para la selección!! 😉

138_GuacamoleCasero

137. Maccheronni con Salsa Pesto (19 min)

¡Qué hambre tengo hoy! Son las 20:30 de la noche cuando empiezo a escribir este post y ¡aún no he comido! La verdad es que mis jefes no deben tener queja de mi dedicación, eh?? 😉 Así que voy a poneros hoy una receta lo suficientemente rápida como para poder ponerme a hacer una comida-merienda-cena que me aporte energía al cerebro.
Os presento hoy la que es una de mis recetas de pasta favoritas, yo la recomiendo especialmente para aquellos “días después” de haber salido de fiesta; en los que uno se levanta tarde, se ha saltado el desayuno y pasa directamente a la comida. Se me ocurrió preparárosla hoy no porque haya salido de fiesta (que también, jejeje) sino porque teníamos olvidado en nuestra nevera un pedacito de parmesano que nos va a venir genial para esta receta.
Pero no me adelanto y os cuento todos los ingredientes de una vez. En esta ocasión, las cantidades de la salsa os valdrán para dos raciones de pasta. Si no vais a compartirla, una opción muy recomendable es congelarlo, pues no pierde ninguna propiedad con ello y es genial para una “emergencia” de esas de domingo por la mañana que os comentaba antes.

Necesitaréis entonces:

Para preparar nuestra receta, lo primero que haremos será poner el agua a hervir y, cuando esto ocurra, coceremos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante (los minutos que indique el paquete). Mientras se cuece la pasta, meteremos todos los ingredientes restantes en el accesorio picador de la batidora y… picaremos. (Jijiji, ¡vaya sorpresa!). Probaremos de sal y corregiremos si es necesario.

Cuando la pasta esté hervida, la escurrimos bien y la servimos con un par de cucharadas de nuestra salsa pesto y ¡listo! Más fácil, imposible, ¿verdad? Bueno, como observación os añadiré que, si os gusta la pasta bastante caliente, podéis darle un toque de calor a la pasta y la salsa. Con 1 minuto extra en el microondas, bastará.
Espero que os animéis a hacerla y la disfrutéis tanto como yo.

NOTA: Tanto si congeláis la segunda ración de salsa como si la queréis usar en otro momento, debéis de tener la precaución de no calentarla demasiado (si usáis microondas) pues podríais fundir el queso y hacer que luego se unan unos trozos a otros formando grumos. Si usáis el micro, siempre a baja potencia y no más de 2 minutos.

137_MaccheronniPesto

137_Pesto2

136. Setas empanadas con Alioli de Ajos Tostados (20 min –en dos fases-)

¡Buenos días muchachos! Arranco este domingo de primavera para daros una nueva idea para utilizar, en este caso, el último tipo de setas que nos quedaban en la nevera: las setas de cardo. Aunque a priori esta es una receta muy simple, sí que quiero dejárosla bien explicadita para que no tengáis ningún tipo de problema a la hora de ejecutarla. Además, os voy a enseñar a preparar un estupendo acompañamiento: el alioli de ajos tostados, que me enseñó a preparar hace unos días mi profe, Rosa Pertierra, y me pareció genial porque… ¡ni pica, ni repite! Es especialmente recomendable entonces para tomar en aquellas ocasiones en las que puede que haya besos después, jejeje.

¿Os parece si nos ponemos en marcha? Vamos allá con los ingredientes para una ración:

  • 110 gr de setas de cardo (el último tipo de setas del trío que compramos en barqueta, para las recetas de Tallarines salteados con Shitake, Pimientos y Anacardos y Revuelto de setas y ajetes a la trufa)
  • 3 dientes de ajo pelados (unos 12 gr)
  • 200ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita, de las de moka, de vinagre de vino blanco al estragón
  • 1 cucharadita de perejil fresco picado (puede ser seco también, pero entonces echar menos cantidad).
  • 3 cucharadas de pan rallado (yo usé pan de leche rallado, del que había conservado cuando preparé la receta de Palomitas de Pollo semidulces)
  • Sal

Para preparar nuestra receta, lo primero que tenemos que hacer es poner los 200ml de aceite de oliva virgen en un cazo, y poner éste al fuego, al 30% de potencia. Mientras el aceite se calienta, pelaremos los dientes de ajo y los meteremos a continuación, enteros, en el aceite. Lo que queremos es confitar los ajos, por eso ponemos el fuego tan bajo. Los ajos sólo tienen que soltar 3-4 burbujitas por segundo, si sueltan más es que el aceite está demasiado caliente y tendremos que bajar el fuego. Una vez cogido el punto, mantendremos ahí durante 9 minutos o hasta que los ajos estén ligeramente dorados. Ligeramente, ojo, no dejéis que se tuesten que amargaría (sí, ya sé que entonces el nombre del alioli está mal puesto, pero queda más sexy así, jejeje). Cuando tengamos los ajos confitados, apagamos el fuego y vertemos el aceite con los ajos en el vaso de la batidora; dejando que se enfríe durante media hora al menos. Podemos acelerar algo el proceso si metemos el aceite en la nevera, pero debemos asegurarnos que el aceite esté frío para que, al echar el huevo para hacer la mahonesa, no correr riesgos de que se nos cocine. Jijiji.

Mientras el aceite se enfría, aprovecharemos para limpiar las setas con ayuda de un paño húmedo (nunca con agua para que no se empapen, que nos complicaría la operación de freírlas).

Pasada la media hora de rigor, ya podemos preparar el alioli. Bueno, en realidad es una mahonesa, porque lleva huevo, pero no se lo diremos a nadie, jijiji. Pues bien, añadiremos al vaso de la batidora (que tiene el aceite y los ajos) un huevo, sal y la cucharadita de vinagre. Batimos sin mover el brazo de la batidora hasta que emulsione y luego probamos y corregimos de sazón si es necesario. Reservamos en la nevera mientras terminamos de preparar las setas.

Para preparar las setas, necesitaremos preparar dos platos hondos. En el primero de ellos batiremos un huevo, al que añadiremos únicamente la cucharadita de perejil picado. En el segundo, pondremos tres cucharadas colmadas de pan rallado y ¾ de cucharadita, de las de moka, de sal. Removemos bien para que se mezclen y procedemos a empanar las setas pasándolas primero por el plato del huevo y luego por el del pan. Reservamos en un plato y mientras ponemos una sartén con abundante aceite de oliva a calentar, al 70% de potencia. Cuando el aceite esté caliente, añadimos las setas con la cara lisa hacia abajo, mantenemos durante 45 segundos y luego damos la vuelta, freímos 30 segundos más y las sacamos a un plato con papel de cocina para escurrir el exceso de aceite. Repetimos la operación hasta tener todas las setas listas. Después, sólo nos queda emplatar las setas y servirlas acompañadas de un cuenquito del alioli. Y disfrutarlas, ¡claro!

Espero que os gusten. 🙂

136_SetasEmpanadasAlioli