112. Paté de Perdiz con Caviar de Aceituna Negra (60 min)

¡Comprobado! En el siglo XXI ya no hace falta casarse ni tener pareja para comer perdices. Lo de los cuentos ya quedó atrás y os lo voy a demostrar con esta receta y la siguiente, dos platazos para gente como tú y como yo, que vivimos “solitos en palacio”. El primero de ellos es este paté de perdiz, que si bien es típico de Jaén, yo lo probé por primer vez en Madrid (en la Taberna el Chato) y después en Almodóvar del Campo, Ciudad Real. De este plato me atrajo especialmente la combinación entre el sabor suave del paté, la untuosidad que le da el aceite de oliva con que se acompaña y el toque de sazón que le da el caviar de aceituna negra.
Si no habéis probado nunca esta combinación, desde luego os sorprenderá y no hay mejor excusa para ponerse manos a la obra que prepararlo como entrante para estas próximas fiestas de Navidad. Os listo los ingredientes que necesitaremos para 3 tarrinas pequeñas de este paté:

  • ½ perdiz (170 gr entera, lo que equivale aprox. 95 gr de carne una vez limpia)
  • 55 gr de higaditos de pollo
  • 50 gr tocino fresco (comprad un poco más, unos 30gr, que lo usaremos para algún guiso en breve)
  • 80 gr de cebolla limpia
  • 30 gr de aceitunas negras sin hueso (de las que empezamos en la receta de los “Tallarines a la Putanesca”)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva y un poco más (del mejor que tengáis para crudo) para servir.
  • 3 cucharadas de brandy
  • 1 cucharadita, de las de moka, de tomillo fresco
  • 140 gr de nata líquida (para montar)
  • 1 huevo
  • Sal

Si sois un poco remilgados la primera tarea a desempeñar en este plato no os va a gustar nada: hay que extraer la carne de nuestra media perdiz. Para ello, quitamos la piel y con paciencia, un buen cuchillo y unas tijeritas vamos separando la carne del hueso y apartándola en un bol. Conviene que al tiempo la vayáis cortando en pedacitos más pequeños, pues así evitaréis que se os cuele algún perdigón en el caso de que la perdiz sea de campo. Una vez limpia, pesad y picad groseramente los higaditos de pollo y reservarlos junto a la carne de perdiz. Haced lo mismo con el tocino y luego, limpiad muy bien la tabla y pesad y picad finamente la cebolla.

Cuando ya tengamos todo esto listo (nuestro “mise en place”), poner un cazo al fuego con las dos cucharadas de aceite de oliva, al 60% de potencia. Rehogaremos la cebolla durante unos 5 minutos, removiendo a menudo, hasta que quede transparente.

Mientras tanto, aprovechad para ir encendiendo el horno, poniéndolo a 180 grados y sin ventilador.

Una vez haya pasado el tiempo de la cebolla, añadiremos la carne, los higaditos y el tocino, rehogándolo todo durante 3 minutos. Añadimos el brandy y el tomillo rehogamos durante 4 minutos más. Apagamos el fuego y sazonamos.

Mientras el contenido del cazo se enfría un poco, batiremos el huevo y le añadiremos la nata y sal, mezclándolo todo muy bien para tener una mezcla homogénea. Cuando la tengamos, prepararemos la mezcla del paté en dos pasos: en primer lugar picaremos las carnes por separado, tal y como están en el cazo, y luego le añadiremos la mezcla de nata y huevo y volveremos a batir. Probaremos de sazón y corregiremos si es necesario.

A continuación verteremos nuestra mezcla en tarrinas o flaneras aptas para el horno. Las pondremos en una fuente de horno lo suficientemente grande para que nos quepan todas y llenaremos con cuidado el fondo de la fuente de agua hasta que llegue al menos a la mitad de altura de nuestras tarrinas. Vamos, esto es “lo que viene siendo” un baño maría, pero me he extendido explicándolo por si alguien no lo había hecho nunca. También os lo he explicado con mi “truco” pues cuando empezaba, más de una vez cometí el error de llenar la fuente de agua y luego meter las tarrinas y… ¡horror! El agua acababa cubriéndolas demasiado y metiéndose dentro de las tarrinas (arruinando la mezcla, claro). Para que no tengáis problemas con el principio de Arquímedes, os recomiendo hacerlo de esta forma hasta que cojáis práctica.

Pues bien, cuando tengamos la bandeja montada, la meremos en el horno y lo mantendremos allí durante unos 35 min. El tiempo puede variar en función del tamaño de las tarrinas (yo usé flaneras de 9,5 cm de diámetro por 4 cm de alto), así que os recomiendo ir probando “el punto” del paté con un cuchillo desde que hayan pasado los primeros 30 minutos de horneado.

Mientras el paté se hornea, vamos a preparar el acompañamiento, el “caviar” de aceituna. Para ello, picaremos finalmente las aceitunas, de tal modo que nos queden cubitos de apenas 2-3 milímetros de lado (tamaño de caviar un poco grande, jejeje, de ahí el nombre). Pasamos por encima un papel de cocina para secar un poco los cubitos y preparamos una sartén con aceite abundante, que pondremos al fuego al 70% de potencia. Cuando esté caliente, cogeremos un colador y pondremos en su interior una porción de los cubitos de aceituna. Meteremos el colador en el aceite caliente y cocinaremos por espacio de 30-40 segundos. Pasado ese tiempo, volcamos nuestras chispas sobre otro escurridor más grande, para retirar el exceso de aceite. Repetimos la operación hasta haber acabado con las aceitunas y reservamos nuestras chispas en el escurridor hasta el momento de emplatar.

Cuando termine el tiempo de horneado, sacaremos con cuidado las tarrinas y las dejaremos enfriar bien. Cuando estén frías, tenemos la opción de presentarlas simplemente desmoldadas en el plato (sobre un fondo de aceite) o preparar esta otra presentación, montando unas “quenelles” de paté con ayuda de dos cucharas y poniéndolas sobre el fondo de aceite. Terminamos espolvoreando un poco del caviar de aceituna negra y servimos acompañado de galletitas saladas o pan tostado. ¡Y a disfrutar!

112_PatedePerdiz

Advertisements

109. Wraps de Salmón Ahumado y Aguacate (10 min)

Hacía mucho tiempo que no os preparaba uno de mis platos a los que yo etiqueto como “Versionando platos de la calle”; aquellos en los que la fuente de inspiración son recetas que he probado en distintos lugares y me han gustado tanto que he querido repetirlos en casa. Pues bien, el plato de hoy lo descubrí un día que paré en la pastelería Mallorca, ¡qué de delicias había y qué buena pinta tenían todas! Probé unas cuantas, pero de ellas, la que más me conquistó fue esta: el wrap o rollito de salmón ahumado y aguacate. Así que lo saboreé despacio, volví a pedirlo en otra ocasión, “desgrané” la receta y la tercera vez ya lo probé en casa hecho con mis propias manitas. Eso sí, para reproducirlo os tocará hacer una pequeña excursión al Corte Inglés o a Alcampo, que son los dos únicos sitios donde, por ahora, he encontrado el pan lavash, que es el que necesitamos para nuestros wraps.

Pero otra vez me estoy adelantando… Vamos a por la lista de la compra. Para preparar dos wraps, necesitarás:

  • Dos láminas de 20 por 15 cm de pan lavash
  • 65 gr de queso philadelphia (de la tarrina que empezamos para las Mini Empanadas Cremosas de Puerro).
  • 25 gr de cebolletas en vinagre
  • 65 gr de aguacate (esto es medio aguacate aprox).
  • 80 gr de salmón ahumado en tiras.
  • Una pizca de sal (únicamente usarla si el salmón es suave, hay ahumados con mucho contenido en sal y debemos ser prudentes a la hora de sazonarlos).

La preparación de este plato es súper sencilla. Lo que haremos es, simplemente, coger un bol en el que pondremos el queso, la carne del aguacate, el salmón ahumado (bien escurrido del aceite en el que pueda venir conservado) y las cebolletas cortadas en mitades. Removemos bien el contenido con ayuda de un tenedor para que queden bien repartidos los ingredientes. Probamos de sazón y corregimos si es necesario.

Tras ello, dividiremos nuestra mezcla en dos, y pondremos cada mitad en los extremos de nuestro pan lavash. Enrollaremos poco a poco el pan sobre sí mismo, para que nos quede similar a lo que sería un burrito mexicano y fijaremos el rollito con ayuda de un palillo o, si tenemos mucha maña, con el propio doblez del pan. Los cortamos por la mitad en diagonal (como si fuera un salchichón, jejeje) y presentamos acompañando los wraps de unas hojas de lechuga aliñadas y… ¡listo! Fácil ¿eh?

¿Y por qué no… reinventar este plato como una alternativa para estas fiestas de Navidad? Para ello, podemos preparar estos rollitos y cortarlos tal y como si fueran maki-sushi; es decir, cortando el rollito en rodajas de aproximadamente 1,5- 2cm de ancho. Para presentarlo de este modo, tendréis que tener un poco más de paciencia y cuidado, empleando un cuchillo bien afilado (el jamonero incluso) y sujetando cada rebanada con un palillo. Tendremos unos aperitivos estupendos y desde luego novedosos que harán las delicias de vuestros invitados (¡Está comprobado! 😉 ).

109_WrapSalmonAguacate

108. Mini Empanadas Cremosas de Puerro (30 min)

En los últimos días mi vida social ha sido bastante intensa (cosa de la que no me quejo en absoluto 😉 ) y me he visto cocinando un día sí y otro también para grupos grandes de gente. Por eso se me han alargado un poco más de lo deseado los plazos entre receta y receta. Ahora que parece que todo vuelve a la normalidad, me he propuesto dar salida a las cositas que me han quedado sueltas por la nevera antes de que se vuelva a llenar de cara a las celebraciones navideñas.
El primero de estos platos “de liquidación” son estas mini empanadas, ideales para comer recién hechas o para tenerlas como recurso para cuando uno vuelve tarde del trabajo. Como ambas opciones son buenas, vamos a preparar 6 y tenemos para dos veces (salvo que tengáis mucha hambre).

Os cuento entonces los ingredientes para preparar 6 unidades como las de la foto:

Para preparar nuestras empanadillas, lo primero que haremos será cortar la cebolleta en juliana, en tiras de unos 3 milímetros de ancho por 3 cm de largo. Cuando la tengamos, cogeremos una sartén medianita y la pondremos al fuego, al 50% de potencia. Echaremos en ella la mantequilla y la cucharada de aceite (el aceite nos servirá para evitar que la mantequilla se queme, pues la mantequilla se quema a una temperatura mucho más baja que el aceite. Recordad este truco por si lo necesitáis para vuestras creaciones…). Cuando la mantequilla se haya fundido, añadiremos la cebolleta y la rehogaremos a esta potencia 6 minutos, removiendo a menudo.

Mientras la cebolleta se rehoga, aprovecharemos para cortar el puerro en rodajitas también de 3 mm de ancho, que reservaremos hasta que terminen de pasar los 6 minutos de la cebolleta. Cuando esto ocurra, añadiremos el puerro a la sartén, junto con un poco de sal para que se liberen los jugos de las verduras, y continuaremos pochando y removiendo durante 9 minutos más.
En este intervalo aprovecharemos para ir poniendo el horno a calentar, a 220 grados con ventilador.

Cuando hayamos terminado de rehogar las hortalizas, apagamos el fuego, retiramos la sartén y añadimos el queso mientras el contenido esté caliente; pues la temperatura nos ayudará a mezclarlo todo. Probamos de sazón y corregimos si es necesario.

Variantes: En este punto podéis plantearos diferentes sazonados para lograr resultados un poco más exóticos, pero esto dependerá, claro, de lo que os gusten las especias. La primera alternativa que os propongo es añadirle una pizca de nuez moscada, que va genial con el queso y los puerros. La segunda alternativa, que es más osada y la que yo preparé para mí, es añadirle una pequeñísima cantidad de canela molida (el equivalente al tamaño de media lenteja). Ya me contaréis qué versión os gusta más.

Pues ya tenemos nuestro relleno listo, ahora sólo nos falta coger un papel de horno o un silpat y poner sobre él 6 de las obleas con la suficiente separación entre sí. Repartimos nuestro relleno entre las 6, colocándolo en el centro de la masa y luego cubrimos con las otras 6 obleas; presionando bien los bordes y doblándolos sobre sí mismos para que queden bien selladas. Cuando lo tengamos, pincharemos el centro de cada una de ellas con un cuchillo afilado que permitirá que el vapor salga por ahí sin crearnos burbujas en las empanadas. Tras ello, las pintamos con un poco de huevo batido y las horneamos durante 7 minutos aproximadamente (o hasta que estén doradas). Sacamos del horno, dejamos que se enfríen lo justo para no quemarnos y ¡¡las disfrutamos!! Bon appetit!!!

108_EmpanadasCremosasPuerro

105. Empanadillas de Calabaza y Butifarra Blanca (55 min)

Hoy vamos a abordar nuestra segunda receta con los “restos” de las calabazas de Halloween… Y en nuestro caso, además, será la última receta con calabaza por ahora, pues yo no tenía más que media, y no por Halloween, sino gracias al Sr. Nube, que le regaló una a mi padre y él decidió compartirla. ¡Es un gusto poder contar de vez en cuando con productos de huerto! ¡Muchas gracias!

Como es una receta un poco entretenida, no me entretengo más con los “preliminares”… Vamos allá con la lista de ingredientes, en este caso para 10 empanadillas grandes, que, como son muchas para una persona, yo me llevé de picnic para compartir con unos buenos amigos:

  • 245 gr de calabaza, limpia (del mismo lote que empezamos al hacer las croquetas de calabaza).
  • 160 gr de cebolla, limpia (igualmente, del lote que empleamos para las croquetas)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Sal
  • 280 gr de butifarra blanca (mejor ibérica, unas 8 unidades pequeñas).
  • 10 obleas de empanadillas grandes
  • 1 huevo

Para esta receta, lo primero que debemos hacer es precalentar el horno a 200 grados. Mientras tanto, debemos cortar la calabaza en rebanadas lo más finas posible, como de unos 2mm de grosor (como las de la foto). Para esta tarea os vendrá muy bien una mandolina, pero si no la tenéis, con cuchillo y un poco de paciencia también lo tendréis listo. Es importante, eso sí, que os queden lo más regulares posible, para que se cocinen todas al mismo tiempo. Cuando las tengamos, le llegará el turno a la cebolla, que cortaremos en juliana (tiras finas, de unos 3 mm de ancho en este caso). Cuando tengamos ambas cosas cortadas, las pondremos en una bandeja de horno y les añadiremos sal y las dos cucharadas de aceite. Con las dos manos, removeremos el contenido de la bandeja, masajeando para que todas las verduras tengan un leve toque de aceite y sal por encima. Nos lavamos las manos, y metemos la bandeja en el horno, sin aire, manteniéndola ahí durante 20 minutos.

105_MakingOff

Este intervalo de tiempo lo usaremos para cortar las butifarras en rodajas de unos 3 mm de grosor y reservarlas. Y nos sobrará  tiempo para hacer alguna otra cosilla… jejeje.

Cuando hayan pasado  los 20 minutos del horno, sacaremos la bandeja, pondremos las rodajas de butifarra por encima de la calabaza y lo hornearemos, ahora con aire, 15 minutos más.

Pasado ese tiempo, sacamos la bandeja del horno y volcamos el contenido sobre un escurridor, para retirar el máximo de grasa posible que habrá soltado la butifarra durante la cocción. Lo dejamos escurrir y enfriar unos 5 minutos al menos y después pasamos nuestra mezcla a un bol. Aplastamos el contenido del bol con un tenedor, probamos de sazón y corregimos si es necesario.

Ha llegado el momento de rellenar las empanadillas. Pondremos un papel de horno sobre la bandeja e iremos rellenando cada oblea de empanadilla con una cucharada de nuestra mezcla. Doblamos la oblea por la mitad, sellamos los bordes (con un tenedor o con dos dobleces que pisaremos con el dedo) y las pintamos con huevo batido. Metemos al horno de nuevo (ahora con ventilador también) y horneamos hasta que estén doradas (unos 6 minutos a 200 grados). Sacamos del horno, dejamos enfriar y ¡listas para disfrutar!

Espero que os gusten.

105_EmpanadillasCalabazayButifarra

104. Croquetas de Calabaza (un buen rato, en varios huecos).

Ya ha pasado Halloween y seguramente tanto en los supermercados como en las casas haya un montón de calabazas que no se sabe si pueden tener algún destino distinto de aquel para el que fueron compradas. Pues bien, yo espero poder sacaros de esa duda con nuestra receta de hoy y la del próximo día, ambas basadas en este fantástico ingrediente. Comenzaremos por estas croquetas que me han proporcionado más de una y más de dos felicitaciones de aquellos que las han probado (bueno, y quizá alguna más, pero no quiero pecar de presuntuosa, jejeje). Pues bien, aquí os voy a dar hoy el detalle de cómo prepararlas para hacer las delicias de los vuestros. Y, sí, digo de los vuestros porque hoy os voy a dar las cantidades como para unas 25 croquetas que, según mi criterio, son muchas para comerlas uno solo…. Aunque es cierto que una vez preparadas admiten perfectamente el congelarse. Así que lo dejo a vuestra elección: compartir o no compartir, esa es la cuestión.

Necesitaremos para preparar nuestras 25 croquetas:

Para asar la calabaza:

  • 220 gr de calabaza, limpia
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1 cucharada de aceite
  • ½ cucharadita, de las de moka, de cominos molidos

Para “rematar” las croquetas:

  • 100gr de cebolla, limpia
  • 80 gr de mantequilla
  • 4 cucharadas de harina (bien colmadas)
  • 350 ml de leche templada.
  • Sal

Para “liar” las croquetas:

  • 1 huevo
  • Harina y pan rallado a discreción

Jejeje, como veis en el título, he sido incapaz de determinar cuánto se tarda en preparar esta receta, pero sí que es cierto que se puede ir haciendo en varios huecos para que no se nos haga tan pesado. Yo ahora os contaré todo seguido como prepararlas, pero podemos distinguir tres fases que se pueden hacer en momentos diferentes: asado de la calabaza, preparar la pasta y “liar” las croquetas. Vamos a verlas con más detalle…

La primera de las fases es asar la calabaza, como ya hicimos en alguna de nuestras recetas (concretamente en la de Cintas con Calabaza y Avellanas). Para ello, lo que haremos será poner a calentar el horno a 200 grados y cortar la calabaza en rodajas de unos 2-3 cm de grosor y ponerlas en una fuente para horno. Nos pondremos la cucharada de aceite de oliva en la palma de la mano y con ella embadurnaremos bien de aceite todos los pedazos de calabaza para que quede cubierta de una fina capa. Le añadiremos sal, el comino y unas cuantas vueltas de molinillo de pimienta negra (al gusto). Introduciremos la fuente en el horno y cocinaremos, esta vez sin ventilador, 25 minutos por un lado. Luego le daremos la vuelta a los trozos de calabaza y hornearemos otros 25 minutos por este lado. Pasado este tiempo, sacamos la bandeja del horno y dejamos enfriar. Como veis, esta fase no tiene mucho misterio, pero lleva su tiempo, así que hay que tenerlo en cuenta, pues también habremos de dejar que la calabaza se enfríe antes de poder manipularla.

La segunda fase es preparar la pasta de croquetas, que es, para mí, la más complicada, pues si fallamos en ella la fase 3 se puede convertir en un infierno, jejeje. Voy a intentar explicarme lo mejor posible para ponéroslo fácil, a ver si lo consigo 😉 El primer punto de esta fase será picar la cebolla en cuadritos pequeños. Cuando hayamos hecho esto, pondremos una cazuela a calentar al fuego al 60% de potencia y añadiremos a ésta la mantequilla. Cuando la mantequilla se haya derretido, añadiremos la cebolla y la rehogaremos durante 7 minutos, removiendo de vez en cuando. Mientras la cebolla se rehoga, cogeremos la calabaza y la cortaremos en cubitos, más o menos del mismo tamaño de los de la cebolla. Cuando hayan pasado los 7 minutos de rehogar la cebolla, añadiremos los cubitos de calabaza y rehogaremos el conjunto durante 5 minutos más.

Pasado este tiempo, añadiremos las 4 cucharadas de harina y removeremos bien para que toda ella quede impregnada de la mantequilla y de los jugos de cocción de las hortalizas. Entreteneros en esta operación durante unos 45 segundos, pero con cuidado de que la harina no se nos llegue a tostar nunca. Cuando lo tengamos, añadiremos poco a poco la leche, a la par que vamos removiendo para que empiece a mezclarse con la harina. Seguramente se nos harán grumos, que conviene deshacer para que veamos más claramente en punto de “espesor” de nuestra pasta. No obstante, que tampoco os genere ansiedad, ya que luego le daremos un toque con la batidora para que no nos queden tropezones muy grandes y para evitar esto mismo. Cuando hayamos incorporado toda la leche, añadiremos la sal (probar la masa cuantas veces sea necesario para ver que está bien de sazón) y mantendremos al fuego 1-2 minutos más, removiéndolo. Este punto es la clave de todo, el tiempo de esta fase de cocción final va a depender del grado de espesor de la masa. Sabremos que la pasta está lista cuando, al hacer un surco con el cucharón que atraviese la cazuela (de lado a lado y hasta el fondo del recipiente), la pasta tarde en “reconquistar” el espacio vacío entre dos y tres segundos (si es menos nos quedará muy líquida y no podremos liar las croquetas, si es más, las croquetas serán muy fáciles de liar, pero corremos el riesgo de que nos pasemos y parezcan más plastilina que croquetas). De cualquier modo, contad con que es difícil pillarle el punto a las croquetas. Hay que hacerlas muchas veces para saber coger el tino y aún así hay días que uno falla… si esto ocurre, no os desesperéis y seguir intentándolo; en realidad puede convertirse en un juego, si las vais haciendo cada día con distintos ingredientes y sabores. Ummmm.

Bueno, que me estoy liando… Cuando tengamos la pasta en este punto, apagaremos el fuego, volcaremos la pasta en un tupper planito o una bandeja de horno, lo taparemos y lo dejaremos enfriar un poco antes de meternos en la nevera, donde deberemos tenerlo unas 2-3 horas antes de poder terminarlas.

Pasado este tiempo (si tenemos prisa podemos meterlo al congelador para acelerar el enfriado), ya podremos iniciar la tercera fase: “liar” las croquetas. Supongo que este término no es muy técnico, pero es el que emplea mi abuela para definir esta tarea; así que, en honor a ella, yo os enseño la palabreja a vosotros, jejeje. Pues bien, antes de meternos en harina (nunca mejor dicho) hemos de comprobar el estado de nuestra pasta. Cogeremos un pequeño pedazo con una cucharilla y comprobaremos si podemos manipularla con las manos sin que se deshaga demasiado. Si esto no ocurre, no os preocupéis, podemos recurrir al truco de meter la pasta 30 minutos en el congelador para que la mantequilla termine de solidificarse y nos endurezca la pasta un poco. Cuando tengamos la pasta “manipulable”, yo os recomiendo que tracéis una cuadrícula en la bandeja con ayuda de un cuchillo para intentar que más o menos todas las croquetas nos salgan del mismo tamaño. Otro truco para conseguir esto mismo es hacer cada croqueta con la cantidad que quepa en una cucharilla (o cuchara, como más rabia os de) o incluso podéis darles forma con dos cucharillas, pero esto ya es para profesionales, ya os explicaré como se hace un poco más adelante. De momento, las liaremos con las manos, aunque debemos intentar manipularlas lo menos posible para que no se caliente la masa y de deshaga. Antes de mancharnos las manos, prepararemos el terreno: un plato hondo y grande con harina, otro con huevo y otro con pan rallado. Nos cubriremos las manos con un poco de harina y pondremos porciones de pasta primero en el plato de la harina, les daremos forma redondeada, les sacudiremos el exceso de harina y las meteremos el huevo. Les damos media vuelta con un tenedor, escurrimos el exceso de huevo y las pasamos al plato del pan rallado, para terminar de cubrirlas completamente. Hacemos estos tres pasos con cada una de las croquetas y hasta terminar la pasta, poniendo el resultado en una bandeja que meteremos al frigorífico (o al congelador si no las vamos a comer de inmediato).

Pero aún nos queda freírlas, que no es moco de pavo. Para freírlas yo os recomiendo sacarlas de la nevera con antelación, pues los cambios de temperatura pueden hacer que se rompan. Pondremos abundante aceite en un cazo, el suficiente como para poder sumergir las croquetas, y lo calentaremos a fuego medio, no demasiado fuerte por lo mismo que os comentaba antes. Cuando esté caliente, introduciremos 4-5 croquetas por vez, les daremos la vuelta con cuidado y, cuando estén listas (unos 30-40 segundos por cada lado) las sacaremos a un plato con papel de cocina para escurrir el aceite sobrante antes de ponerlas en el plato donde las vayamos a servir.

Hecho esto, ¡por fin ha llegado el momento de disfrutarlas! Espero que así sea, que os guste y cojáis el gusto a cocinar este plato. Buen provecho compañeros de fatiga!!!

104_Croquetas de Calabaza

100. Tarta de Guinness y Chocolate (50 min).

Hoy llegamos a la receta número 100, ¡qué gusto llegar acompañada de vosotros hasta aquí! ¡¡Esto tenemos que celebrarlo!! Y no se me ocurría mejor forma de hacerlo que con una tarta (¡y sus velitas!) Se trata de una tarta que probé en España por primera vez pero de la cual no conseguí la receta hasta mi viaje a Irlanda de este verano. Aquí os presento la adaptación de la misma para hacerla, como siempre, en tamaño “mini” (para una o dos personas según el hambre que tengan). Vamos allá con los ingredientes. Necesitaremos:

Para la tarta:

  • 125ml de cerveza negra Guinness
  • 75 gr de mantequilla sin sal
  • 37 gr de cacao en polvo, el mejor que os podáis permitir (yo usé Valor)
  • 150 gr de azúcar moreno.
  • 50 ml de aceite de girasol
  • 1 huevo
  • 150 ml de  yogur griego
  • 1 cucharadita, de las de moka, de esencia de vainilla
  • 125 gr de harina
  • 4 gr de bicarbonato
  • 1 cucharadita, de las de moka, de levadura royal (baking powder).

Para la cubierta:

  • 60 gr de azúcar glass
  • 70 gr de mantequilla sin sal
  • 160 gr de queso crema (tipo philadelphia).

Para preparar nuestra tarta, lo primero que vamos a hacer es poner el horno a precalentar a 180ºC. Después, cogeremos los 75 gr de mantequilla y los pondremos, junto a la cerveza, en un cazo a fuego suave, al 40% de potencia, hasta que la mantequilla se derrita y podamos mezclarla bien con la cerveza. Cuando la tengamos bien mezclada, apagamos el fuego y dejamos enfriar la mezcla (si vamos con prisa, podemos pasar la mezcla a algún otro recipiente para acelerar el proceso de enfriado).

A continuación, prepararemos dos cuencos. El primero de ellos va a “alojar” los ingredientes secos: el cacao, el azúcar moreno, la harina, el bicarbonato y la levadura. Cuando los tengamos todos, mezclaremos bien para que se integren. En el cuenco de los ingredientes húmedos, tendremos que mezclar ahora el huevo, el yogur, la esencia de vainilla y el aceite de girasol. Batimos bien estos ingredientes y, cuando estén listos, le añadiremos la mezcla (ya tibia) de mantequilla y cerveza negra. Ya tenemos nuestras dos mezclas, ahora tenemos que mezclarlas entre sí. Para ello, hacemos un hueco en el cuenco de los ingredientes secos y vertemos en él el contenido del bol “húmedo”. Mezclamos bien con ayuda de un tenedor y reservamos, pues ahora tenemos que engrasar el molde. Para estas cantidades, yo he elegido un molde redondo desmontable de 16 cm de diámetro y 6 cm de alto. Lo engrasamos bien por dentro con un poco de mantequilla y vertemos en él la mezcla. Si usáis un molde de otras medidas, lo único que debéis tener en cuenta es que la mezcla no supere los ¾ de la altura del molde, pues con la levadura y la cerveza el bizcocho subirá y, si superamos esta barrera, puede desbordarse.

Habiendo puesto ya nuestra mezcla en el molde, pasaremos éste al interior del horno y lo cocinaremos, con ventilador, unos 35 minutos aproximadamente. Cada horno y cada molde nos puede hacer variar el tiempo, así que cuando hayamos superado los 30 minutos, conviene que empecemos a “pinchar” el bizcocho. Sabremos que está listo cuando el cuchillo con el que pinchamos salga limpio. Cuando lo tengamos listo, sacamos del horno y dejamos enfriar bastante antes de que se nos ocurra desmoldarlo. ¡¡No tengáis prisa!! Que podemos meter la pata y que el bizcocho se rompa o se venga abajo si no está lo suficientemente frío.

Para ayudar a vuestra paciencia en esta fase, nos entretendremos ahora en preparar la cubierta, el “frosting” como lo llaman en Dublín. Para ello, habremos dejado la mantequilla y el queso a temperatura ambiente, para que sea más fácil manejarlos. Pesamos las cantidades que os indicaba arriba y las metemos en un bol, junto al azúcar glass. Si tenéis paciencia, os recomiento que hagáis la mezcla a mano con unas varillas o un tenedor. Si por el contrario váis con prisa, podéis usar la batidora al mínimo de potencia, pero sin abusar porque nos puede licuar demasiado la mezcla. Cuando la tengamos, la reservamos en un sitio fresco hasta que termine de enfriarse el bizcocho.

Cuando tengamos el bizcocho frío, lo desmoldamos con cuidado (repasar antes los bordes con un cuchillo afilado) y lo ponemos en la bandeja de servicio. Cubriremos la parte superior del bizcocho con nuestro “frosting” de tal manera que imitemos la espuma de la propia cerveza negra (de la que nuestro bizcocho es la parte líquida). Comprobamos que nos ha quedado bonita, nos enorgullecemos de nuestra obra de arte y ¡¡la disfrutamos en la mejor compañía que encontremos!! En mi caso, ¡en la vuestra! Gracias por seguirme durante estas primeras 100 recetas!!!

100_TartaGuinnessChocolate