60. Ensalada “de la Buena” (22 minutos)

Curioso nombre, ¿no? Así la bautizamos en mi casa cuando mi madre la hizo por primera vez y es que es otra receta sencilla pero con sabor delicioso. Si me equivoco, admito reclamaciones. Por otro lado, nos sirve además para seguir gastando la lechuga y la cebolla roja que tenemos en la nevera. Por cierto, no os había dicho nada de la lechuga, ¡gran descubrimiento! La lechuga en sí no, pero sí el nuevo formato que conocí en el mercado el otro día. Se trata de lechugas vivas que vienen con su raíz en una especie de macetita, las dejas en la cocina (un sitio donde reciba luz y esté a temperatura ambiente) y la vas regando para que siempre tenga un poco de agua. Así, se mantiene viva e incluso sigue creciendo durante 1-2 semanas, ¡ideal para singles! Pues de otro modo siempre acababa tirándola o aborreciéndola, pues el resto de formatos del mercado son demasiado para uno solo. Así que nada, ya me hecho fan de estas lechugas 😉

Os cuento los ingredientes que necesitamos para una ración de esta ensalada:

  • 28 gr de lechuga (de la que habíamos empezado en la ensalada de pollo)
  • 10 gr de cebolla roja (de la que empezamos para el wok de pollo agridulce y la pizza barbacoa)
  • 7 gr de pepinillos
  • 64 gr de surimi (= tres palitos de cangrejo) Podéis comprarlos congelados e ir tirando, pero si son frescos, tened en cuenta que en un par de días gastaremos otros tres.
  • 1 huevo
  • 37 gr de mahonesa
  • Sal

Para cocinar esta ensalada, lo primero que debemos hacer es cocer el huevo. Si estáis siguiendo el ritmo del blog, aprovechar para cocer 2 huevos, que el otro lo usaremos en breve y os aguantará bien incluso fuera de la nevera. Para cocer el huevo, poner un cazo con agua a hervir y añadirle un chorrito de vinagre al agua para evitar que el huevo se vacíe en caso de que se rompa. Cuando el agua empiece a hervir, introducir los huevos con cuidado y cocerlos durante 12 min.

Durante este tiempo, aprovechar para lavar y secar bien la lechuga, cuando esté seca, la cortaremos en bandas de unos 2 cm de ancho. Cortaremos también el pepinillo en lonchas muy finas y picaremos finamente la cebolla. Por último, el surimi lo cortaremos en rodajitas y dispondrmos todos estos ingredientes en una ensaladera.

Cuando haya finalizado el tiempo de cocción de los huevos, retirar el cazo del fuego, vaciarlo y enfriar el que vamos a utilizar metiéndolo en un vaso de agua fría (si tenemos más tiempo, dejarlo enfriar a temperatura ambiente). Una vez frío, pelarlo y cortarlo en gajos no demasiado grandes, añadiéndolos después a la ensaladera donde teníamos el resto de ingredientes. Añadimos sal al gusto y por último la mahonesa. Mezclamos bien con ayuda de una cuchara y ¡lista para tomar! Podéis servirla en esa misma ensaladera o en otro platito limpio, que puede que con el mezclado se nos haya quedado poco presentable. ¡Espero que os guste!

060_EnsaladaBuena

Advertisements

47. Muslitos de Pollo en Pepitoria de Piñones (37 min)

Llamadme clásica o “ipster” que está más de moda, jejeje, pero estos últimos días tengo una afición terrible por los platos de siempre… Hoy le ha tocado el turno a la Pepitoria, un guiso preparado normalmente con carne de ave y al que se incorporan frutos secos picados (generalmente almendras) a la salsa para ayudar a trabarla. Normalmente también para ello se emplea yema de huevo, pero en nuestro guiso de hoy, no haremos ni una cosa ni la otra. Bueno, frutos secos sí, pero no almendras.  ¡Pues vaya pepitoria vas a preparar entonces! … Me diréis… y no os quitaré la razón. Pero si no os ha conquistado ya por los ojos en la foto, tenéis que esperar a probarlo y os aseguro que os conquistará. Además, nos viene de perlas para seguir gastando zanahoria, que aún tenemos para un ratito.

Se me ocurrió prepararla tras ver en el mercado unos pimientos rojos italianos pequeños. Tenían el tamaño de un pimiento italiano verde normal, de los que utilizamos para freir normalmente, y suponían la ración justa para elaborar dos raciones de este plato. Así que lo eché a la bolsa (hay que ser valiente para comprar sólo un pimiento) y me acerqué a la pollería a por 4 muslitos… Ay, ¡¡que me estoy liando!! Os pongo los ingredientes para estas dos raciones en una lista, que si no no hay forma de ir haciendo el check:

  •  50 gr de zanahorias (de las que quedan tras las albóndigas de Fuengirola, el arroz tres delicias y la ensaladilla rusa).
  • 40 gr de piñones
  • 60 gr de pimiento rojo
  • 70 gr de cebolla
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 muslos de pollo
  • Harina (2-3 cucharadas)
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de brandy
  • 200 ml de agua
  • Sal

Para preparar esta receta, vamos a necesitar la olla exprés, así que si tenéis, irla desempolvando. Si no, pues luego os digo los tiempos aproximados para prepararlo en una cazuela normal.

Lo primero que tenéis que hacer es picar las verduras en brunoise, es decir, en cuadritos pequeños de unos 0,5 cm de lado. Picaremos así la cebolla, la zanahoria y el pimiento, para que nos queden como en esta foto, y los reservamos.

047_PolloChilindron_MakingOff

Por otro lado, cogemos la mitad de los piñones, los molemos con ayuda del accesorio picador de la batidora y los reservamos también. Picamos el diente de ajo finamente y lo reservamos junto a los piñones.

Cuanto tengamos listo todo lo anterior, ponemos la olla exprés al fuego, abierta, al 60% de potencia y le añadimos el aceite de oliva. Segundos después, dando un pequeño margen para que se empiece a calentar, añadimos la cebolla picada y rehogamos durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Tras ello, añadimos la zanahoria y repetimos la operación durante 3 minutos más. Ahora incorporaremos el pimiento y rehogaremos durante otros 5 minutos, echando en último lugar el ajo, los piñones molidos y los piñones enteros, dándole unas vueltas durante otro minuto. Hecho esto, apartamos la olla del fuego y en su lugar prepararemos una sartén medianita con abundante aceite de oliva (al menos 1 cm de fondo). Mientras se calienta este aceite, rápidamente sazonamos los muslitos y los pasamos por harina para crear una capa protectora, aunque los sacudiremos después para retirar lo que pueda sobrar y que no nos ensucie mucho el aceite. Ponemos entonces los muslitos a freír, que tendremos unos 45 segundos por cada lado. Importante!! Para que no os acordéis mal de mí, usad una tapa encima de la sartén porque al preparar así el pollo tenemos mucho riesgo de que salte y nos pringue la cocina o incluso nos queme, cosa que no queremos. Así que, para prevenir, mejor ponerle la tapita y levantarla cuando llegue el turno de darle la vuelta.

Conforme vayan estando fritos los muslos, los vamos echando directamente a la olla. Cuando estén todos, apartamos la sartén y traemos de nuevo sobre el fuego la olla, a la que añadiremos ahora el agua, las dos cucharadas de brandy y un pellizco de sal. Tapamos la olla, ponemos la válvula y esperamos a que empiece a salir el vapor. A partir de ese momento, contamos 12 minutos y, pasados éstos, apagamos el fuego y retiramos la olla. Esperamos unos minutos (3 mínimo) antes de abrir la válvula, y otros tantos antes de abrir la olla. Y listo!!! Ya lo tendríamos para servir directamente, solo o con la guarnición que más os guste (patatas fritas, puré de patatas, arroz…).

¡Que aproveche!

047_PolloChilindron

3. Hamburguesa con Queso de Cabra y Cebolla Confitada (30 min)

Me echaréis la bronca, seguramente, porque de esta receta sólo aprovechamos la cebolla de los ingredientes anteriores, pero es que hoy me he levantado carnívora y necesitaba un poco de proteínas. Espero que después de probarla me podáis perdonar el desliz… Enseguida seguimos aprovechando ingredientes, no os preocupéis.

Pongámonos manos a la obra. Para este plato necesitaréis:

  • 125 gr de cebolla blanca dulce (limpia)
  • 1 cucharada de azúcar (no colmada)
  • 1 cucharadita de miel
  • 120 gr de carne de ternera (añojo 1ª) en filetes (básicamente 1 filete un poco grandecito. Si el carnicero os pone pegas, poner carita de pena…)
  • 1 cucharada de mostaza antigua
  • 1 rebanada (40 gr) de rulo de queso de cabra (comprar unos 100gr en total, que lo usaremos para próximas recetas)
  • 1 panecillo de hamburguesa
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal Maldón

Para prepararlo, lo primero es cortar la cebolla en juliana (tiras) y ponerla a sofreír en la sartén con 3 cucharadas de aceite de oliva y el fuego al 50% de la potencia, para que se poche despacito, durante 10 minutos, sin olvidar y removiéndola de vez en cuando (cada 2 min aprox).
Entre tanto, cortar el filete en tiras y poner en el accesorio picador de la batidora junto con una pizca de sal Maldon y una cucharadita de aceite de oliva virgen extra. Picar, pero mejor hacerlo a intervalos cortos para asegurarnos que no se está picando demasiado (se nos quedaría hecho una pasta y perdería la gracia).
Volvemos a la cebolla, si han pasado ya los 10 minutos, agregarle ahora la cucharada (no colmada) de azúcar y la cucharadita de miel y tenerlo en el fuego otros 5 minutos más, sin olvidar de seguir removiendo de vez en cuando.
Entre tanto, dar forma a la hamburguesa y poner la sartén al fuego (70% de la potencia) con una cucharadita de aceite de oliva. Cuando esté caliente, poner la hamburguesa y, para dejarla al punto, tenerla al fuego 2 min por cada lado. Si os gusta más hecha, pues, ya sabéis: más tiempo.
Abrir el panecillo de la hamburguesa y montarla poniendo la carne, el queso de cabra, la cebolla confitada y la mostaza y… ¡¡A comer!!

Toque: Podréis añadirle también kétchup o salsa barbacoa, pero tal cual está buenísima, pues se aprecia más el sabor de la carne.

003_HamburgCabra

Nacimiento de: “AntesqueCaduque”

Estimados todos:

¡Bienvenidos a “antesquecaduque”!

 Este es un blog que nace con la intención de arrojar luz y alegría sobre todos aquellos singles (o familias de 1-2 personas) que sobreviven cada día alimentándose de cualquier cosa.

 Y es que somos (o éramos) muchos los que sufrimos por no tener energía al llegar a casa para pensar en nuevas recetas. Pero, no sólo por eso, sobre todo sufrimos porque lo más habitual es que tengamos que comprar ingredientes que están pensados para familias grandes, sabiendo de antemano que mucha de esa comida al final la vamos a acabar tirando… Así que, como no nos gusta tirar el dinero (¡ya vivir sólo es suficientemente caro!), acabamos repitiendo plato durante toda la semana u optando por no comprar y cenar un día sí y otro también ¡un sandwich mixto!

 Que el sandwich mixto, mi gran amigo, me perdone; pero desde hoy quiero comenzar un camino en el que existan otros platos en el mundo!!! Además, quiero “recoger el guante” de este reto que será cocinar a tiempo todos los ingredientes que nos sobren de preparaciones anteriores ¡¡Antes de que caduquen!! Todo aquel que quiera acompañarme podrá aprovechar que alguien ya lo habrá pensado, calculado y probado antes (jejeje, sí, alguna receta no verá nunca la luz… las malas invenciones las guardaré en el cajón para que no os acordéis mal de mi).

 Desde hoy os iré presentando estas “recetas encadenadas” con ese doble objetivo:

  • Conocer nuevos platos sólo para uno (bueno, si queréis que sean para más, en la mayoría de los casos sólo tendréis que multiplicar los ingredientes… ) y
  • Aprovechar los ingredientes que tenemos en casa antes de que caduquen.

El “Método”:

Para no aburriros con una parrafada cada vez que empiece con una receta, haré una cosa, marcaré con negrita los ingredientes que vienen de la receta anterior, los ingredientes “re-aprovechados”. Normalmente serán también los ingredientes que nos dan más problemas a la hora de la compra para uno solo: los huevos (mínimo por docenas), las patatas, lácteos, etc. Las frutas y hortalizas tenemos la suerte de poder comprarlas a granel ya en muchos sitios, sitios en los que además no te miran raro por pesar y comprar 1 o 2 tomates, 1 pimiento o 1 cabeza de ajos… Con las verduras y lechugas ya no hay tanta suerte, pero algo inventaremos. No preocuparse!! Y con las carnes, pescados y mariscos, pues encontraremos de todo, pero en esos casos ya os daré más detalle de cómo comprar para aprovecharlo mejor.

La segunda “advertencia para navegantes” es que me entretendré en describir la forma de cocinar de tal modo que hasta los principiantes puedan hacerlo. Para los que ya conozcan el proceso, sólo tendrán que leer más rápido, y así ayudamos a los que no lo conocen. Me acuerdo aquí de sobre todo de “mis emigrantes” más recientes (mi hermanita y mi gran amiga Laura), pero les siguen un montón de amigos y familia más o menos recién independizados (bien por voluntad propia o bien porque sus “pequeños” volaron del nido). Pensad que si me “enrollo”, lo hago desde el cariño, por eso os pido que me permitáis esa licencia. De todos modos, intentaré concretar.

Creo que de momento es todo. ¿Os parece si empezamos? ¡A lavarse las manos!