114. Savarín de Cava y Fresas con Chocolate Blanco (40 min + reposo)

Sé que no estamos en la mejor época para proponeros un dulce (en estos últimos días, además, con los roscones ya estaréis saturados) pero esta receta nos va a venir de perlas para acabar con las existencias de cava que nos hayan quedado en la despensa durante las fiestas. En mi caso, además me sirve para gastar el último benjamín que me quedó tras preparar la receta de abadejo al cava. Os invito a probarlo, pues la combinación de sabores es… Ummm!
Antes de daros la lista de ingredientes, os comentaré que savarín es la palabra francesa que se utiliza para denominar a estos bizcochos en forma de rosca, para los que existen moldes especiales. Si no os apetece compraros ninguno, no hay problema, podéis usar un molde normal, pero entonces no lo llaméis savarín, jejeje.

Los ingredientes que necesitamos para nuestro “pequeño” savarín son:

Para el bizcocho:

  • 30 gr de fresas deshidratadas
  • 50 ml de cava (uno de los benjamines que nos quedaron tras preparar el abadejo al cava con crujiente de puerros)
  • 50 gr de harina
  • 50 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita, de las de moka, de esencia de vainilla (que ya usamos en el cake de remolacha y chocolate).
  • 1/3 de cucharadita, de las de moka, de sal
  • 2 gr de levadura royal (una cucharadita de moka, aprox).

Para el almíbar:

  • 150 ml de cava
  • 5 gr de fresas deshidratadas.
  • 100 ml de agua
  • 40 gr de azúcar

Para la cobertura:

  • 65 gr de chocolate blanco
  • 50 gr de mantequilla

Para preparar nuestro savarín, lo primero que haremos será preparar el bizcocho y precalentar el horno a 180 grados. Para ello, pondremos los 30 gr de fresas deshidratadas en remojo en los 50 ml de cava, para que se ablanden ligeramente. Mientras tanto, prepararemos la mezcla del bizcocho en dos boles. En el primero de ellos, mezclaremos la harina, la sal y la levadura. En el otro, mezclaremos el huevo batido con la mantequilla en pomada (para ello la habremos dejado en un sitio cálido un ratito antes o bien la habremos templado un poco con ayuda del microondas. Eso sí, no os paséis de temperatura que luego hay que mezclarla con el huevo y si nos pasamos podríamos cuajarlo). Cuando tengamos la mezcla de los dos boles, echaremos el contenido del bol líquido en el bol sólido y mezclaremos bien. Tras ello, prepararemos un molde de savarín (yo usé uno de 12 cm de diámetro por 4 cm de profundidad) untándolo con un poco de mantequilla y espolvoreándolo con harina. No os olvidéis de hacer esta operación porque si no luego será imposible sacar el bizcocho, jejeje. Cuando lo hayamos preparado, verteremos en él la mezcla sin pasarnos de 2/3 de la capacidad del molde, porque con la levadura crecerá. Si nos sobra mezcla, la desechamos o hacemos alguna magdalenita en una flanera. Cuando lo tengamos, metemos al horno con ventilador y horneamos unos 16 minutos (comprobaremos que está listo cuando, al pinchar con un cuchillo, éste salga limpio).

Mientras el bizcocho está en el horno, aprovecharemos para preparar el almíbar. Para ello, pondremos en un cazo los 150 ml de cava, una de las fresas (los 5 gr que comentaba en la lista de ingredientes), los 100 ml de agua y los 40 gr de azúcar. Pondremos el cazo al fuego, al 50% de potencia, a un fuego lo suficientemente bajo como para que no llegue a hervir, sólo burbujee ligeramente. Lo mantendremos así 17 minutos, de tal forma que poco después de sacar el bizcocho del horno, lo tengamos listo. Reservamos el almíbar y dejamos enfriar bien el bizcocho antes de desmoldarlo (al menos 1 hora).

Cuando el bizcocho se haya enfriado, lo desmoldaremos con mucho cuidado y cortaremos la base para que nos quede recta y el bizcocho quede bien apoyado. Lo pondremos boca abajo sobre una rejilla (con un plato debajo para no liarla, jejeje) e iremos virtiendo sobre el bizcocho, con cuidado, el almíbar para que se empape bien. Repetiremos esta operación con cuidado hasta que se haya empapado bien y hayamos terminado con el almíbar y dejamos escurriendo mientras preparamos la cobertura.

Para preparar la cobertura, tenemos la opción de hacerlo al baño maría o bien con ayuda del microondas. Si optamos por la segunda opción, deberemos usar la potencia mínima pues el chocolate blanco se quema muy fácilmente (las temperaturas de fusión y “estropeado” están muy cerca, jejeje). Meteremos los 65 gr de chocolate blanco en trocitos pequeños y la mantequilla en un bol y lo iremos calentando y removiendo a menudo (en microondas en intervalos de 30 segundos), hasta tener una salsa homogénea. Cuando la tengamos pondremos el bizcocho boca arriba y lo bañaremos con esta cobertura, de la manera lo más artística que podamos (a mí, como veis en la foto, me falta práctica con esto, pero ya mejoraremos, jejeje).

Dejamos enfriar el resultado y… ¡listo para disfrutar! Espero que os guste.

114_SavarinCavaFresasChoco

90. Ensalada de Atún con Yogur y Manzana Verde (15 min)

Seguimos con las ensaladitas para el verano, ahora con una de mis favoritas para esta época del año por lo refrescante que resulta. El yogur, la manzana, el apio, la lima… son ingredientes que combinados entre sí hacen de cualquier receta un bocado fresco. Pero no nos adelantemos, vamos allá con los ingredientes para una ración de esta ensalada:

  • 50 gr de plumas o macarrones rayados, yo los usé de tamaño mini.
  • 15 gr de apio (un tallo)
  • 50 gr de atún en aceite de oliva
  • 60 gr de manzana verde (tipo granny Smith)
  • 1 yogur griego
  • 1 lima
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de eneldo fresco picado (del que nos sobró  tras preparar la ensalada de salmón marinado)
  • Sal

Lo más complicado de esta ensalada es… ¡cocer la pasta! Jejeje. Así que vamos a empezar por esta tarea, cociéndola en abundante agua con sal el tiempo que indique el fabricante en el paquete. Mientras el agua empieza a hervir, aprovecharemos para limpiar el apio (quitarle las hebras que tiene en la superficie, a lo largo) y picarlo muy fino. Pelaremos y picaremos también la manzana, añadiéndola al mismo bol que el apio. A continuación, escurriremos muy bien el atún, para quitarle todo el aceite, lo desmigaremos y añadiremos también al bol, mezclándolo todo muy bien.

Si para este momento ya ha terminado de cocer la pasta, apagar el fuego, enfriarla bajo agua fría y escurrirla bien. Cuando esté escurrida, podremos añadirla ya al bol donde teníamos reservado el atún, la manzana y el apio y añadiremos sal, con prudencia, en función del punto de sal que ya traiga la pasta y del atún.

Para terminar nuestra ensalada, cogeremos un frasquito de vidrio en el que pondremos el yogur, el zumo de la lima, las dos cucharadas de aceite y el eneldo picado (todo menos un poco, que dejaremos para decorar). Cerraremos el bote, agitaremos bien como en una coctelera y ya tendremos la salsa de nuestra ensalada!!! Ahora sólo queda mezclarla con el resto de ingredientes, servir en el recipiente donde la vayamos a tomar y decorar con el resto del eneldo picado. ¡¡Espero que la disfrutéis!!

090_EnsaladaAtunApioManzana

77. Ensalada de Melocotón Amarillo y Jamón de Pato (12 min)

Ya parece que ha llegado el verano definitivamente, este año le ha costado, pero por fin lo tenemos aquí. Para esta época parece que apetecen más los platos refrescantes, sencillos y fáciles de preparar. Así que, si el cuerpo nos pide esto… ¿para qué nos vamos a negar? 😉

Hoy vamos a dejarnos llevar por el espíritu estival y vamos a preparar esta ensaladita fresca, para empezar con buen pie las noches de verano. Para preparar una ración de nuestra ensalada, vamos a necesitar:

  • 30 gr de lechuga (de la que habíamos empezado al preparar la Pita Noruega de Salmón).
  • 35 gr de melocotón amarillo (limpio = ya pelado)
  • 5 gr de mantequilla
  • 1 cucharadita, de las de moka, de azúcar blanco
  • 8 lonchas de jamón de pato (unos 25gr)
  • 10 gr de nueces (de la bolsita que teníamos empezada tras preparar los Sándwiches de Queso Azul y Nueces)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de Vinagre de Módena
  • 1 pizca de sal

Para preparar nuestra ensalada, empezaremos por lavar y secar muy bien nuestras hojas de lechuga. Por otro lado, dejaremos el jamón de pato aireándose también para que, al sacarlo de la bolsa de vacío, recupere toda su textura y aromas.

A continuación, cortaremos el melocotón en cubitos de 0,5 cm de lado. Pondremos una sartén al fuego, al 50% de potencia, y le añadiremos la mantequilla para que se vaya derritiendo. Cuando esto ocurra, añadiremos los cubitos de melocotón y los rehogaremos durante 3 minutos. Pasado este tiempo, cuando el melocotón ya haya perdido algo de agua, añadiremos el azúcar para caramelizarlo. Para lo cual seguiremos rehogando otros 3 minutos o hasta que empiece a dorarse. En este momento, apagaremos el fuego y retiraremos el melocotón de la sartén para que se enfríe.

Ahora llega el turno del aliño, que prepararemos metiendo en un botecito de cristal el aceite, el vinagre de Módena y las nueces picaditas. Cerramos el bote, agitamos y ¡listo!

Ya sólo nos queda servirla. Lo podremos hacer como más rabia nos dé; por separado, como en la foto, o el modo clásico de poner la lechuga al fondo, encima el melocotón, sobre él el jamón y por último el aliño. Sí que os recomiendo, en cualquier caso, que sólo añadáis la sal a la lechuga, ya que si la sal nos cae sobre el jamón o sobre el melocotón nos puede estropear el sabor (salando demasiado el jamón y perdiendo el toque dulce/cítrico del melocotón).  

Espero que os guste… ¡Buen provecho amigos!

077_EnsaladaMelocotonJamonPato

59. Borrachito de Fruta y Flor de Naranja (42 min, mejor con antelación)

Aquí os presento otra de las creaciones de las que más orgullosa me siento, una de esas recetas en las que con muy poco se consigue mucho. Surgió con la idea de rematar las naranjas de zumo que teníamos en la nevera tras preparar el wok, y por las ganas que tenía ya de cocinar algún postre, que desde las fresas con leche no habíamos tomado nada de dulce. El nombre refleja que en esta receta incluiremos, además del zumo, agua de azahar, la cual da un sabor increíble que os resultará familiar (se usa para perfumar el roscón de reyes). Resulta estupendo como postre o como acompañante del café del desayuno. Ya me contaréis si os gusta. De momento, os doy la lista de los ingredientes que necesitaremos para hacer dos bizcochitos como el de la foto.

Para el bizcocho necesitaremos:

  • 50 gr de harina
  • 50 gr de azúcar
  • 50 gr de mantequilla en pomada (ya sabéis, prácticamente derretida)
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita, de las de moka, de agua de azahar (la podréis encontrar en grandes supermercados, en la zona del azúcar y, seguramente, muy cerca de la esencia de vainilla).
  • 2 gr de levadura tipo Royal
  • 1/3 de cucharadita, de las de moka, de sal

 Para el almíbar:

  • 10 cl de zumo de naranja (de las naranjas que nos sobraron tras preparar el wok de pollo agridulce)
  • 60 gr de azúcar
  • 5cl de agua

 Para prepararlos, lo primero que haremos será encender el horno y precalentarlo a 180 grados. Mientras se calienta, en un bol, mezclaremos los ingredientes secos del bizcocho (harina, levadura y sal). En otro bol, batimos el huevo y lo mezclamos con el agua de azahar y la mantequilla (ojo, que la mantequilla ha de estar blandita, pero no caliente para que no nos cuaje el huevo al mezclarlo). Cuando tengamos bien mezclados los ingredientes húmedos, los echaremos en el centro del otro bol y, con ayuda de unas varillas, los iremos mezclando hasta obtener una masa uniforme.

Hecho esto, prepararemos nuestros moldes. Yo voy a usar los mismos que usé en otras ocasiones para otros individuales (el cake de dátiles o el flan de guisantes), que son unas flaneras de 8 cm de diámetro y 5 cm de alto. Los prepararemos untando el interior de mantequilla (lo mejor es hacerlo con los dedos) y luego espolvoreando sobre la capa de mantequilla harina. Para evitar que quede más harina de la que necesitamos, pondremos las flaneras boca abajo y les daremos unos golpecitos para que la harina sobrante se desprenda.

Ahora que ya tenemos listos los moldes, vertemos la mitad de nuestra preparación del bizcocho en cada uno de ellos (si sois muy tiquismiquis incluso podéis pesarlos para saber que son iguales –yo lo hice, jejeje, estoy fatal-). Los metemos al horno y horneamos, con calor arriba y abajo, durante unos 16 minutos, o hasta que veamos que al pinchar el bizcocho con un cuchillo, el cuchillo sale limpio. En este punto, los sacamos del horno y los dejamos enfriar bien antes de desmoldarlos.

Pero el tiempo de horneado nos vendrá de perlas para preparar el almíbar. Para ello, mezclamos todos los ingredientes que os comentaba arriba (zumo, agua y azúcar) en un cazo y lo ponemos a cocer, al 60% de potencia, durante 14 minutos. Pasado este tiempo, igual que con el bizcocho, apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Supongamos que ya tenemos todo frío. Ahora viene lo más difícil, pues lo que hemos hecho hasta ahora está chupado!! Sacaremos los bizcochitos del molde, perfilando antes los bordes con un cuchillo afilado para facilitarnos la tarea, poniéndolo boca abajo (con la mano o un plato debajo para evitar la caída) y dándole ligeros golpecitos al fondo de la flanera. Una vez fuera, para darle mejor presencia, yo corté la parte superior del bizcocho para dejarlo plano y evitar el aspecto de magdalena. Además, este corte nos facilitará la tarea de emborrachar el bizcocho. Los recortes no los tiréis, solos están buenísimos, pero sino los podréis emborrachar también con el almíbar y hacer una primera cata del plato 😉

Pues bien, una vez cortados, pondremos los bizcochos sobre una rejilla con un plato debajo. La rejilla nos ayudará a que no se acumule demasiado almíbar abajo y nos ablande demasiado el bizcocho; y el plato nos servirá para recoger el almíbar y evitar que se pierda, para darle más “manos” de emborrachado. Y es que, lo que tenemos que hacer ahora es eso, emborrachar los bizcochos. Lo haremos con ayuda de una cucharita y/o un pincel de silicona, con ellos iremos pintando y empapando los bizcochos por todos los lados (arriba, abajo y laterales). Darle tiempo suficiente en cada “mano” para que la gravedad haga su efecto y llegue a zonas más profundas del bizcocho, merecerá la pena tener paciencia. Después de unas 4-5 capas, los tendremos listos para servir. Espero que os gusten!!! ¡¡Bon appetit!!

059_BorrachoNaranja

56. Wok de Pollo Agridulce con Naranja (29 min)

Hoy volvemos a darle uso a uno de mis instrumentos favoritos a la hora de cocinar: el wok. ¿Los motivos? Sobre todo la rapidez, limpieza y la posibilidad de cocinar alimentos sin apenas aceite, fenomenal para cuidarse!! Con él, empezamos hoy un lote de recetas basadas en ingredientes “nuevos”: el pollo (compré una pechuga grande entera) y las naranjas de zumo (compré 5 para los desayunos y estas recetas). Por eso no veréis nuestras tradicionales “negritas” que nos destacan los ingredientes que vienen de otras recetas; pero bueno, alguna vez también hay que ir a la compra ¿no? Espero que este lote de recetas enlazadas os gusten, vamos a por los ingredientes de la primera.

Para preparar cada ración del wok de pollo necesitaréis:

  • 170 gr de pechuga de pollo entera (es más o menos la mitad de la pechuga entera que compré, el resto lo usaremos enseguida).
  • 60 gr de cebolla roja
  • 100ml de zumo de naranja
  • 50 ml de salsa de soja
  • 1 cucharada colmada de azúcar blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 50 gr de arroz para ensaladas

Lo primero que vamos a hacer es poner un cazo con agua y sal sobre el fuego, que llevaremos a ebullición y, en cuanto empiece a hervir, le añadiremos el arroz. Tardará en estar listo, según indica el fabricante en el paquete, 20 min, justo el tiempo que necesitamos para preparar el resto.

Mientras el agua hierve, aprovechamos para cortar la cebolla roja en tiras finas y el pollo en tacos de 2x2cm. Reservamos ambas cosas y aprovechamos también para hacer el zumo. Cuando tengamos todo preparado, podremos ya empezar el salteado. Pondremos el wok sobre el fuego al 80% de potencia y, cuando se haya calentado, añadiremos las 3 cucharadas de aceite y la cebolla, salteándola durante 2 minutos. Después, añadiremos los tacos de pollo sin sazonar, pues la salsa de soja ya le dará sabor al plato y seguimos salteando, sin dejar de remover, durante 1 minuto. Llegado este punto, añladiremos ahora el zumo, la salsa de soja y el azúcar y seguiremos salteando, removiendo a menudo, durante 4 minutos o hasta que la salsa del wok se haya espesado. Apagamos el fuego, dejamos el wok tal y como está para que se mantenga caliente con el calor residual hasta el momento de servir, y aprovechamos para escurrir bien el arroz (pero sin enfriarlo). Servimos el plato con un poco de pollo y otro poquito de arroz y ¡¡a disfrutar!!

056_PolloNaranja

52. Postre de Fresas con Leche (5 min + refrigeración)

Hace mucho que no os preparo un postre y eso que seguimos estando en muy buena temporada de fresas. ¡Tiene delito! Así que para enmendar nuestra falta, hoy vamos a preparar con ellas un postre rápido, sano y riquísimo que es una receta tradicional de mi familia.

Los ingredientes que necesitamos para dos raciones (está bien endulzarse dos días o hacerlo por parejas) son:

  • 70 gr de fresas limpias (no son del mismo lote que usamos para los vasitos de Strawberry Cheesecake, pero podrían serlo si hubiéramos sido más golosos 😉 ).
  • 25 gr de azúcar blanco (más o menos 2 cucharadas)
  • 250 ml de leche

La preparación es rapidísima, pero lo que sí os recomiendo es que lo preparéis con antelación, mínimo un par de horas, porque así daremos tiempo a que se enfríen en la nevera y las fresas suelten un poco de zumo que nos teñirá la leche dándole un sabor de película. Ummm!!

Para preparar este postre, lo primero que tenéis que hacer es limpiar y secar bien las fresas, eliminando los rabitos y los posibles golpes que puedan tener. Después, hay que cortarlas en cubos irregulares de entre 1 y 1,5 cm de lado (en función del tamaño del recipiente donde lo vayamos a servir después) y las reservamos en un bol. A ese bol le añadimos el azúcar, removemos bien para que impregne las fresas y se disuelva en su zumo. A continuación echamos la leche y removemos otro poco para terminar de disolver el azúcar. Tapamos el bol y lo reservamos en la nevera hasta el momento de servir y ¡listo!

Nota: Si queréis preparar la versión light, podéis cambiar el azúcar blanco por 2 bolsas de sacarina en polvo o bien 1 cucharadita de las de moka de edulcorante líquido. Y en cuanto a la leche, yo empleé en esta receta leche semidesnatada, pero podéis usar también leche desnatada. Espero que os guste!

052_FresasLeche