72. Rollitos de Jamón, Queso y Avellanas (14 min)

Parece que la cosa va de enrollar últimamente, jejeje, los crepes, ahora estos rollitos…. Pero no os preocupéis, que esta receta no es nada rollo de preparar; de hecho es una de las más fáciles que hemos preparado últimamente y nos viene de perlas para terminar de gastar esas avellanas que nos quedaban rodando por la despensa. Al margen de que pueda ser una cena de picoteo estupenda para uno, esta receta es además uno de los clásicos de mi familia como aperitivo en las celebraciones. Simple y sabroso: ¡la combinación perfecta!

No me voy a enrollar más… 😉 y vamos allá con los ingredientes para hacer justo la cantidad que veis en la foto (6 mini rollitos):

La preparación es así de simple: ponemos en un bol el queso y le vamos añadiendo las avellanas, que iremos picando lo más finamente posible con ayuda de un cuchillo. Cuando hayamos picado todas las avellanas, removemos para integrarlas bien con el queso y tener una mezcla homogénea.
A continuación extenderemos las lonchas de jamón sobre la tabla de cortar y en cada uno de los extremos pondremos una “tira” de la mezcla, intentando que llegue hasta los extremos y que nos quede lo mejor repartida posible entre las tres lonchas (podéis incluso pesar la cantidad de mezcla, si sois perfeccionistas). Una vez hecho el reparto, comenzaremos a enrollar cada loncha desde el lado donde está la mezcla hasta llegar al otro extremo, dejando ya “configurado” nuestro rollito. Ahora, con un cuchillo bien afilado, cortaremos cada rollito por la mitad y los dispondremos de manera más o menos artística en el plato, decorándolo, si queremos, con cebollino picado por encima.

¡Y listo! ¡Sólo nos queda disfrutarlos! ¡Bon appétit!

072_RollitosdeQuesoyAvellanas

44. Arroz Tres Delicias… ¿o son Cuatro? (19 min)

Aquí tenemos otro plato con el que podemos aprovechar los huevos de codorniz que nos han ido quedando tras preparar la sopa castellana y los canapés de jamón serrano: el clásico arroz tres delicias de los chinos. Además nos sirve para darle uso a nuestro wok, que después del salteado de brócoli con gambas no lo hemos vuelto a usar y hay que amortizarlo, jejeje.

Os comento los ingredientes necesarios, si os parece, y nos ponemos manos a la obra:

  • 2 huevos de codorniz
  • 45 gr de arroz largo
  • 15 gr de zanahoria (de la que habíamos empezado con las albóndigas de Fuengirola)
  • 15 gr de jamón york en un taco (sí, lo confieso, a pesar de tener el blog hay noches que sigo cenando sándwich mixto… 😉 )
  • 15 gr de guisantes (abriremos un bote medianito, de unos 200 gr, que nos servirá para esta receta y las dos siguientes. Los que no usemos hoy, pasarlos a un frasquito de cristal junto con el caldo de la lata y mantenerlos en la nevera).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva suave u otro aceite vegetal (que los chinos no cocinan con el de oliva, ¿no?)
  • Sal

Para preparar este plato, lo primero que tenemos que hacer es poner a cocer el arroz en una cazuela con abundante agua con sal y mantener a fuego fuerte hasta que esté al dente. No lo terminéis de cocer del todo puesto que, como luego lo vamos a saltear en el wok, correríamos el riesgo de que se hiciera demasiado. Dejarlo, simplemente, un poquito duro. Cuando lo tengáis en ese punto, sacarlo del fuego y escurrirlo y lavarlo bajo el agua del grifo para cortar la cocción.

Pero no nos adelantemos, mientras el arroz se cuece tenemos la tarea de picar la zanahoria y el jamón york en tacos pequeños, como los de la foto. Es decir, el jamón del tamaño de un guisante y la zanahoria un poco más pequeña.

Otra cosa que podéis ir haciendo mientras el arroz se cuece, es abrir cascar los huevos y batirlos en un bol con un poco de sal, como si fueran para tortilla.

Supongamos que ya tenemos el arroz cocido y bien escurrido (tened precaución de que esté lo más seco posible, pues el agua nos estropearía el salteado). Ese momento llegará 😉 pero si os queda algún lapso de tiempo lo podéis utilizar para ir poniendo la mesa, llamar a algún amigo por teléfono o para abrir una cervecita bien fría.

¿Ya está todo a punto? Bien, pues ahora sí, vamos a poner el wok al fuego, al 70% de potencia. Cuando esté caliente, le añadimos las 2 cucharadas de aceite y echamos la zanahoria picada, removemos bien para que se saltee igual por todos los lados y mantenemos así durante 1 minuto. Pasado éste, le añadimos el jamón de york y seguimos salteando durante 30 segundos. Ahora llega el turno de añadir el arroz y los guisantes, todo junto, y una pizca de sal, y seguimos moviendo vigorosamente durante otros 30 segundos.

Ahora viene la parte difícil!! El truquito que usan los chinos para tener esos pedacitos finos de tortilla es añadir el huevo “en hilo”. ¿Esto como se hace? Pues bien, apartáis el contenido del wok en uno de los lados y, sobre la pared del wok que nos ha quedado vacía, vamos dejando caer el huevo batido tan poco a poco que lo que vaya cayendo al wok sea, efectivamente, un hilo que se cuajará enseguida con el calor del wok. Conforme se vaya cuajando, apartamos con la espátula al lado donde tenemos el arroz, y continuamos con la operación hasta que hayamos cuajado los dos huevos de codorniz batidos. Et voilá! Le damos una vuelta al contenido del wok para mezclar todo bien y servimos acompañado de nuestras salsas orientales preferidas (salsa agridulce picante o soja, en mi caso). ¡¡Bueno provecho!!

044_Arroz3Delicias