30. Bizcocho de Remolacha y Chocolate (48 min)

Curiosa mezcla, ¿verdad? Pues debo deciros que el sabor es sorprendente, suave y redondo. Delicioso acompañado de un buen café con leche. Además es un bizcocho que queda jugosísimo sin apenas llevar nada de aceite, gracias al alto contenido en agua de la propia remolacha; cosa que nos vendrá bien ahora que nos damos cuenta que los días empiezan a alargar, y que el verano está un poco más cerca… jejeje.

Con esta receta ya terminamos nuestro stock de remolacha, despidiéndonos, por el momento, del color morado  😉 

Os listo rápidamente los ingredientes que lleva el bizcocho, para poder meternos “en harina”:

  • 90gr de remolacha cocida (la que nos quedó después de la ensalada y la crema)
  • 25 gr de cacao puro en polvo (yo usé el de la marca Valor)
  • 55 gr de harina (mejor de repostería)
  • 1 cucharadita, de las de moka, de levadura química (tipo Royal)
  • 80 gr de azúcar glass
  • 1 huevo pequeño (60 gr pesó el mío)
  • ½ cucharadita, de las de moka, de esencia de vainilla.
  • 65 ml de aceite de girasol (son 63 gr)
  • Una “avellana” (un cubito del tamaño de una avellana, quiero decir) de mantequilla y algo más de harina para preparar el molde.

 ¿Cómo prepararlo? Pues lo primero es poner a calentar el horno a 180ºC (no tengáis la tentación de ponerlo más fuerte para que termine antes, correréis el riesgo de quemarlo por fuera y dejarlo crudo por dentro. Vuestra paciencia tendrá recompensa… jejeje).

Después, ponemos todos los ingredientes secos en un bol y los mezclamos bien. Esto es: la harina, el azúcar glass, el cacao y la levadura.

En el vaso de la batidora, echamos el aceite y la remolacha y lo batimos hasta que no queden pedazos grandes de remolacha. En otro bol, batimos el huevo, le añadimos la esencia de vainilla y por último la mezcla de aceite y remolacha y mezclamos todo muy bien. Cuando lo tengamos, hacemos un hueco en el centro del bol de los ingredientes secos y vertemos en él los ingredientes húmedos. Con ayuda de una cuchara vamos haciendo movimientos en espiral hacia afuera para ir mezclando la parte húmeda con la seca. Removeremos hasta tener una masa bien integrada.

Preparamos el molde. En esta ocasión yo usé uno alargado de 350ml (10x17cm), bueno, en realidad es un tupper de vidrio, pero al ser de pyrex también sirve para horno. Para ello, untamos todo el interior del recipiente con la mantequilla y luego le echamos una cucharadita de harina y sacudiremos bien para que nos quede todo cubierto  por una capa mantequilla/harina, tenemos que tener la precaución de que no nos quede nada de harina que no esté adherida al molde, pues podrían hacerse grumos y dar sabor de crudo al bizcocho.

Cuando tengamos el molde preparado, vertemos en él la mezcla y lo introducimos en el horno, en esta ocasión sin ventilador. Lo mantendremos ahí, a 180 grados, unos 38 minutos o hasta que, cuando pinchemos con un cuchillo, el cuchillo salga limpio.

El tiempo de cocción variará en función de la forma de vuestro recipiente, así que una vez que haya pasado la primera media hora, debéis estar atentos para que no se pase de cocción. Igualmente, si veis que la superficie empieza a tostarse, podéis taparlo con un papel de aluminio para evitar que el tostado se acabe convirtiendo en quemado 😉

Llegado este punto, lo sacamos del horno, dejamos enfriar y ¡a disfrutar!

 Nota: Este bizcocho os aguantará jugoso toda la semana si entre un “ataque” y otro lo tapáis bien con papel de aluminio, evitando que entre en contacto con el aire. Espero que os guste.

030_BizcochoRemolachaCholate

Advertisements

29. Crema de Remolacha con Manzana Verde y Yogur (40 min)

A pesar del nombre y del color ¡no penséis que es un postre! Se trata de una crema perfecta para una cenita entre semana por ejemplo, o incluso como aperitivo si lo ponemos en vasitos más pequeños. El juego de sabores entre la crema, ligeramente dulce, y el yogur, con su toque de acidez, hacen que comerla resulte muy divertido. Si ya os ha llamado la atención por los ojos, os terminará de sorprender por el gusto.

Necesitaréis, para prepararla, los siguientes ingredientes (las cantidades sirven para dos veces, pues llena bastante):

  •  150gr de remolacha cocida (del lote que empezamos con la ensalada).
  • 50 gr de cebolla limpia
  • 85 gr de patata pelada y lavada
  • 250 ml de caldo de verdura (si abris un brick nuevo, congelar el sobrante en una ración de 250ml y otra de medio litro)
  • 100 gr de manzana Granny Smith (esto es aproximadamente una manzana pequeña).
  • 50 gr de yogur griego natural (sin azucarar)
  • Sal
  • Unas nueces peladas (al gusto) y pimienta negra molida para decorar.

 Para prepararlo, lo primero es picar la cebolla en cuadritos y la patata en cubos algo más grandes y, sin mezclar, los reservamos. Picamos también la remolacha en cubos y reservamos.

 Ponemos una cazuela al fuego (al 50% de potencia) donde pondremos a derretir la mantequilla y, una vez derretida, le añadiremos los cuadritos de cebolla, pochándola durante 2 minutos. Después, le añadiremos la patata y rehogaremos otros 4 minutos; tiempo que aprovecharemos para pelar y cortar la manzana también en cubos grandes. Pasados los 4 minutos de la patata, incorporamos la manzana y rehogamos 2 minutos, y justo entonces añadiremos la remolacha, dejándolo pochar unos últimos 2 minutos.

Adjunto cuadro resumen de los minutos e ingredientes por si alguien se ha perdido… jejeje.

 029_CroquisCrema

Una vez hemos terminado los “pochados” añadimos el caldo de verduras y sal. Tapamos la cazuela y cocinamos todo el conjunto durante 20 minutos.

Tras ello, apagamos y retiramos del fuego, añadimos la mitad del yogur y trituramos todo muy bien con ayuda de la batidora. Probamos y corregimos de sal si fuese necesario.

Servimos en el cuenco donde lo vayamos a tomar con una isla de yogur en el centro y espolvoreado con las nueces picadas groseramente y un poco de pimienta negra molida.

¡Buen provecho!

029_CremaRemolachaManzanaYogur

27. Ensalada de Anchoas y Remolacha (19 min)

Esta receta súper sencilla me la descubrió mi abuela; y la verdad es que parece mentira que sólo con cuatro ingredientes se pueda sacar ese saborazo. Nos servirá, además, para terminar el botecito de anchoas que habíamos comprado para las tostas.

Con ella empezamos también un ingrediente que me atemorizaba: la remolacha. Comprar 500 gr, la típica bolsita con 3 piezas cocidas al vacío que venden en los supermercados, me parecía una insensatez. Pero ahora con la evidencia de que realmente se puede gastar toda (sin aborrecerla) antes de que caduque, os animo a repetir la experiencia en vuestras casas.

Para este primer plato con remolacha necesitaréis:

  • 30 gr de anchoas en semiconserva
  • 35 gr de pepinillos (del bote que teníamos abierto en la nevera después de hacer los huevos rellenos)
  • 150 gr de remolacha
  • 35 gr de mayonesa (de la que tenemos en la nevera tras el sándwich de bacon y huevo)

Sacar las anchoas directamente del bote y escurrirlas del aceite y picarlas en tiritas finas (de unos 2 milímetros de grosor) y poner en un bol. Picar los pepinillos en rodajitas finas, de 1 milímetro de grosor. Si son pepinillos grandes, cortar previamente a lo largo en 4 partes.

Picar la remolacha en tiras, del tamaño de fideos de fideguá (de 2 milímetros de grosor por 3 cm de largo) y añadir también al bol.

Echar, por último, la mayonesa, mezclar bien y servir. ¡¡Ummm!!

 Nota: en principio no hará falta que le añadamos sal, pues las anchoas ya le aportan bastante. Pero si probamos y después la echamos en falta, siempre estamos a tiempo de corregir  😉

027_EnsaladaAnchoasRemolacha