133. Wok Picante de arroz con Shitake y Espárragos (15 min)

Llega la primavera y con ella el tiempo de los espárragos trigueros (ummm) y, por supuesto, las ganas de pasar menos tiempos en la cocina. Así que vamos a iniciar hoy una tanda de recetas rápidas para que podáis aprovechar el mayor tiempo posible del solecito y las terracitas. 😉 La receta que os propongo hoy, podéis utilizarla como guarnición o como plato único. Con estas cantidades, a mí me sirvió perfectamente como plato único, pero sé bien que algunos tenéis más saque que yo, así que sentíos libres de añadir ingredientes proporcionalmente o de bucear por el blog para encontrar algún plato con el que maridarlo. ¿Qué tal el wok de ternera con lima y pimientos o el de gambas con brócoli y salsa de ostras? Umm, se me hace la boca agua sólo de pensarlo, así que dejaré de pensar y me centraré en daros la lista de ingredientes, jejeje.
Aquí van; para una ración de este wok de arroz, necesitaréis:

  • 60 gr de arroz basmati (del que usamos por última vez cuando hicimos las albóndigas de pollo al curry)
  • 50 gr de setas shitake (del lote que compramos para preparar los canelones de espinacas y setas)
  • 50 gr de espárragos trigueros, limpios (compré un manojo, pero esta vez no enlazaré más recetas con ellos, porque cayeron una noche a la plancha con unas escamas de sal Maldón).
  • 8 gr de pimiento rojo picante (si os va la marcha, podéis usar chili, pero yo cogí uno ligeramente picante).
  • 3 cucharadas de aceite de girasol.
  • 1 cucharada de salsa de soja dulce.
  • 1 cucharada de salsa de soja normal.
  • 1 huevo pequeño.
  • 1 pizca de sal.

Preparar esta receta es, como os decía, facilísimo y muy rápido (si somos medianamente ágiles en nuestra cocina, jeje). Lo primero que haremos será poner una olla con agua y sal a cocer y, cuando hierva, añadiremos al arroz basmati y coceremos según indica el fabricante, pero dejándolo al dente (es decir, quitarme un minuto al tiempo de cocción que os indique en la bolsa).

Paralelamente, lavaremos y picaremos bien las verduras; el pimiento en tiras finitas, las setas en tiras un poco más grandes y los espárragos en rodajitas, dejando las yemas enteras. Reservamos las tres cosas por separado en un plato. Por otro lado, podemos adelantar también el tema “huevo”, o lo que es lo mismo, abrirlo y batirlo en un cuenco con una pizca de sal, como si fuese para tortilla.

Esperaremos que termine de cocer el arroz y tras ello lo escurriremos muy bien. Cuando lo tengamos, ya sólo nos queda la parte fácil. Pondremos el wok al fuego, al 80% de potencia (la cocina en wok siempre se debe hacer a fuego fuerte, no lo pondremos al máximo porque estamos cocinando cantidades pequeñas, pero si hacéis más cantidad, dadle caña). Cuando esté caliente, añadiremos el aceite de girasol y seguidamente el pimiento y los espárragos. Los salteamos moviendo enérgicamente para que no se nos queme durante 30 segundos. Pasado ese tiempo, añadimos las setas y seguimos salteando durante 1 minuto más. Ahora, añadiremos el arroz y lo salteamos durante otro minuto a la par que vamos añadiendo, con ayuda de una cuchara, el huevo en “hilo” para que se cuaje (esto es, literalmente, que el huevo caiga en hilo desde la cuchara y entre en contacto de la misma forma con las paredes del wok. De esta forma, el huevo cuaja también con forma de hilo, que es lo que buscamos para que se asemeje lo más posible a un plato puramente oriental). En cuanto lo tengamos todo incorporado, añadimos los dos tipos de soja; removemos bien, corregimos de sazón si es necesario y… servimos y devoramos inmediatamente!  🙂

133_WokPicanteShitake

Advertisements

131. Espinacas a la crema (15 min)

¿Ya estáis todos de vuelta de vacaciones de Semana Santa? ¡Me alegra oír eso! Yo también y, como muchos de vosotros, con remordimientos por los excesos que se cometen siempre que uno está de vacaciones. El plato de hoy no es que sea light, pero nos ayudará a recuperar la costumbre de comer verde de una manera sabrosa, fácil y rápida.

Os cuento directamente lo que vamos a necesitar para preparar una ración:

  • 90 gr de espinacas frescas (yo compré brotes de los que vienen en bolsa, lo que llaman 4ª gama).
  • 25 gr de cebolla dulce, limpia.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de harina
  • 10cl de leche
  • 3 cucharadas de nata líquida
  • Sal
  • 10 gr de queso parmesano rallado (del que empezamos para la ensalada césar, y para la ensalada rápida de tomates secos y anchoas).
  • 10 gr de picatostes, de los que empezamos, también, para la ensalada césar).

¿Ya lo tenemos todo? Pues empecemos a trabajar. Lo primero que haremos será poner un cazo a calentar, al 40% de potencia, con las 2 cucharadas de aceite de oliva. Mientras se calienta, picaremos finamente la cebolla y la añadiremos al cazo, cocinando todo durante 7 minutos hasta que la cebolla esté bien cocinada). Pasado este tiempo, añadiremos la cucharadita de harina y removeremos hasta que esté bien mezclada con el aceite y la cebolla. Tras ello, añadiremos los 10 cl de leche removiendo vigorosamente para que no se formen grumos. Después añadiremos la nata y seguiremos removiendo hasta que esté todo bien integrado. Añadimos sal y, acto seguido, introduciremos las espinacas en el cazo y lo taparemos (para evitar que salte y ayudar a que se cocine con el vapor). Mantendremos así, destapando y removiendo de vez en cuando, durante 4 minutos más. Pasado este tiempo, ya sólo nos queda añadir el queso, triturar con ayuda de la batidora y corregir de sazón si es necesario. Servimos rápidamente en el plato y espolvoreamos con los picatostes. Y ¡ya está! ¡Sólo nos queda disfrutarlo!

Espero que os guste.

131_EspinacasCrema (1024x600)

130. Ensalada Rápida con Tomates Secos, Parmesano y Anchoas (5 minutos)

Los que seguís el blog ya sabéis que mi intención siempre es ir rematando los ingredientes que compramos para que no se queden olvidados en nuestras neveras o despensas y acabemos tirándolos. Con este mismo espíritu comparto hoy con vosotros esta ensalada, que nos servirá para rematar ingredientes de recetas anteriores, es rapidísima de hacer y además está francamente buena. ¡¿Qué más se puede pedir?!
Vamos allá con ella, comenzando, como siempre, por nuestra lista de ingredientes:

  • 40 gr de mezclum (del que empezamos para nuestra hamburguesa de cordero lechal y para la ensalada césar).
  • 4 filetes de anchoa (los que nos quedaban tras preparar la salsa de la ensalada césar)
  • 3 mitades de tomates secos en aceite (de los que hemos empezado a usar al preparar los jamoncitos de pollo rellenos).
  • Unas lascas de queso parmesano (igualmente del que empezamos con la ensalada césar y los jamoncitos de pollo).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de vinagre balsámico de Módena
  • 1 pizca de sal (poca, porque el parmesano y las anchoas ya le aportan bastante).

Para preparar nuestra ensalada, no tenemos más que disponer el mezclum en la bandeja donde queramos poner la ensalada y le añadiremos un poco de sal (muy poca, recordad). Seguidamente, escurriremos muy bien las anchoas y los tomates secos de su aceite de conserva y los picaremos groseramente. Cuando lo tengamos picados, espolvorearemos sobre las lechugas. A continuación haremos lo mismo (espolvorear) lascas de parmesano que cortaremos directamente sobre el plato con ayuda de un pelador de cocina (esto es muy Jaime Oliver, jejeje). Y, por último, aliñamos con el aceite de oliva y el vinagre de Módena, salpicando con éste último todo el plato para darle un toque de color. Y ¡listo! Sólo queda coger un tenedor y… ¡¡a comer!! No todo iba a ser recetas complicadas ¿no? 😉

Disfrutadla chicos!!

130_EnsaladaRapidaTomatesParmesano

129. Jamoncitos de Pollo rellenos de Tomate y Albahaca (27 min)

Hola chicos! No me he olvidado de vosotros, ni de los jamoncitos de pollo que habíamos comprado y tenemos en la nevera [queridos followers, haced como yo y cocinad esta receta y la anterior seguidas, que si seguís el blog al ritmo que yo voy publicando ultimamente, encontraríais vuestros jamoncitos más que “caducados”, jijiji. A ver si me deslío un poco y vuelvo a coger el ritmo normal, sorry].

Notas aclaratorias aparte, hoy nos toca meterle mano al pollo con esta receta sencilla pero de lo más rico y de lo más aparente. ¿Vamos allá con los ingredientes? Para una ración, vais a necesitar:

  • Dos jamoncitos de pollo (del lote que empezamos al hacer nuestra Ensalada César).
  • 4-6 mitades de tomates secos en aceite de oliva (del mismo estilo de los que usamos anteriormente para hacer el pesto rosso o para la ensalada templada de pasta).
  • 6 hojas de albahaca fresca.
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado (del que hemos empezado también con nuestra ensalada césar).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen.

¿Lo tenemos todo? Pues vamos a empezar, lo primero, encendiendo el horno para que se vaya calentando. Lo pondremos a 200 grados centígrados y sin ventilador hasta que no metamos la bandeja.

Tras ello, lo que haremos será deshuesar los jamoncitos igual que lo hicimos en la receta de ensalada césar, dejando el muslo abierto completamente y conservando la piel. Los huesos, podéis envolverlos y guardarlos en el congelador como hicimos en la receta anterior. Ya os daré ideas de cómo usarlos más adelante.

Cuando tengamos nuestras dos “planchas” de pollo, las colocaremos con la piel hacia abajo y las salpimentaremos; las espolvorearemos después con el queso parmesano (una cucharada aproximadamente por cada muslo) y, finalmente, colocaremos las hojas de albahaca fresca (3 para cada muslo) y las mitades de tomates secos escurridas (2 o 3 para cada muslo, dependiendo de lo grandes que sean). Cuando lo tengamos listo, volveremos a enrollar el muslo intentando devolverlo a su forma original 😉 Solo que ahora, en lugar de hueso, tenemos un sabroso relleno, jejeje. Para que el pollo se mantenga en esta pose, utilizaremos hilo de cocina y lo bridaremos para que quede lo más prieto posible. Hace falta un poco de maña para hacerlo, pero una vez hecho el primero, veréis que el segundo no se os resiste.

Cuando tengamos atados nuestros dos muslos, los colocaremos en una fuente apta para horno, los pintaremos con la cucharada de aceite y los meteremos al horno, encendiendo ahora el ventilador. Los mantendremos en esa posición durante 7 minutos y luego les daremos media vuelta, para hornearnos por el otro lado otros 6-7 minutos más (dependiendo de lo dorado que lo vayáis viendo y siempre sin pasarnos de tostado, jejeje).

Pasado este tiempo, sacamos nuestro pollo del horno, cortamos las bridas y lo trinchamos con cuidado para que evitar que se nos desmonte mucho y ¡¡voilá!! He aquí el resultado!! He de decir que, además de bonito, es delicioso!!! Ya estáis tardando en probarlo 😉

Un abrazo fuerte!

 

129_PolloRellenoTomates

124. Albóndigas de Pollo al Curry con Leche de Coco (35 min)

Hoy vamos a meterle mano a las dos pechuguitas de pollo de corral que nos quedaron tras preparar los Nuggets light. La receta en cuestión la incorporé hace años a mi dietario, extraída de una de las revistas que también ha influido en mucho en mi forma de cocinar: Lecturas Especial Cocina. Hoy prepararemos nuestra versión individual del plato, aunque con las cantidades que os doy, casi pueden comer dos… jejeje (salen 8 albóndigas, así que yo me las repartí en dos veces).

Vamos allá con la lista de ingredientes:

  • 220 gr de pechuga de pollo, mejor de corral, del mismo lote que usamos para preparar los Nuggets light (yo las hice a continuación, procurad que no pasen más de un par de días…)
  • 15 gr de miga de pan candeal
  • 1 cucharadita, de las de moka, de jengibre rallado
  • 1 cucharadita, de las de moka, de ajo rallado
  • 1 cucharadita, de las de moka, de curry de Madrás
  • 15 gr de leche (1 cuchara “larga”)
  • 1 yema de huevo
  • 200 ml de leche de coco
  • Sal
  • Unos granos de pimienta rosa.
  • Harina
  • Aceite de oliva abundante.

Para la guarnición:

  • 45 gr de arroz basmati
  • 75 gr de agua caliente
  • 10 gr de mantequilla
  • Una pizca de sal

Para preparar nuestro plato, lo primero que haremos será preparar la guarnición: el arroz estilo peruano. Si no os quedó bien cuando lo preparamos con las berenjenas con salsa miso, os voy a dar de nuevo los pasos y el pequeño truco de la mantequilla, para hacerlo más meloso. Lo que haremos será poner la olla sobre el fuego, al 60% de potencia, añadir el arroz, el agua caliente, una pizca de sal y por último la nuez de mantequilla. Tapamos y cocemos por espacio de 10 minutos, tras ello, apagamos el fuego y dejamos reposar, tapado, 10 minutos más.

Mientras el arroz se va cociendo, prepararemos nuestras albóndigas. Trocearemos las pechugas y las introduciremos en el vaso picador de la batidora con el resto de ingredientes (las especias, ajo, leche, la miga de pan, la yema de huevo y una pizca de sal). Picamos ligeramente, para evitar que nos quede una pasta. Cuando tengamos la mezcla picada, le damos la forma de albóndigas (más bien pequeñas), y las pasamos por harina, sacudiéndolas bien después para retirar el exceso.

Ya sólo nos queda la parte más sencilla del plato, necesitaremos encender dos fuegos, al 60% de potencia. En uno de ellos pondremos una cazuela con los 200 ml de leche de coco, un poco de sal y los granos de pimienta rosa, y dejaremos que infusione unos 5 minutos (lo que vamos a tardar en freír las albóndigas). En el otro fuego, como habréis imaginado, pondremos una sartén con abundante aceite de oliva y, cuando esté caliente, iremos friendo en él las albóndigas por tandas, reservándolas en un plato hasta que las tengamos todas. Cuando esto “ocurra” ya habrán pasado los 5 minutos y podremos añadirlas a la cazuela con la leche de coco y dejaremos que se cocine todo junto durante 7 minutos más, hasta que la salsa se espese. Podemos aprovechar el calor residual del fuego de la sartén para templar el arroz, pues en cuanto pasen los 7 minutos ¡ya tendremos listas las albóndigas!

Ahora las emplatamos junto con el arroz y ¡a disfrutar!

124_AlbondigasPolloCurryCoco

122. Nuggets “Light” al horno con Mahonesa de Curry (18 min)

Aunque aún nos quede miso en la nevera, hoy empezamos un nuevo “lote” de recetas. Esta receta y la siguente están pensadas para hacerse a la vez, con lo que no tardaré mucho en publicarla 😉 Pero vamos a empezar por esta, que lleva proteínas y hace mucho que no os preparo una receta con carne.

Y es que llevar una alimentación equilibrada es importante, por eso hoy he querido compartir con vosotros esta reinvención de los nuggets. Los Nuggets (en general) me parecen uno de los “picoteos” más apetecibles, pero reconozco que los originales, que no dejan de ser pollo frito que se sirve con salsa, no se pueden tomar todos los días porque engordan una barbaridad. Pues bien, hace unos días mi profe de cocina, Rosa Pertierra (¡qué grandes tus clases, Rosa!), me enseñó este truquito para hacer una versión del plato infinitamente más sana. ¿Os parece si empezamos?

Vamos allá con los ingredientes para una ración (unas 6-7 unidades):

  • 200gr de pechugas de pollo (mejor de corral)
  • 40 gr de copos de maíz (cereales tipo Corn Flakes. Muy importante que no tengan azúcar).
  • 2-3 claras de huevo (en realidad con dos bastará, pero ya veréis que digo 3 porque en la próxima receta necesitaremos las 3 yemas “sobrantes”).
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 3 cucharaditas de mahonesa light
  • ¼ de cucharadita, de las de moka, de curry de Madrás
  • Unas gotas de zumo de lima

Para preparar nuestra receta, lo primero que haremos será encender el horno y ponerlo a calentar a 200 ºC. Tras ello, picaremos a cuchillo, de manera irregular, las pechugas de pollo. Las salpimentaremos al gusto y las reservaremos en un bol. El picarlas a cuchillo de manera irregular nos ayudará a darles ese toque de pollo “ligeramente procesado” que tienen algunos nuggets y que me encanta (me adelanto a la foto finish y os enseño cómo quedan por dentro para que veáis a lo que me refiero).

122_DetalleNugget

Pondremos después los cereales en el mortero y lo romperemos hasta que queden transformados en pequeños copitos. Los ponemos en un plato hondo y en otro plato hondo echaremos las claras y las batiremos. Ahora sólo nos falta hacer bolitas con nuestra mezcla de carne y pasarlas primero por las claras y luego por los cereales; tras lo cual las aplastaremos ligeramente y dispondremos sobre un papel de horno o un silpat. Cuando hayamos terminado de montarlos, los metemos en el horno (con ventilador) y mantenemos allí durante 10-12 minutos, dependiendo de si la carne os gusta más o menos hecha.

Este tiempo nos dará de sobra para preparar nuestra salsa, también baja en calorías dentro de lo posible, jejeje. En una tacita, añadiremos las tres cucharaditas de mahonesa light, el ¼ de cucharadita de curri y las gotas (1 cucharadita aproximadamente) de zumo de lima.

Removeremos bien y pondremos en un cuenco pequeño.
Cuando terminen de hornearse los Nuggets, ya sólo nos faltará servirlos en una bandeja pequeña junto al cuenco de salsa y… ¡disfrutarlos sin remordimientos!

122_NuggetsLightHorno