149. Sopa de Tomate con Higos (38 minutos)

Como os adelantaba en mi última receta (bacalao al estilo sidrería), he tenido la suerte de traerme de las vacaciones un montón de tesoros de la huerta de Badajoz. Pero no sólo eso, sino que además me he traído en la “mochila” recetas típicas de aquella zona que son totalmente nuevas para mí. Hoy comparto con vosotros una de ellas, la sopa de tomate con guarnición de higos, que me enseñó de viva voz la madre de mi gran amiga Sheyla.

Contrastando el resultado con ella después, me dice que la de su madre es un pelín más líquida y con el pan de pueblo en pedacitos… Bueno, lo importante más allá de la “puesta en escena”, es el saborazo y la gran idea en la combinación de ingredientes. Yo os voy a dejar aquí mi versión de la sopa en cuestión, pero os animo a investigar y practicar para encontrarle vuestro punto.
Vamos allá con los ingredientes. Necesitaréis para una ración de sopa:

  • 420 gr de tomates enteros (200 gr una vez les hayamos quitado la piel y las semillas).
  • 35 gr de pimiento rojo
  • 25 gr de pimiento verde
  • 2-3 higos
  • 1 diente de ajo pequeño (2gr)
  • 30 gr de pan de hogaza
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 300 ml de agua
  • Sal

Para preparar nuestra sopa, lo primero que vamos a hacer va a ser limpiar y picar en cuadritos pequeños y lo más homogéneos posible los dos tipos de pimiento. Tened en cuenta que luego nos los vamos a encontrar haciendo las veces de “fideos” en la sopa, así que pensad y cortarlos del modo en la que os gustaría encontrarlos (=lo más bonitos posible).

Tras ello, pondremos una cazuela a calentar con las 3 cucharadas de aceite, al 60% de potencia. Cuando el aceite se haya templado, añadiremos el pimiento y rehogaremos durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando.
Durante este tiempo, aprovecharemos para pelar y despepitar los tomates y cortarlos después también en cubitos pequeños.

Cuando vayan a alcanzarse los 5 minutos del pimiento, pelaremos y picaremos finamente nuestro diente de ajo, para incorporarlo al cazo tan pronto se cumpla el tiempo. Rehogamos 30 segundos y, seguidamente, añadimos los cubitos de tomate y continuamos la cocción durante 9 minutos más, sin dejar de remover de vez en cuando.

Pasado este tiempo, añadiremos el agua y la sal y dejaremos que hierva todo junto por espacio de 10 minutos. Pasado este tiempo, probamos con cuidado de no quemarnos y corregimos de sazón si es necesario. Por último, añadiremos la rebanada de pan (con o sin cortar, va por gustos) y dejaremos hervir 3-4 minutos más, hasta que esté bien empapada.

Apagamos el fuego, servimos en la sopera y acompañamos con nuestros higos como guarnición, lavados y cortados en cuartos.

El truco de esta receta es acompañar la sopa (caliente y de sabor rotundo) con el higo (frío y de sabor dulce), para que los contrastes en boca resulten impactantes. Espero que os animéis a esta experiencia y os resulte tan agradable como a mí.

Un abrazo!!

149_SopaTomateHigos

Advertisements

146. Empanada de Atún y Tomatitos al Horno (1h 30min)

Llevamos unos días con recetas típicamente veraniegas pero hoy tenía ganas de meterme con algo más serio y más elaborado… Una receta que además os va a servir para llevaros a la playita, al campo o a cualquier lugar en el que os apetezca daros un gustazo. Además hoy nos saltamos las normas y metemos cantidades para 2-3 personas, así que si queréis compartir esa playa o lugar paradisiaco con amigos y les deleitáis con esta receta… ¡ellos os lo agradecerán!
Además, es una receta que vamos a poder preparar con prácticamente los mismos ingredientes que la ensalada campera especial, de hecho, todos los ingredientes que veis en negrita ya los teníamos en la nevera tras esta preparación. Ahí os dejo la lista:

  •  400 gr de kumato cherry (Son más de los que necesitáis para esta receta, pero vamos a enlazar dos seguidas y aprovechamos esta ocasión para dejar ya los tomates asados de cara a la segunda… ya veréis qué chula!).
  • 120 gr de pimiento rojo.
  • 3 dientes de ajo
  • 160 gr de cebolleta
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 120 gr de atún
  • 2 huevos
  • 1 placa de masa para empanada
  • Sal

Si habéis llegado a leer hasta aquí, es que no os ha entrado miedo al ver el tiempo de preparación, jejeje. Me alegro, porque realmente no tenemos que trabajar todo ese tiempo, sino que será el horno quien trabaje. Mejor, ¿no? Ah! Y no me valen excusas de que poner el horno en verano es un rollete… que seguro que lo habéis utilizado más de un día para hornearos una pizza, ¿me equivoco? 😉

Bromas aparte, a lo que iba, lo primero que haremos para preparar nuestra empanada será poner el horno a calentar a 180 grados. Mientras el horno se calienta, lavaremos las verduras y dejaremos enteros los tomatitos y los dientes de ajo, que pondremos en una fuente para horno. Después, cortaremos en juliana gruesa tanto el pimiento como los tomates y los pondremos también en la bandeja de horno. Añadiremos sal y las 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y hornearemos durante 50 minutos con la posición ventilador puesta.

Mientras esperamos, aprovecharemos para cocer uno de los huevos (teniéndolo en agua hirviendo durante 12 minutos) y para cualquier otra cosa que se os ocurra, pues os da tiempo incluso a daros un bañito en la piscina.

Cuando las verduras estén listas, las sacaremos del horno y las dejaremos enfriar; tras lo cual retiraremos 12-13 tomatitos y los jugos de cocción, que reservaremos en un tupper en la nevera para nuestra siguiente receta.

Cuando las verduras estén a temperatura ambiente, añadiremos el atún bien escurrido del aceite de conserva y el huevo que hemos cocido, bien picadito. Añadimos una pizca de sal (la justa para salar el huevo, pues recordad que las verduras ya llevaban sal), removemos bien y reservamos.

Por otro lado, abrimos y desenrollamos nuestra masa de empanada. Síiii, ya sé que esto es hacer un poco de trampa… pero estamos en verano y hemos dicho que queremos trabajar lo justo… así que la receta de la masa de empanada la voy a dejar más adelante. Además, será una receta con historia… Pero no quiero adelantarme, volvamos al presente y cortemos nuestro rectángulo de masa en dos mitades. Una de ellas la pondremos sobre papel de horno en una bandeja y sobre ella extenderemos nuestro relleno. Con la otra mitad, lo cubriremos e iremos sellando la empanada: apretando primero un borde contra otro y luego enrollándolos sobre sí mismos siguiendo todo el perímetro de la empanada.

Cuando la tengamos sellada, abriremos un agujerito de 1 cm de diámetro en el centro de la empanada para que el vapor que pueda generarse salga por ahí (es decir, será nuestra chimenea). Batimos el huevo que habíamos dejado sin cocer y pintamos con él la empanada, que remataremos horneando a 200ºC durante unos 25-28 minutos.

Sacamos del horno, dejamos enfriar y ¡listo! A cortarla y disfrutarla!!

146_EmpanadaTomatitosHorno

145. Ensalada Campera Especial (45 minutos)

La ensalada campera es uno de los clásicos de verano para todas las familias españolas, los ingredientes básicos son siempre los mismos, pero… ¿os habéis fijado que no hay dos recetas iguales? Y es que en cada casa y cada familia se le da un toque especial. Yo no quería ser menos y quería darle a la receta de mi familia un toque especial para lograr un sabor nuevo y, aunque esté feo decirlo… ¡estoy muy contenta con el resultado! Así que voy a compartirlo con vosotros 😉
Allá van los ingredientes que vamos a necesitar para una ración (generosa esta vez… jeje. A mí me dió para dos días):

  • 8 gr de cebolleta (de la que habíamos usado para nuestro Tabulé oriental)
  • 10 gr de pimiento rojo (igualmente del que comenzamos con el Tabulé)
  • 5 kumatos cherry (también en la nevera tras la receta anterior).
  • 10 gr de pimiento verde
  • 1/3 de diente de ajo
  • 230 gr de patatas pequeñas (3, del mismo tamaño).
  • 1 huevo de gallina (o 6 de codorniz si queréis enlazarlo con la receta del salmorejo)
  • 60 gr de atún (comprad una lata grande, de 260gr para nuestras próximas recetas)
  • 6 aceitunas
  • 5 gr de miel
  • 4 cucharadas de un buen aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre de Jerez.
  • Sal.

Para preparar nuestra receta, lo primero que haremos va a ser poner una olla al fuego, al 70% de potencia, con abundante agua y un poco de sal. Cuando empiece a hervir, añadiremos las patatitas entera, lavadas y con piel y las coceremos durante 20 minutos (o hasta que podamos pincharlas con relativa facilidad con un tenedor). En otro cazo, pondremos también agua a hervir para cocer el huevo, ya sabéis, durante 12 minutos.

Mientras las patatas y el huevo se cuecen, picaremos los pimientos, la cebolleta y el ajo y los pondremos en un tarrito junto con la cucharada de vinagre de Jerez, una cucharada de aceite y la miel. Removemos bien y dejamos macerando durante 30 minutos.

Ahora tendremos un ratito de espera. Tenemos que esperar a que terminen de cocer las patatas y el huevo. Cuando estén, los sacaremos del agua y los dejaremos enfriar (podemos forzarlo un poco si es necesario, pasándolo por agua fría. Cuando estén fríos, los pelamos y partimos en pedacitos de un tamaño adecuado para que los bocados sean cómodos.

Los pondremos en un bol y salaremos y añadiremos tras ello el atún desmigado, los kumatos cherry cortados por la mitad, las aceitunas y las otras tres cucharadas de aceite. Removemos bien y por último añadiremos al bol el contenido de nuestro tarrito de cristal: nuestras verduras maceradas con el vinagre y la miel. Removemos bien, servimos y… ¡disfrutamos! Espero que os guste esta variación, ya me contaréis.

Un abrazo!

145_EnsaladaCamperaEspacial

144. Tabulé Oriental (15 minutos)

Perdonadme amigos míos porque con esto de las vacaciones los plazos se me están yendo de madre. Acabo de venir de un viaje a Berlín y Polonia y de coger un montón de ideas para las próximas recetas… ¡os van a encantar! Pero mientras hago las pruebas, saco las recetas, las fotos y las redacto, no os voy a hacer esperar más y sigo compartiendo con vosotros recetas ideales para esta época de vacaciones.

La de hoy, fresquísima y sabrosa, es una receta ideal para tener preparada con antelación y devorar al volver de la playita. ¿Vamos con los ingredientes?
Para una ración de tabulé oriental necesitaréis:

  • 50 gr de couscous (sin cocinar)
  • 8 gr de cebolleta
  • 10 gr de pimiento rojo
  • 2 kumatos cherry
  • 4 gramos de pasas (=1 cucharadita) bien blanditas
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • El zumo de medio limón pequeño
  • 2 hojitas de menta fresca.

Para prepararlo, lo primero que haremos será pesar el couscous en un vaso medidor, nos fijaremos en la altura que alcanza en el vaso y lo pasaremos a un cuenco. Cogeremos el mismo volumen de agua y lo pondremos a hervir en un cazo. En cuanto hierva, lo vertemos sobre el couscous y dejamos que se empape durante un par de minutos, tras lo cual añadiremos sal, removeremos y dejaremos reposar de nuevo.
Utilizaremos los intervalos de “cocinado” del couscous para ir picando la cebolleta, el pimiento, los kumatos, las pasas y una de las hojitas de menta (la otra la dejaremos para decorar).
Cuando lo tengamos todo picadito, volveremos al couscous, al que añadiremos la cucharada de aceite de oliva y el zumo de limón. Removeremos bien y, cuando los granos estén sueltos, añadiremos las verduras picadas. Removemos una vez más y servimos decorando con la hojita de menta que habíamos reservado.
¿Fácil, eh? 😉 Pues a aprovechar el resto del tiempo para disfrutar del veranito. Yo también haré lo propio. Jejeje.

Besos!!

144_TabuleOriental

134. Tallarines salteados con Shitake, Pimientos y Anacardos (17 min)

Espero que no hayáis escondido mucho vuestro wok tras la última receta, ya que hoy lo utilizaremos de nuevo para hacer este sabroso plato. Tal y como era mi compromiso para estos primeros días de buen tiempo, pasaremos muy poquito tiempo en la cocina para prepararlo. Como es costumbre en los woks, lo más entretenido es tener dispuestos todos los ingredientes antes de encender el fuego. ¿Os parece si os doy directamente la lista de ingredientes para 1 persona? Vamos allá! Necesitaréis:

  • 50 gr de tallarines (mejor japoneses, que encontraréis ya en muchas tiendas de alimentación asiática y grandes superficies. Si no los encontráis, podéis usar los normales).
  • 55 gr de setas shitake (de las que hemos venido gastando para el wok picante de arroz con shitake y espárragos o los canelones de espinacas y setas).
  • 30 gr de zanahoria, muy fresca.
  • 20 gr de ajetes, incluida la parte verde (esto son 2 tallos aprox)
  • 12 gr de pimiento rojo picante (del que usamos también para el wok picante de arroz).
  • 35 gr de pimiento rojo normal
  • 20 gr de anacardos
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 1 pizca de semillas de sésamo tostadas

Para preparar el plato de hoy, lo primero que hemos de hacer es cocer la pasta en agua hirviendo el tiempo que indique el fabricante menos 2 minutos (con objeto de dejarlo al dente para que luego no se nos “pase” al saltearlo en el wok).
Mientras la pasta se cuece, vamos a lavar cuidadosamente y preparar el resto de ingredientes. Cortaremos la zanahoria en láminas finas (podemos hacerlo incluso con el pelador, si no nos damos maña con el cuchillo), el pimiento en tiras muy finas y el pimiento picante en rodajitas finas también. A los ajetes, le quitaremos las capas más externas y cortaremos por la mitad a lo largo; tras ello, cortamos en ángulo para que nos queden “rombos” de 1,5 cm aproximadamente. Por último, limpiaremos las setas con un papel de cocina húmedo (no las lavéis bajo el grifo, que cogerán mucha agua), y las cortaremos el láminas finas. Por si me he explicado mal en este párrafo, os pongo foto de cómo tiene que quedar vuestro “mise en place”, jejeje. Ah! Y los anacardos no los he comentado, pero sólo hay que pesarlos 😉

144_MiseEnPlace

Supongamos que a estas alturas ya ha terminado de cocer la pasta; si esto es así, apagaremos el fuego, volcaremos a un escurridor y cortaremos la cocción pasando la pasta unos instantes bajo el chorro de agua fría. Dejamos escurrir un poco más y mientras vamos sacando el wok del cajón.

Cuando lo tengamos a mano, lo ponemos sobre el fuego, al 80% de potencia. Cuando el wok empiece a humear, añadiremos las 3 cucharadas de aceite de girasol y seguidamente añadiremos los dos tipos de pimiento y la zanahoria. Removeremos el contenido del wok vigorosamente durante 1 minuto, antes de echar el siguiente ingrediente, que son: los ajetes. Seguimos removiendo durante 20 segundos; para echar después los anacardos. Removemos durante 20 segundos más y añadiremos ya las setas shitake. Tras añadir las setas, tendremos que seguir removiendo, esta vez durante 45 segundos; pasados los cuales, añadiremos los tallarines y removeremos durante 45 segundos más.
Y ya casi podemos dar el plato por terminado. Nos queda añadir la cucharada de salsa de soja, mezclarla con el contenido del wok, apagar el fuego y, ya fuera de éste, añadir el aceite de sésamo (que ya os digo que nunca debemos añadir a la cocción porque se quemaría) y las semillas de sésamo. Removemos, emplatamos y disfrutamos!!! Eso sí, acompañados de un gran vaso de agua o un poco de miga de pan por si nos parece picante de más. Jejeje

¡Por cierto! ¡Eso me recuerda que os debo dar una última indicación! Lavaos muy muy bien las manos después de manipular el pimiento rojo picante; 2 o 3 veces si es necesario, porque como os despistéis y os toquéis los ojos (o alguna otra parte sensible, jejeje) os vais a acordar mal de mí.

Un besote amigos! Nos vemos pronto!!

144_TallarinesSalteados

133. Wok Picante de arroz con Shitake y Espárragos (15 min)

Llega la primavera y con ella el tiempo de los espárragos trigueros (ummm) y, por supuesto, las ganas de pasar menos tiempos en la cocina. Así que vamos a iniciar hoy una tanda de recetas rápidas para que podáis aprovechar el mayor tiempo posible del solecito y las terracitas. 😉 La receta que os propongo hoy, podéis utilizarla como guarnición o como plato único. Con estas cantidades, a mí me sirvió perfectamente como plato único, pero sé bien que algunos tenéis más saque que yo, así que sentíos libres de añadir ingredientes proporcionalmente o de bucear por el blog para encontrar algún plato con el que maridarlo. ¿Qué tal el wok de ternera con lima y pimientos o el de gambas con brócoli y salsa de ostras? Umm, se me hace la boca agua sólo de pensarlo, así que dejaré de pensar y me centraré en daros la lista de ingredientes, jejeje.
Aquí van; para una ración de este wok de arroz, necesitaréis:

  • 60 gr de arroz basmati (del que usamos por última vez cuando hicimos las albóndigas de pollo al curry)
  • 50 gr de setas shitake (del lote que compramos para preparar los canelones de espinacas y setas)
  • 50 gr de espárragos trigueros, limpios (compré un manojo, pero esta vez no enlazaré más recetas con ellos, porque cayeron una noche a la plancha con unas escamas de sal Maldón).
  • 8 gr de pimiento rojo picante (si os va la marcha, podéis usar chili, pero yo cogí uno ligeramente picante).
  • 3 cucharadas de aceite de girasol.
  • 1 cucharada de salsa de soja dulce.
  • 1 cucharada de salsa de soja normal.
  • 1 huevo pequeño.
  • 1 pizca de sal.

Preparar esta receta es, como os decía, facilísimo y muy rápido (si somos medianamente ágiles en nuestra cocina, jeje). Lo primero que haremos será poner una olla con agua y sal a cocer y, cuando hierva, añadiremos al arroz basmati y coceremos según indica el fabricante, pero dejándolo al dente (es decir, quitarme un minuto al tiempo de cocción que os indique en la bolsa).

Paralelamente, lavaremos y picaremos bien las verduras; el pimiento en tiras finitas, las setas en tiras un poco más grandes y los espárragos en rodajitas, dejando las yemas enteras. Reservamos las tres cosas por separado en un plato. Por otro lado, podemos adelantar también el tema “huevo”, o lo que es lo mismo, abrirlo y batirlo en un cuenco con una pizca de sal, como si fuese para tortilla.

Esperaremos que termine de cocer el arroz y tras ello lo escurriremos muy bien. Cuando lo tengamos, ya sólo nos queda la parte fácil. Pondremos el wok al fuego, al 80% de potencia (la cocina en wok siempre se debe hacer a fuego fuerte, no lo pondremos al máximo porque estamos cocinando cantidades pequeñas, pero si hacéis más cantidad, dadle caña). Cuando esté caliente, añadiremos el aceite de girasol y seguidamente el pimiento y los espárragos. Los salteamos moviendo enérgicamente para que no se nos queme durante 30 segundos. Pasado ese tiempo, añadimos las setas y seguimos salteando durante 1 minuto más. Ahora, añadiremos el arroz y lo salteamos durante otro minuto a la par que vamos añadiendo, con ayuda de una cuchara, el huevo en “hilo” para que se cuaje (esto es, literalmente, que el huevo caiga en hilo desde la cuchara y entre en contacto de la misma forma con las paredes del wok. De esta forma, el huevo cuaja también con forma de hilo, que es lo que buscamos para que se asemeje lo más posible a un plato puramente oriental). En cuanto lo tengamos todo incorporado, añadimos los dos tipos de soja; removemos bien, corregimos de sazón si es necesario y… servimos y devoramos inmediatamente!  🙂

133_WokPicanteShitake