48. Pesto Rosso para una Pasta Gourmet (23 min)

Cuando mi hermana probó esta receta en mi casa, me dijo: “Ana, ¡¡pero si es la mejor pasta que he probado en la vida!!” e incluso me recomendó no compartirla en el blog para guardar esta delicia en secreto… Pero ¡qué demonios! Esta receta es clave para nuestra misión de encadenar nuestras recetas; pues aprovecharemos la última zanahoria, las hojas de albahaca que habíamos empezado con el flan y el queso parmesano que empezamos también en esta receta. Así que espero que disfrutéis muchísimo con esta receta y homenajeéis con ella a vuestros seres más queridos y, eso sí, si os preguntan de dónde habéis sacado esta receta… decidles que del blog: antesquecaduque!!

Os comento directamente los ingredientes que vais a necesitar, en este caso, para preparar salsa para 6 raciones. Si no vais a gastar toda de una sóla vez, podéis congelar en botecitos el resto de la salsa sobrante en raciones individuales (4 cucharadas) e ir descongelando según las vayáis necesitando:

  • 110 gr de zanahoria (la última que nos quedaba después de las albóndigas de Fuengirola, el arroz tres delicias, la ensaladilla rusa y la pepitoria de piñones).
  • 2 bolsas de albahaca (menos las 5 hojas que usamos para el flan de guisantes).
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • 70 gr de anacardos tostados
  • 50 gr de pimiento morrón (lo que nos sobró tras preparar la ensaladilla rusa)
  • 1 botecito (170 gr) de tomate doble concentrado (lo encontraréis fácilmente en Mercadona)
  • 40 gr de parmesano (del que nos sobró tras la salsa rápida de queso del flan)
  • 200 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 10 mitades de tomates secos en aceite, bien escurridos (de los que teníamos en la nevera tras la ensalada templada).
  • 70 gr de pasta, de la mejor calidad que encontréis. Yo usé estos espaguetti rizados.
  • Sal

Lo primero que tenéis que hacer es poner una cazuela con agua a hervir, y mientras se calienta el agua pelar la zanahoria, cortarla en cubitos y cocerla, cuando el agua hierva, durante 10 minutos. Cuando haya pasado este tiempo, retiramos del fuego y escurrimos la zanahoria.

Ahora, podemos ir preparando una olla más grande con abundante agua y algo de sal para cocer la pasta. No le echéis en este caso aceite, pues sellaría los poros de la pasta y los necesitamos para que la salsa impregne bien.

Mientras el agua empieza a hervir, metemos la zanahoria y el resto de ingredientes en el accesorio picador de la batidora y trituramos hasta que quede una pasta homogénea. Probamos de sazón y corregimos si es necesario.

Para este momento ya estará hirviendo el agua y podremos echar la pasta, nos interesa que quede al dente, así que leed las instrucciones del paquete para calcular el tiempo que debe estar hirviendo para coger este punto. Cuando lo tengamos, apagamos el fuego, escurrimos muy bien la pasta en un escurridor y la servimos en un plato, con 4 cucharadas de la salsa por encima.

¡¡Qué la disfrutéis!!

048_PestoRosso

Advertisements

47. Muslitos de Pollo en Pepitoria de Piñones (37 min)

Llamadme clásica o “ipster” que está más de moda, jejeje, pero estos últimos días tengo una afición terrible por los platos de siempre… Hoy le ha tocado el turno a la Pepitoria, un guiso preparado normalmente con carne de ave y al que se incorporan frutos secos picados (generalmente almendras) a la salsa para ayudar a trabarla. Normalmente también para ello se emplea yema de huevo, pero en nuestro guiso de hoy, no haremos ni una cosa ni la otra. Bueno, frutos secos sí, pero no almendras.  ¡Pues vaya pepitoria vas a preparar entonces! … Me diréis… y no os quitaré la razón. Pero si no os ha conquistado ya por los ojos en la foto, tenéis que esperar a probarlo y os aseguro que os conquistará. Además, nos viene de perlas para seguir gastando zanahoria, que aún tenemos para un ratito.

Se me ocurrió prepararla tras ver en el mercado unos pimientos rojos italianos pequeños. Tenían el tamaño de un pimiento italiano verde normal, de los que utilizamos para freir normalmente, y suponían la ración justa para elaborar dos raciones de este plato. Así que lo eché a la bolsa (hay que ser valiente para comprar sólo un pimiento) y me acerqué a la pollería a por 4 muslitos… Ay, ¡¡que me estoy liando!! Os pongo los ingredientes para estas dos raciones en una lista, que si no no hay forma de ir haciendo el check:

  •  50 gr de zanahorias (de las que quedan tras las albóndigas de Fuengirola, el arroz tres delicias y la ensaladilla rusa).
  • 40 gr de piñones
  • 60 gr de pimiento rojo
  • 70 gr de cebolla
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 muslos de pollo
  • Harina (2-3 cucharadas)
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de brandy
  • 200 ml de agua
  • Sal

Para preparar esta receta, vamos a necesitar la olla exprés, así que si tenéis, irla desempolvando. Si no, pues luego os digo los tiempos aproximados para prepararlo en una cazuela normal.

Lo primero que tenéis que hacer es picar las verduras en brunoise, es decir, en cuadritos pequeños de unos 0,5 cm de lado. Picaremos así la cebolla, la zanahoria y el pimiento, para que nos queden como en esta foto, y los reservamos.

047_PolloChilindron_MakingOff

Por otro lado, cogemos la mitad de los piñones, los molemos con ayuda del accesorio picador de la batidora y los reservamos también. Picamos el diente de ajo finamente y lo reservamos junto a los piñones.

Cuanto tengamos listo todo lo anterior, ponemos la olla exprés al fuego, abierta, al 60% de potencia y le añadimos el aceite de oliva. Segundos después, dando un pequeño margen para que se empiece a calentar, añadimos la cebolla picada y rehogamos durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Tras ello, añadimos la zanahoria y repetimos la operación durante 3 minutos más. Ahora incorporaremos el pimiento y rehogaremos durante otros 5 minutos, echando en último lugar el ajo, los piñones molidos y los piñones enteros, dándole unas vueltas durante otro minuto. Hecho esto, apartamos la olla del fuego y en su lugar prepararemos una sartén medianita con abundante aceite de oliva (al menos 1 cm de fondo). Mientras se calienta este aceite, rápidamente sazonamos los muslitos y los pasamos por harina para crear una capa protectora, aunque los sacudiremos después para retirar lo que pueda sobrar y que no nos ensucie mucho el aceite. Ponemos entonces los muslitos a freír, que tendremos unos 45 segundos por cada lado. Importante!! Para que no os acordéis mal de mí, usad una tapa encima de la sartén porque al preparar así el pollo tenemos mucho riesgo de que salte y nos pringue la cocina o incluso nos queme, cosa que no queremos. Así que, para prevenir, mejor ponerle la tapita y levantarla cuando llegue el turno de darle la vuelta.

Conforme vayan estando fritos los muslos, los vamos echando directamente a la olla. Cuando estén todos, apartamos la sartén y traemos de nuevo sobre el fuego la olla, a la que añadiremos ahora el agua, las dos cucharadas de brandy y un pellizco de sal. Tapamos la olla, ponemos la válvula y esperamos a que empiece a salir el vapor. A partir de ese momento, contamos 12 minutos y, pasados éstos, apagamos el fuego y retiramos la olla. Esperamos unos minutos (3 mínimo) antes de abrir la válvula, y otros tantos antes de abrir la olla. Y listo!!! Ya lo tendríamos para servir directamente, solo o con la guarnición que más os guste (patatas fritas, puré de patatas, arroz…).

¡Que aproveche!

047_PolloChilindron

46. La Ensaladilla Rusa de toda la vida (22 min)

Sin duda uno de mis platos preferidos para el tapeo y picoteo informal, acompañada de unas patatas chips y una cervecita bien fría se hace irresistible. Y además, nos viene de perlas para terminar de gastar los guisantes, una de las zanahorias de las que teníamos empezadas (la penúltima) y  los huevos de codorniz. Tenemos tarea por delante, así que no me entretengo más, voy directa a los ingredientes:

  •  4 huevos de codorniz (de los que quedaban tras preparar la sopita castellana y las tostas de jamón) o un huevo de gallina
  • 20 gr de guisantes (los últimos que tenemos por gastar tras el arroz tres delicias y el flan de guisantes)
  • 40 gr de zanahoria (la que ya empezáramos para las albóndigas de Fuengirola y el arroz tres delicias también)
  • 160 gr de patatas monalisa limpias
  • 20 gr de pimiento morrón (de lata, reservar el resto de la lata, con su caldo, para una receta posterior).
  • 50 gr de atún en aceite (ya escurrido)
  • 14 aceitunas verdes sin hueso (mejor manzanilla, sin rellenar).
  • 40 gr de mahonesa (o lo que es lo mismo, cucharada y media)

 Para preparar la ensaladilla, lo primero que tenemos que hacer es poner una olla con abundante agua a hervir y un poco de sal. Después, lo que haremos es cortar la zanahoria en cubos de 1 cm de lado aproximadamente y las patatas en cubos de 2,5 cm. No hace falta que sean cubos perfectos, nos vale como en esta foto que os muestro. Lo importante es que tengan esta diferencia de tamaño, pues es lo que nos hará que las dos hortalizas tarden el mismo tiempo en estar listas.

046_EnsaladillaRusa_makingoff

Cuando las tengamos cortadas y el agua esté hirviendo, las añadimos al agua y mantenemos el fuego al 70% de potencia. Hervimos durante unos 14 min, o hasta que notemos que las patatas no ponen resistencia al pincharlas con un tenedor. Cuando tengan este punto, las sacamos con una espumadera del agua y las ponemos a escurrir; añadiendo a continuación al agua hirviendo los huevos, para cocerlos. Para esta operación, necesitaremos 8 minutos para el caso de los huevos de codorniz y 12 minutos si se trata de un huevo de gallina.

Mientras van cociendo las hortalizas y los huevos, podremos aprovechar para picar el pimiento morrón, cortar las aceitunas por mitades (dejaros 4 para decorar el plato si queréis) y escurrir y desmenuzar el atún, poniéndolo en un bol. Escurrimos y añadimos también los guisantes, y la zanahoria y patatas cuando se hayan enfriado un poco. El último toque lo daremos añadiendo el huevo cocido picado, sal al gusto y la mayonesa. Mezclamos todo muy bien y reservamos hasta el momento de consumirla en la nevera, para que coja algo de fresquito.

Después, la servimos y decoramos al gusto; y la “acompañamos bien” como os decía al principio 😉  ¡¡¡Espero que os guste!!!

046_EnsaladillaRusa

45. Flan de Guisantes con Salsa Rápida de Queso (44 min)

El último día, para el arroz tres delicias, empezamos una lata medianita de guisantes, que habíamos reservado en la nevera en un tarro de cristal. Hoy los gastaremos casi todos con este flan, una manera perfecta para introducir a los más pequeños (y no tan pequeños) a este ingrediente.

Para preparar este flan, usaremos el mismo molde que usamos para el cake de dátiles. Una flanera de 8 cm de diámetro y unos 5-6 cm de alto. Esta ración nos va bien para la cena de una persona sola; si queréis preparar para más gente, ya sabéis, tendréis que multiplicar.

Para cada flan necesitaremos:

  • 115 gr de guisantes (de los que nos sobraron ayer, como os digo, tras el arroz. Reservar un pequeño montoncito -15gr- para la siguiente receta)
  • 5 hojas de albahaca
  • 1 cucharada de cebolla frita (tipo IKEA)
  • 4 cucharadas de leche
  • 1 huevo
  • Sal

Para la salsa rápida de queso necesitaremos:

  • 1 quesito (tipo el caserío, como los que usamos para los macarrones con chorizo).
  • 3 cucharadas de leche
  • 1 cucharadita de queso parmesano en polvo

A pesar de ser un plato que lleva tiempo, por el horneado, la preparación es muy sencilla. Lo primero que tenéis que hacer es poner el horno a calentar a 200 grados. Mientras se calienta, engrasamos la flanera con un poco de mantequilla, que luego nos facilitará la tarea de desmoldar el flan.

A continuación, metemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes del flan menos el huevo, y batimos hasta conseguir una pasta homogénea. Después, cascamos y añadimos el huevo al vaso y batimos un poco más, pero no más de 30 segundos. Probamos esta pasta y corregimos de sazón si es necesario. Si ya la tenemos al gusto, la vertemos en la flanera, le damos unos golpecitos para evitar que queden burbujas.

Ahora lo tendremos que hornear al baño maría, esto quiere decir que meteremos la flanera en un recipiente más grande y añadiremos alrededor de la flanera agua hasta que llegue a estar 1 o 1,5 cm del borde de la flanera. Metemos este “montaje” en el horno y hornearemos (sin ventilador) durante aproximadamente 35 min. Sabremos que está hecho cuando, clavando un cuchillo en el centro del flan, al sacarlo salga limpio. Cuando lo tengamos, sacamos del horno y dejamos enfriar la flanera durante unos 10 minutos al menos antes de desmoldarla.

Entre tanto, podremos preparar la salsa rápida de queso. Lo único que tenemos que hacer para ello es meter todos los ingredientes de la salsa en el vaso de la batidora y batir. Corregiremos de sazón si es necesario y sino, reservaremos en un vasito o salsera hasta un poco antes de servir.

Lo único que nos queda ahora es servir el plato. Para desmoldar el flan, una vez frío, es mejor repasar el perímetro del flan con un cuchillo afilado para que al menos todas las paredes del flan queden despegadas de la flanera. Tapamos la flanera con un plato, sujetamos bien y le damos la vuelta. Si todo ha ido bien, ¡ya tendremos listo nuestro flan! Ahora calentamos 30 segundos la salsa de queso en el microondas y servimos un poco por encima, dejando el resto para que cada comensal (o vosotros mismos) la vayáis añadiendo al gusto.

¡Buen provecho!

045_FlanGuisantes

44. Arroz Tres Delicias… ¿o son Cuatro? (19 min)

Aquí tenemos otro plato con el que podemos aprovechar los huevos de codorniz que nos han ido quedando tras preparar la sopa castellana y los canapés de jamón serrano: el clásico arroz tres delicias de los chinos. Además nos sirve para darle uso a nuestro wok, que después del salteado de brócoli con gambas no lo hemos vuelto a usar y hay que amortizarlo, jejeje.

Os comento los ingredientes necesarios, si os parece, y nos ponemos manos a la obra:

  • 2 huevos de codorniz
  • 45 gr de arroz largo
  • 15 gr de zanahoria (de la que habíamos empezado con las albóndigas de Fuengirola)
  • 15 gr de jamón york en un taco (sí, lo confieso, a pesar de tener el blog hay noches que sigo cenando sándwich mixto… 😉 )
  • 15 gr de guisantes (abriremos un bote medianito, de unos 200 gr, que nos servirá para esta receta y las dos siguientes. Los que no usemos hoy, pasarlos a un frasquito de cristal junto con el caldo de la lata y mantenerlos en la nevera).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva suave u otro aceite vegetal (que los chinos no cocinan con el de oliva, ¿no?)
  • Sal

Para preparar este plato, lo primero que tenemos que hacer es poner a cocer el arroz en una cazuela con abundante agua con sal y mantener a fuego fuerte hasta que esté al dente. No lo terminéis de cocer del todo puesto que, como luego lo vamos a saltear en el wok, correríamos el riesgo de que se hiciera demasiado. Dejarlo, simplemente, un poquito duro. Cuando lo tengáis en ese punto, sacarlo del fuego y escurrirlo y lavarlo bajo el agua del grifo para cortar la cocción.

Pero no nos adelantemos, mientras el arroz se cuece tenemos la tarea de picar la zanahoria y el jamón york en tacos pequeños, como los de la foto. Es decir, el jamón del tamaño de un guisante y la zanahoria un poco más pequeña.

Otra cosa que podéis ir haciendo mientras el arroz se cuece, es abrir cascar los huevos y batirlos en un bol con un poco de sal, como si fueran para tortilla.

Supongamos que ya tenemos el arroz cocido y bien escurrido (tened precaución de que esté lo más seco posible, pues el agua nos estropearía el salteado). Ese momento llegará 😉 pero si os queda algún lapso de tiempo lo podéis utilizar para ir poniendo la mesa, llamar a algún amigo por teléfono o para abrir una cervecita bien fría.

¿Ya está todo a punto? Bien, pues ahora sí, vamos a poner el wok al fuego, al 70% de potencia. Cuando esté caliente, le añadimos las 2 cucharadas de aceite y echamos la zanahoria picada, removemos bien para que se saltee igual por todos los lados y mantenemos así durante 1 minuto. Pasado éste, le añadimos el jamón de york y seguimos salteando durante 30 segundos. Ahora llega el turno de añadir el arroz y los guisantes, todo junto, y una pizca de sal, y seguimos moviendo vigorosamente durante otros 30 segundos.

Ahora viene la parte difícil!! El truquito que usan los chinos para tener esos pedacitos finos de tortilla es añadir el huevo “en hilo”. ¿Esto como se hace? Pues bien, apartáis el contenido del wok en uno de los lados y, sobre la pared del wok que nos ha quedado vacía, vamos dejando caer el huevo batido tan poco a poco que lo que vaya cayendo al wok sea, efectivamente, un hilo que se cuajará enseguida con el calor del wok. Conforme se vaya cuajando, apartamos con la espátula al lado donde tenemos el arroz, y continuamos con la operación hasta que hayamos cuajado los dos huevos de codorniz batidos. Et voilá! Le damos una vuelta al contenido del wok para mezclar todo bien y servimos acompañado de nuestras salsas orientales preferidas (salsa agridulce picante o soja, en mi caso). ¡¡Bueno provecho!!

044_Arroz3Delicias

43. Canapés de Jamón con Huevo de Codorniz (12 min)

No nos olvidemos de que nos quedan en la nevera unos cuantos huevos de codorniz que ya utilizamos para la sopa castellana!! Antes de que se echen a perder podemos aprovecharlos en unas recetas estupendas que son las que nos ocuparán estos días. La de hoy, concretamente, la conocí al ponerse de moda en los coctails de los banquetes de boda. La verdad es que me pareció un invento estupendo, pues supone una explosión de sabor en la boca. Ummm!!! Me encanta! Espero que a vosotros os gusten también y disfrutéis así del vaciado de la nevera, jejeje.

Para preparar 4 tostas como las de la foto (suficiente para una cenita) necesitaréis:

  • 4 huevos de codorniz (como os decía, de los que empezamos con la sopita castellana)
  • 1 tomate (60 gr aprox)
  • ¼ de diente de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra + algo más para freir los huevos
  • 10 gr de pan, que tenga bastante miga
  • 1 cucharadita de vinagre de jerez
  • 60 gr de jamón del bueno, en lascas (yo os lo pongo en negrita, porque me sigue quedando algo de la paletilla ibérica de Navidad, que ya gastara para la Ensalada Ibérica de Escarola).
  • 4 rebanadas de pan

Preparar los canapés es muy sencillo (o no tanto según mi amigo Campillo, para la parte de freir los huevos, pero no nos adelantemos…). Lo primero que tenéis que hacer es tostar las rebanadas de pan y reservarlas.

Justo después, en el vaso de la batidora meteréis el tomate pelado, el pan restante, el ajo, la cucharada de aceite, la cucharadita de vinagre y algo de sal (más o menos dependiendo de lo salado que esté el jamón). Lo batimos y obtendremos una especie de salmorejo rápido, que podemos ir sirviendo encima de las tostadas y sobre él ir poniendo las lascas de jamón.

Por otro lado, tenemos que poner una sartén pequeña, con un fondo de 0,5 cm de aceite de oliva a calentar, al 60% de la potencia. Esperamos 1 minuto más o menos, hasta que el aceite empiece a humear ligeramente. Entre tanto, cortamos la cascara de los huevos como os enseñé cuando hicimos la sopa (hacemos un corte transversal, con un cuchillo de sierra, suficiente para introducir las uñas y terminar de abrir el huevo). Llegados a este punto, ya tendremos el aceite caliente, así que terminamos de abrir los huevos ya sobre la sartén. Yo os recomiendo que, salvo que estéis muy experimentados en la fritura de los huevos, no metáis más de dos a un tiempo, pues, ya varias universidades de prestigio advierten que el ser humano por defecto no está preparado para atender a más de dos cosas a la vez 😉

Fuera de bromas, esa es mi recomendación, al igual que os recomiendo lo que me dijo mi amigo Campillo (ahora sí), que es buena idea salpicar ligeramente los huevos con el mismo aceite de la sartén con ayuda de una cucharita o de la propia rasera. Cuando estén en su punto (como los de la foto), los sacamos con cuidado con una rasera plana, dejamos que escurra un poco el aceite y los colocamos directamente sobre el canapé, añadiéndole una pizca de sal sobre la yema para terminar. Repetimos la operación con los otros dos huevos que nos faltan, emplatamos y ¡devoramos antes de que se enfríen!

¡Bon appetit!

043_CanapesJamonHuevo2