148. Bacalao al estilo de las Sidrerías vascas (23 minutos)

Buenas tardes amigos!! Ahora ya sí que sí se me han acabado las vacaciones, ohhhhhh… Pero bueno, he aprovechado para cargar pilas, coger ideas y ahora vuelvo a los fogones con todo el entusiasmo de la vuelta al cole.

Una vez más he tenido la suerte de volver de vacaciones con la nevera llena. No es que me haya ido poco tiempo, sino que hice parada en los pueblos de dos buenos amigos míos en Badajoz (Llera y Puebla de la Reina, concretamente) y me he venido con sendas cestas de productos de la huerta: tomates, pimientos, melones, higos, sandías…. ¡¡Qué gusto!! ¡Cómo huele todo y sabe todo!! Además, me traigo en la mochila alguna recetilla que compartiré con vosotros en unos días….

Pero no voy a adelantarme, hablemos de la receta de hoy. Venía de mis vacaciones con ganas de pescadito (y eso que vengo del sur…) y pensé en matar dos pájaros de un tiro y saciar mi apetito gastando parte de los productos de la huerta. Y… ¡bingo! Recordé uno de los platos que más me han gustado en mis viajes a País Vasco. En las temporadas de sidra, es decir, cuando la sidra de la última cosecha estaba lista para probar, solía ir de visita a disfrutar de ésta y de los magníficos productos que ofrecen para acompañarla en las sidrerías. Uno de los platos típicos del menú de sidrerías es este bacalao en tacos, que hoy se me ha antojado preparar. Un plato delicioso con 3 ingredientes básicos y sin complicaciones… ¡como a mí me gusta! ¿Os parece si empezamos? Os dejo la lista de lo que vais a necesitar para preparar una ración:

  • 220 gr de bacalao fresco en un taco
  • 45 gr de cebolleta
  • 35 gr de pimiento verde
  • 1 cucharada grande de harina de trigo
  • 1 cucharada rasa de maicena (de la que teníamos a mano tras preparar los Tallarines con Albóndigas al estilo “La Dama y el Vagabundo” ).
  • Aceite abundante (como unos 3 dedos de profundo en un cazo)
  • 1 huevo
  • Sal

Para preparar este plato, lo primero que vamos a hacer va a ser preparar las verduras. Cortaremos aros de pimiento y de cebolleta, de 0,5 cm de grosor, hasta completar los pesos que os he indicado arriba. Al tiempo, pondremos el cazo con los tres dedos de aceite a calentar a fuego suave (al 50% de potencia). Cuando se haya templado el aceite, pondremos la cebolleta y el pimiento a confitar y lo mantendremos al fuego (vigilándolo de vez en cuando para que no llegue a dorarse) durante 13 minutos aproximadamente. Es importante, ya que estamos confitando, que el aceite no llegue a burbujear ni a tostar las verduras. Tiene que estar lo suficientemente “frío” como para que salgan únicamente burbujitas de vez en cuando.

Mientras estamos confitando las hortalizas, vamos a ir preparando el taco de bacalao. Le quitaremos la piel y las espinas, en caso de que las tenga, y lo cortaremos en tacos rectangurales o cúbicos (como más rabia nos dé) de unos 4 cm de lado. Hecho esto, prepararemos dos platos: uno con el huevo batido y un poco de sal y el otro con la mezcla de harina y maicena en las cantidades que os indicaba arriba.

Esperaremos entonces a que hayan terminado de confitarse el pimiento y la cebolleta y, cuando esto ocurra, lo sacamos del cazo y reservamos en un platito cerca del fuego para que no se llegue a enfriar demasiado.
Subimos la potencia del fuego al 60% y, mientras va cogiendo temperatura, pasamos los tacos de bacalao por la mezcla de harina primero (sacudiendo el exceso) y por el huevo batido después. Los introducimos en el aceite y mantenemos 3 minutos por cada lado. Pasado este tiempo, los sacamos con unas pinzas y lo ponemos a escurrir brevemente sobre un plato con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Preparamos el plato de presentación y ponemos, por último, los tacos de bacalao y coronamos con los aros de cebolleta y pimiento. Añadimos una pizca de sal (porque las verduras no llevaban nada) y… ¡a disfrutar se ha dicho! Espero que os guste amigos y aprovecho para desearos desde aquí una magnífica vuelta al cole y al trabajo.

¡Besos!

148_BacalaoSidreria

142. Carpaccio de Bacalao con Salmorejo (4 minutos)

La receta que traemos hoy creo que es la más rápida de todas las que hemos hecho nunca. Bueno, lo será con una buena planificación del enlazado de recetas. ¿Qué por qué? Pues porque para ella sólo necesitamos 4 ingredientes y 2 de ellos son ingredientes restantes de las preparaciones anteriores. Fácil e ideal para no pensar mucho en verano, que es lo que apetece, jejeje. Bueno, voy a deciros cuáles son estos tres ingredientes y os sigo contando. Para cada ración (persona) necesitaréis:

  • 4-5 cucharadas de Salmorejo (del que preparamos en la última ocasión).
  • 70 gr de bacalao ahumado en lonchas (justo lo que nos sobró tras preparar la Ensalada de Bacalao Ahumado y Cítricos).
  • 3 aceitunas negras, sin hueso (coged una latita de 115 gr, que el resto las vamos a usar en la próxima receta. Conservar las restantes, con el jugo de la conserva y en un bote de cristal, en la nevera hasta que las vayamos a usar).
  • Unas gotas de aceite de oliva virgen extra.

Para prepararlo, sólo tenemos que preparar un plato llano. En el fondo de éste, extenderemos el salmorejo y a continuación pondremos sobre él las láminas de bacalao, teniendo la precaución de escurrirlas bien del aceite en el que viene conservado.

En segundo lugar, cogeremos las aceitunas negras y las rallaremos con el rallador más fino que tengamos, poniendo el resultado sobre nuestro bacalao. Por último, salpicamos con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra y servimos.

Fácil, ¿verdad? Pues es una combinación que, si no habéis probado nunca, os recomiendo. ¡Está de toma pan y moja!

Nos vemos en unos días amigos!!!

142_CarpaccioBacalaoSalmorejo

140. Ensalada de Bacalao Ahumado con Cítricos (7 minutos + maceración)

Seguimos nuestra racha de platos frescos, rápidos y veraniegos con esta propuesta; en la que incorporamos parte de las limas que nos quedan en la nevera tras nuestras dos últimas recetas. Ya sabéis que en este blog nunca perdemos el objetivo de enlazar recetas para aprovechare ingredientes, porque… ¡no nos gusta tirar nada!
Lo más entretenido de esta receta es el tiempo de maceración de la fruta, imprescindible para lograr el efecto deseado. Mi sugerencia para que no os cueste trabajo ni esfuerzo el esperar, es preparar la fruta, dejarla macerando mientras os dais un baño en la piscina y luego subir y rematar la receta. ¿Qué os parece? 😉 Sugerencias al margen, yo me pongo ya manos a la obra para daros la lista de ingredientes para 1 comensal:

  • 50 gr de mezclum de hojas de ensalada.
  • 40 gr de bacalao ahumado (comprad un paquetito un poco más grandes, de unos 150 gr, porque el resto lo usaremos en próximas recetas).
  • ½ lima (de lote que compramos para preparar el Guacamole y el Tartar de Salmón con Aguacate).
  • ½ naranja sanguina (o medio pomelo en su defecto)
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • ½ vasito de aceite de oliva virgen extra.

Para prepara nuestra receta, lo primero que hay que hacer es, como os decía, el poner la fruta a macerar. Para ello, lo que haremos será cortar en rodajitas, lo más finas posible, la media lima y la media naranja sanguina. En el fondo de un cuenco, pondremos una capa de rodajas de cítrico, espolvoreamos con una pizca de azúcar, un pelín de sal y regamos con aceite de oliva. A continuación, repetimos la operación con otra capa de cítricos y así sucesivamente hasta terminar con las rodajitas y con el aceite.

Dejaremos reposar todo junto durante 20 minutos al menos (aprovechad para ir a la piscina, o lo que queráis… jiji). El efecto del aceite y el azúcar en las frutas, hace que queden como si fueran frutas confitadas. Al mismo tiempo, parte del zumo quedará en el aceite y constituirá un aliño perfecto para nuestra ensalada.

Pasado el tiempo de maceración, ya sólo nos queda disponer las hojas de lechuga en la ensaladera y salarlas ligeramente (con prudencia porque el bacalao ya tiene sal). Sobre las hojas, pondremos las lascas de bacalao ahumado y las rodajitas de cítricos maceradas. Regamos con parte del aceite de maceración y ¡listo! Fácil, ¿verdad? Pues ya tenéis una idea más para vuestras comidas y cenas veraniegas.

Un besote.

140_EnsaladaBacalaoCitricos

110. Fish & Chips con Dos Salsas (25 min)

Hoy tenemos entre manos una nueva receta de lo más “British”, y es que hace unos días vi un documental donde preparaban este plato y se me encendió la bombilla. La salsa tártara con la que se acompaña este plato nos va a venir fenomenal para ir gastando las cebolletas en vinagre que empezamos en la última receta. Ahora bien, con vuestro permiso, voy a escabullirme un poco de la receta tradicional en dos puntos. El primero de ellos es el cocinado, pues en la receta tradicional emplean grasa de riñón de buey para freír… y la verdad es que no me atrae mucho la idea. Y el segundo es el acompañamiento, que en mi caso, además de la tradicional salsa tártara, vamos a preparar una segunda salsa que nos sirva para dar salida a nuestros ingredientes, como es tradición en nuestro blog. Esta segunda salsa será una mahonesa de aguacate.

Y, hablando de ingredientes, vamos allá con lo que necesitamos, en este caso, para dos buenas raciones (o para una persona con mucha hambre!).

270 gr de patata roja, limpia.
350 gr de bacalao fresco (al natural, que no sea desalado), sin piel ni espinas, en un filete.
1 huevo
Harina
Panko (pan rallado japonés. Aunque también podéis utilizar una mezcla de pan rallado y corn flakes machacados para darle un toque crujiente).
Abundante aceite de oliva.

Para la salsa tártara:

  • 3 cebolletas en vinagre (unos 18 gr), de las que usamos para los wraps de salmón ahumado y aguacate.
  • 5 gr de alcaparras (más o menos una cucharada).
  • 15 gr de pepinillos en vinagre especiados (que sean lo más dulces posible. Yo usé la marca Krakus, de Polonia).
  • 1 cucharadita de perejil fresco picado.
  • ½ ramita de estragón fresco picado.
  • 1 cucharada de zumo de lima.
  • 70 gr de mahonesa.

Para la mahonesa de aguacate:

  • ½ aguacate, el que nos dejamos también sin gastar tras preparar los wraps de salmón ahumado y aguacate.
  • 70 gr de mahonesa
  • Sal
  • El zumo de 1 lima (menos la cucharadita que le vamos a quitar para la otra salsa)
  • La ralladura de ½ lima.

Para comenzar a preparar el plato, lo primero que haremos será empezar por las patatas. Las pelaremos y limpiaremos bien y cortaremos en bastones de 1 dedo de grosor por unos 3-4 cm de largo (lo que dé de sí la propia patata, jejeje). Prepararemos una sartén con abundante aceite de oliva y la pondremos a calentar al 50% de potencia. Cuando el aceite esté caliente (2-3 minutos después), pondremos a confitar las patatas y las mantendremos en el fuego durante 12 minutos, moviéndolas de vez en cuando.
Durante este tiempo, aprovecharemos para preparar las salsas. Para hacerlo podéis usar mahonesa de bote o bien preparar una casera con 1 huevo, 200ml de aceite de girasol y un poco de sal. Batiremos bien con la batidora hasta que ligue y usaremos la mitad de cantidad para cada una de las salsas.
Prepararemos primero la tártara, que es la más complicada. Para ello, picaremos lo más finalmente posible las cebolletas, el pepinillo, las alcaparras y las hierbas, que mezclaremos con la mahonesa en un bol y añadiremos finalmente la cucharada de zumo de lima. Probamos de sazón y corregimos si es necesario. Cuando la tengamos, la tapamos bien y a la nevera hasta que vayamos a servirla.

Seguramente en este punto, ya hayan pasado los 12 minutos de las patatas. Cuando esto ocurra, las sacamos de la sartén y las ponemos en un escurridor para que se enfríen y pierdan todo el aceite de más.
Mientras las patatas se enfrían, prepararemos la mahonesa de aguacate. Cogeremos la mitad de aguacate, lo cortaremos en cubitos y los pondremos junto a la mayonesa, en el vaso de la batidora. Añadiremos el zumo de lima, la ralladura de la misma (lo más fina posible) y un poco más de sal, para sazonas el aguacate que es un ingrediente bastante insípido. Trituramos, probamos de sazón y la dejamos a nuestro gusto. Cuando la tengamos, igualmente la tapamos y a la nevera hasta el momento de servir.

Ahora ya sólo nos falta terminar las patatas y preparar el pescado, la base fundamental del plato. Pues bien, lo primero que haremos ahora será cortar el filete de bacalao en supremas de unos 2-3 cm de grosor y todo lo que dé el filete de largo (6-8 cm). Estas supremas las salaremos muy ligeramente (porque aunque el bacalao que debemos coger no es desalado, suele tener bastante sabor), y las pasaremos por harina, huevo y panko para rebozarlas. Las piezas empanadas las reservamos en un plato hasta el momento de freír.

Ahora sí que estamos cerca del final. Pondremos nuevamente al fuego la sartén, esta vez al 80% de potencia, y cuando el aceite esté caliente, le añadiremos nuevamente las patatas y las cocinaremos durante unos 3 minutos o hasta que estén bien doradas. Sacamos del aceite y las dejamos de nuevo en el escurridor antes de emplatarlas. Bajamos ahora el fuego al 70% de potencia y vamos añadiendo los tacos de bacalao, manteniéndolos 1-2 minutos por cada lado para que se doren bien. Sacamos de la sartén a un papel absorbente conforme vayan estando listas.

Et voilá! Ya sólo nos queda ponerlo bonito en nuestro plato. Pondremos abajo una cama de bastones de patata, sobre éstos 2-3 supremas de bacalao y acompañaremos con las salsas en dos tarritos para ir sirviéndonos a nuestro antojo. ¡¡Y a disfrutar!! Ummmm!!!

Luego tomamos un té para merendar a las 5… 😉

110_FishChips (800x451)

12. Bacalao Dourado (35 min)

Este plato, típicamente portugués, yo lo conocí por casualidad en el Valle del Jerte y me fascinó. Hoy recurrimos a él aprovechando lo que sobró del bacalao que acompañaba al moje, alguna de las patatas monalisa (aún nos quedan de las que compramos para la tortilla), nata (que nos sobró de la quiche de puerro) y un huevo.
Necesitaremos para preparar esta receta:

  • 100gr de bacalao
  • 100gr de patatas monalisa (ya peladas y cortadas en formato “paja” como os indico a continuación)
  • 50gr de cebolla
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de nata líquida
  • ½ diente de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra + la cantidad suficiente para freír las patatas.
  • Sal
  • Aceitunas negras al gusto, para decorar

Cortar las patatas, todo lo largas que sean, en bastoncillos de 3 x 3 milímetros. Lo largas que sean nos da un poco igual, pero para que se frían al mismo tiempo sí que el grosor tiene que ser muy homogéneo. Ponerlas en un recipiente con agua durante unos minutos, para quitarle el almidón. Pasado ese tiempo, escurrirlas y secarlas con papel de cocina.

Entre tanto, cortar la cebolla en juliana (tiras) fina, picar bien el diente de ajo y desmigar el bacalao. Por otro lado, en el vaso de la batidora, pondremos un huevo, 3 cucharadas de nata líquida y un poco de sal (con prudencia porque el bacalao desalado ya tiene su punto de sal). Batimos y reservamos esta mezcla.

Poner dos sartenes al fuego, una pequeña con bastante aceite al 80% de la potencia y otra un poco más grande con 4 cucharadas de aceite de oliva, al 50% de la potencia.  En la primera, cuando esté bien caliente, freiremos las patatas durante 3 minutos hasta que estén doradas, sacamos, escurrimos sobre papel de cocina y reservamos. En la segunda sartén, ponemos a dorar la cebolla, 3 minutos más tarde el ajo y por último, 2 minutos más tarde, el bacalao. Pochamos el conjunto otros dos minutos más. No os olvidéis de ir removiendo a menudo para que no se os dore demasiado ninguno de los ingredientes.

Pasado este tiempo, añadimos a la sartén del bacalao las patatas fritas que habíamos reservado, removemos y añadimos la mezcla de huevo con nata. Subimos el fuego al 70% y rehogamos 2 minutos hasta que se cuaje la mezcla de huevo. Retiramos del fuego, emplatamos y adornamos con unas aceitunas negras.

Nota: En cuanto a las patatas paja, si las hacéis más finas, el tiempo de cocción será menor. Podríamos tener la tentación de hacerlas más gruesas para ahorrar tiempo en cortar, pero no os lo aconsejo porque como sí que hay que freírlas en aceite bien caliente para que queden crujientes, correríamos el riesgo de que nos quedaran crudas por dentro.

Si no os apetece entreteneros con el corte de las patatas, podéis optar por comprar patatas paja de bolsa. Ganamos tiempo, pero no gastamos las patatas que tenemos en la despensa, jejeje. La elección es vuestra 😉

012_Bacalao Dourado

11. El Moje de mi abuela con sus taquitos de Bacalao (8 min)

En esta receta os he puesto el tiempo de preparación basándome en contar con la mitad de los pimientos que asamos en la última receta.Si no los tenemos disponibles, hemos de prerarlos ahora del mismo modo que describíamos en la receta 10 y añadir al tiempo total de preparación los 45 minutos que tardaremos en hacerlos. Pero no nos pongamos en lo peor, y demos por sentado que el trabajo duro ya lo hicimos ayer…

Necesitaremos entonces:

  • 300 gr de pimientos rojos asados (los que habíamos reservado de la receta anterior).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra más un poco más para el horneado.
  • ½ cucharilla de las de café, de cominos enteros
  • ½ diente de ajo
  • Sal
  • 100 gr de taquitos de bacalao desalado (comprar un paquete de 200gr, que sobrará para la siguiente receta)
  • 1 huevo
  • Harina (con un par de cucharadas, valdrá)

Las instrucciones para preparar el moje:
Contamos entonces con los pimientos asados que nos sobraron de la receta 7, también bastante escurridos (unas 2 -3 cucharadas de caldo).
Pondremos los pimientos en un bol e iremos añadiendo al mismo el medio diente de ajo (muy picado), la media cucharilla de cominos, el aceite y sal al gusto. Removemos bien, probamos, corregimos de sazón si hace falta  y ¡listo!

Y para preparar el bacalao:
En este caso, como veis en la foto, yo lo he propuesto como guarnición para unos taquitos de bacalao desalado. Es interesante hacerlo así porque el bacalao lo compré con la idea de hacer otra receta; pero no nos adelantemos.
Poner, de momento, una sartén con aceite de oliva a calentar, al 70% de potencia dejar que se caliente bien. Para nuestros taquitos, cogeremos la mitad del paquete (unos 100gr), los pasaremos por harina sacudiendo bien para que no queden pegotes y luego lo pasaremos por huevo batido y finalmente los meteremos en la sartén cuando el aceite esté bien caliente. Tenerlos aproximadamente 1 minuto por cada lado (dejarlo un poco más si os gusta el pescado muy hecho, pero tampoco os volváis locos, que se quedará duro), sacarlos del fuego y ponerlos en un plato con papel absorbente para que escurran bien el aceite.
Montar el plato con los taquitos de bacalao acompañados del moje, y ¡listo!

Nota: el moje (como llamamos a esta ensalada de pimientos) es un preparado que puede aguantar varios días (3-4) en la nevera. De hecho le viene bien reposar un poco para que los sabores se vayan integrando. Espero que os guste y que nos os falte pan para, como el propio nombre indica,  ¡¡mojar!!

011_MojeconBacalao