16. Cake de dátiles (29 min)

Hoy aprovecharemos los dátiles que no utilizamos para los pinchitos para hacer este pastel estupendo para acompañar un cafetito a media tarde o un buen té. Os recomiendo este “maridaje” porque se trata de un pastel bastante denso, pero riquísimo. Ojalá pudieseis percibir el olor de la cocina mientras se estaba horneando… Bueno, ¡un momento! En realidad sí podéis, ¡¡sólo tenéis que preparar la receta!! Jejejeje. Os digo lo que vais a necesitar:

  • 75 gr de dátiles sin hueso
  • 1 huevo
  • 90 gr de harina para repostería.
  • 55 gr de azúcar moreno
  • 35 gr de mantequilla derretida
  • 2 cucharadas de aceite de oliva suave (o bien 1 de virgen extra + 1 de girasol)
  • ¼ de cucharadita, de las de moka, de levadura química (tipo royal)
  • ½ cucharadita, de las de moka, de canela molida (1 gr aproximadamente)
  • 1/3 de cucharadita, de las de moka, de sal.

Para prepararlo:

Poner los dátiles en un cazo y añadir agua sólo hasta que los cubra. Poner el cazo al fuego y esperar a que hierva. Cuando comience a hervir, apagar el fuego y retirarlo, dejando que se enfríen unos minutos dentro del agua. Poner a calentar el horno a 180 grados.

Mezclar en un bol grande todos los ingredientes secos: la harina, el azúcar, la canela, la sal y la levadura.
Escurrir los dátiles, ponerlos en el vaso de la batidora y batirlos hasta hacer una pasta. Poner esta pasta de dátiles en otro bol, mientras aún esté templada y añadirle el resto de ingredientes húmedos: el huevo, la mantequilla fundida y el aceite. Mezclándolo todo muy bien hasta que esté completamente integrado.
Hacemos un hueco en el centro del bol de los ingredientes secos y verter en él la mezcla de los ingredientes húmedos. Con una cuchara, iremos haciendo movimientos en círculos cada vez más grandes (de dentro hacia afuera) hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado.

Preparar ahora el molde donde vayamos a hornear el cake, engrasándolo ligeramente y luego espolvoreándolo con harina y agitando boca abajo, de manera quede todo bien cubierto pero no nos queden pegotes de harina.

Metemos en el horno, con la posición ventilador, y horneamos unos 20 min o hasta que, cuando metamos la punta de un cuchillo en el bizcocho, ésta salga limpia. Sacamos del horno, dejamos enfriar al menos una hora, sacamos del molde y servimos.

Nota: Es muy importante que tengáis en cuenta la referencia del cuchillo para el horneado, porque el tiempo de horneado dependerá directamente del molde elegido. Por ejemplo, los 20 minutos que comento, son los que me hicieron falta en esta ocasión, que preparé con estas cantidades 2 cakes como los de la foto en unas flaneras de 8 cm de diámetro y unos 5 cm de alto.

016_CakeDatiles

Advertisements

15. Pinchos de dátil y bacon (11 min)

Hoy inauguramos en el blog una nueva categoría: ¡¡fiesta!! Al margen de las categorías de los ingredientes, que os explicaba en la página dos maneras de usar este blog, esta categoría englobará las recetas que son susceptibles de hacerse en mayor cantidad y servir como tapa o canapé en una fiesta. Y es que los singles también somos gente sociable y a menudo tendremos invitados a comer o cenar 😉
Estrenamos la categoría con esta receta, deliciosa y muy fácil de preparar, que me enseñó mi querida amiga (y excelente actriz) Raquel D.D. Yo os indico aquí las cantidades para uno solo, para aquellos días en los que nos queramos dar un homenaje, pero si lo queréis preparar para una fiesta, calcular un par de pinchos (o tres) por persona.

4 dátiles sin hueso

4 lonchas finas de bacon (del lote que os anunciaba en la receta de la carbonara).

4 palillos de madera

1 taza de agua.

Precalentar el horno a 180 grados. Sumergir los palillos en la taza de agua para que se remojen bien (así evitaremos que se quemen en el horno y den sabor a quemado al plato).

Por otro lado, quitar la corteza y posibles huesecillos de las lonchas de bacon. Colocar un dátil sobre uno de los extremos de una de las lonchas e irlo enrollando para que el dátil quede bien envuelto. Sujetar la loncha con uno de los palillos remojados y repetir la operación otras tres veces hasta tener listos los 4 pinchos.

Ponerlos sobre una fuente apta para horno. Hornear durante 7 min con la opción ventilador (si la tenemos) y estarán listos para servir. Eso sí, tened cuidado que los dátiles guardan mucho el calor, no os queméis y …  ¡¡Que aproveche!!

015_PinchosDatil

14. Una Carbonara sin Nata (29 min)

Con esta receta gastaremos el resto de los champiñones que habíamos comprado en el Mercado de Chamartín, además, optamos hoy por la versión “ligera” de la receta, ya que no le añadiremos nata. En cuanto a la compra del Bacon, una observación, yo pedí al charcutero un lote 2 lonchas gruesas (0,5 cm de grosor aprox.) y 4 finas, que nos servirán para esta y las próximas recetas.

Pero no nos adelantemos, vamos a listar los ingredientes de nuestra “falsa carbonara”:

  • 50gr de champiñones (todo lo que nos sobró tras preparar el carpaccio)
  • 1 loncha gruesa de bacon (de 0,5 cm aprox de ancho, que serán unos 35 gr)
  • 60 gr de cebolla limpia (ya limpia),
  • 80 gr de pasta (cintas en nuestro caso)
  • 40gr de queso philadelphia
  • 1 huevo (sólo la yema)
  • 100ml de leche
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal
  • Queso rallado (opcional)

Ahora os cuento cómo prepararla:

Lo primero de todo, poner a calentar el horno a 200 grados.
Poner una cazuela con abundante agua y un poco de sal a hervir. Cocer la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante de manera que la dejemos al dente, porque luego “remataremos” la cocción en el horno. Apartamos del fuego, enfriamos bajo el chorro de agua fría y dejamos escurriendo.
Mientras tanto, cortar la cebolla en juliana fina (tiras finas) y ponerlos a pochar en una sartén con dos cucharadas de aceite, al 50% de potencia, durante 5 minutos. Mientras tanto, lavar, pelar y cortar los champiñones en gajos y añadir a la sartén cuando hayan pasado los 5 minutos que comentábamos antes. Cortar ahora el bacon en bastones y añadir a la sartén con el resto de ingredientes, dejando pochar el conjunto durante 7 minutos más, removiendo de vez en cuando.
Mientras la sartén sigue “trabajando”, prepararemos la salsa, poniendo en el vaso de la batidora el queso, la leche, la yema de huevo y un poco de sal. Batimos el conjunto, comprobamos el punto de sal y corregimos si es necesario.
Para terminar el plato, ponemos en una fuente apta para horno la pasta, regamos con la salsa y ponemos por encima el contenido de la sartén (bacon, cebolla y champiñón). Si queremos, podemos añadir algo de queso rallado por encima. Metemos en el horno y horneamos durante 12 minutos. Sacar del horno y ¡¡a comer!!

014_CarbonaraSinNata

13. Carpaccio de champiñón con chips de aceituna negra (25 min)

Esta receta es súper-sencilla, sana y sabrosa (las tres “S”) y aborda uno de los ingredientes que más guerra dan: los champiñones. ¿Quién no ha comprado alguna vez una barqueta que se hace eterna y acaba criando “pelitos” en la nevera por menos de ná? Por lo menos yo lo he sufrido más de una vez, por eso, siempre que puedo, intento comprarlos a granel. Hoy me he dado el gustazo y he comprado 200 gr en el Mercado de Chamartín, que me servirán para esta receta y la siguiente. Si tenéis ocasión, visitadlo, que está precioso y tiene muy buenos productos.

Para preparar el carpaccio necesitaremos:

  • 2 cucharadas de zumo de limón recién exprimido (del que nos sobró “pelado” después de hacer el arroz con leche)
  • Aceitunas negras sin hueso al gusto (de las que quedaron después de adornar el bacalao).
  • 150 gr de champiñones
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal gorda (una buena cantidad)
  • Sal normal
  • 1 ramita de perejil

Precalentar el horno a 220 grados. Lavar y cortar las aceitunas negras, a lo largo, por la mitad. Preparar en una fuente de horno una buena capa de sal gorda, poner las mitades de aceituna sobre ella boca abajo y, sobre ellas, otra buena capa de sal. Os pongo una foto de ejemplo.

013_CarpaccioMakingOff

Metemos la bandeja en el horno, ponemos la posición arriba y abajo con ventilador (si tenemos) y horneamos unos 20 min.
Mientras las aceitunas se hornean, lavar y quitarles el pie a los champiñones. Yo recomiendo además pelarlos (la piel se saca bien con el borde del cuchillo si tiramos desde el pie). Dependerá de la prisa que tengáis, pero si los peláis, el aliño penetrará mejor en la carne del champiñón. Cortarlos después en finas lonchas y disponerlos en el plato en círculos concéntricos.
Preparar el aliño con las 4 cucharadas de aceite, las dos de zumo, una pizquita de sal y el perejil bien picado. Lo metemos todo en un botecito (como hicimos en la receta de la “Ensalada Ibérica”), tapamos y lo agitamos bien cual coctelera. Luego, repartir este aliño de manera uniforme sobre los champiñones, con ayuda de una cucharilla, para que todos los champiñones tengan su poquito de salsa 😉
Si llegado este punto ya han pasado los 20 min de las aceitunas, sacar la bandeja del horno, apagarlo, jejeje, y sacar las aceitunas de la sal, con cuidado porque estarán muy calientes. Les quitamos entonces los restos de sal que puedan tener pegada y los cortamos en cubitos pequeños (como de 2x2mm). Ya tendremos entonces los “chips” de aceituna negra, que esparciremos sobre el carpaccio y ¡lo tendremos listo! Espero que os guste, está muy sabrosona esta receta!!

Nota: Os recomiendo hacer los chips con todas las aceitunas que os sobraran de la receta del bacalao, pues es una forma de conservarlas y además son muy resultonas para otras preparaciones (ensaladas, focaccias, sándwiches, etc.). Si no os llama mucho la atención y queréis conservar las aceitunas más tiempo, os recomiendo no tirar el caldo de la lata en la que vienen. Si lo echais por contra en un frasquito de vidrio, ponéis ahí las aceitunas sobrantes y lo guardáis en la nevera, pueden aguantaros un par de semanas mínimo.

013_CarpaccioChampinon2

12. Bacalao Dourado (35 min)

Este plato, típicamente portugués, yo lo conocí por casualidad en el Valle del Jerte y me fascinó. Hoy recurrimos a él aprovechando lo que sobró del bacalao que acompañaba al moje, alguna de las patatas monalisa (aún nos quedan de las que compramos para la tortilla), nata (que nos sobró de la quiche de puerro) y un huevo.
Necesitaremos para preparar esta receta:

  • 100gr de bacalao
  • 100gr de patatas monalisa (ya peladas y cortadas en formato “paja” como os indico a continuación)
  • 50gr de cebolla
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de nata líquida
  • ½ diente de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra + la cantidad suficiente para freír las patatas.
  • Sal
  • Aceitunas negras al gusto, para decorar

Cortar las patatas, todo lo largas que sean, en bastoncillos de 3 x 3 milímetros. Lo largas que sean nos da un poco igual, pero para que se frían al mismo tiempo sí que el grosor tiene que ser muy homogéneo. Ponerlas en un recipiente con agua durante unos minutos, para quitarle el almidón. Pasado ese tiempo, escurrirlas y secarlas con papel de cocina.

Entre tanto, cortar la cebolla en juliana (tiras) fina, picar bien el diente de ajo y desmigar el bacalao. Por otro lado, en el vaso de la batidora, pondremos un huevo, 3 cucharadas de nata líquida y un poco de sal (con prudencia porque el bacalao desalado ya tiene su punto de sal). Batimos y reservamos esta mezcla.

Poner dos sartenes al fuego, una pequeña con bastante aceite al 80% de la potencia y otra un poco más grande con 4 cucharadas de aceite de oliva, al 50% de la potencia.  En la primera, cuando esté bien caliente, freiremos las patatas durante 3 minutos hasta que estén doradas, sacamos, escurrimos sobre papel de cocina y reservamos. En la segunda sartén, ponemos a dorar la cebolla, 3 minutos más tarde el ajo y por último, 2 minutos más tarde, el bacalao. Pochamos el conjunto otros dos minutos más. No os olvidéis de ir removiendo a menudo para que no se os dore demasiado ninguno de los ingredientes.

Pasado este tiempo, añadimos a la sartén del bacalao las patatas fritas que habíamos reservado, removemos y añadimos la mezcla de huevo con nata. Subimos el fuego al 70% y rehogamos 2 minutos hasta que se cuaje la mezcla de huevo. Retiramos del fuego, emplatamos y adornamos con unas aceitunas negras.

Nota: En cuanto a las patatas paja, si las hacéis más finas, el tiempo de cocción será menor. Podríamos tener la tentación de hacerlas más gruesas para ahorrar tiempo en cortar, pero no os lo aconsejo porque como sí que hay que freírlas en aceite bien caliente para que queden crujientes, correríamos el riesgo de que nos quedaran crudas por dentro.

Si no os apetece entreteneros con el corte de las patatas, podéis optar por comprar patatas paja de bolsa. Ganamos tiempo, pero no gastamos las patatas que tenemos en la despensa, jejeje. La elección es vuestra 😉

012_Bacalao Dourado

11. El Moje de mi abuela con sus taquitos de Bacalao (8 min)

En esta receta os he puesto el tiempo de preparación basándome en contar con la mitad de los pimientos que asamos en la última receta.Si no los tenemos disponibles, hemos de prerarlos ahora del mismo modo que describíamos en la receta 10 y añadir al tiempo total de preparación los 45 minutos que tardaremos en hacerlos. Pero no nos pongamos en lo peor, y demos por sentado que el trabajo duro ya lo hicimos ayer…

Necesitaremos entonces:

  • 300 gr de pimientos rojos asados (los que habíamos reservado de la receta anterior).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra más un poco más para el horneado.
  • ½ cucharilla de las de café, de cominos enteros
  • ½ diente de ajo
  • Sal
  • 100 gr de taquitos de bacalao desalado (comprar un paquete de 200gr, que sobrará para la siguiente receta)
  • 1 huevo
  • Harina (con un par de cucharadas, valdrá)

Las instrucciones para preparar el moje:
Contamos entonces con los pimientos asados que nos sobraron de la receta 7, también bastante escurridos (unas 2 -3 cucharadas de caldo).
Pondremos los pimientos en un bol e iremos añadiendo al mismo el medio diente de ajo (muy picado), la media cucharilla de cominos, el aceite y sal al gusto. Removemos bien, probamos, corregimos de sazón si hace falta  y ¡listo!

Y para preparar el bacalao:
En este caso, como veis en la foto, yo lo he propuesto como guarnición para unos taquitos de bacalao desalado. Es interesante hacerlo así porque el bacalao lo compré con la idea de hacer otra receta; pero no nos adelantemos.
Poner, de momento, una sartén con aceite de oliva a calentar, al 70% de potencia dejar que se caliente bien. Para nuestros taquitos, cogeremos la mitad del paquete (unos 100gr), los pasaremos por harina sacudiendo bien para que no queden pegotes y luego lo pasaremos por huevo batido y finalmente los meteremos en la sartén cuando el aceite esté bien caliente. Tenerlos aproximadamente 1 minuto por cada lado (dejarlo un poco más si os gusta el pescado muy hecho, pero tampoco os volváis locos, que se quedará duro), sacarlos del fuego y ponerlos en un plato con papel absorbente para que escurran bien el aceite.
Montar el plato con los taquitos de bacalao acompañados del moje, y ¡listo!

Nota: el moje (como llamamos a esta ensalada de pimientos) es un preparado que puede aguantar varios días (3-4) en la nevera. De hecho le viene bien reposar un poco para que los sabores se vayan integrando. Espero que os guste y que nos os falte pan para, como el propio nombre indica,  ¡¡mojar!!

011_MojeconBacalao