121. Berenjenas en Salsa de Miso (35 min)

¡Buenas! Sé que llevo un poco de retraso, pero he tenido algún problema técnico de última hora con una receta rebelde… Pero tranquilos, que no es esta, jejeje. La receta en cuestión ya os la comentaré más adelante, hoy nos vamos a poner con la siguiente aplicación de la pasta miso, pues si habéis comprado un botecito, habrá que darle salida con otros platos ¿no? Pues manos a la obra!

El plato que os presento hoy lo probé por primera vez en un restaurante de Majadahonda, el Xinito. ¿Lo conocéis? Merece la pena hacerla una visita, no es lo que se dice barato, pero sí que es muy apetecible. Si vais, no dejéis de probar este plato, que desde luego también es un clásico de la cocina asiática.

¿Os apetece que empecemos? Pues vamos con la lista de ingredientes para nuestra ración:

  • 120 gr de berenjena (esto es una pequeña, pero con las cantidades de salsa que vamos a preparar admitiría la berenjena entera).
  • 15 gr de cebolla roja.
  • 70 gr de salsa miso (de la que comenzamos con el Salteado de Arroz y Judías Verdes)
  • 120 ml de sake
  • 100 ml de agua
  • 2 cucharaditas de salsa nuoc mam (salsa de pescado oriental, ya la encontraréis en hipermercados).
  • 5 cucharaditas de aceite de girasol (3 para las berenjenas y 2 para el arroz)
  • 1 tacita, de las de moka de arroz basmati (igualmente desde el que empezamos para el salteado de arroz).
  • 1 tacita, de las de moka, de agua.
  • Sal, aunque con prudencia, porque recordad que la salsa miso ya lleva sal.
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo tostado.

Para preparar nuestro plato, lo primero que haremos será preparar el arroz. Esta vez lo vamos a preparar de la forma que lo hacen en Perú (y creo que también en Asia, pero no lo tengo claro). Cogeremos una cazuela antiadherente (mejor si tiene el fondo grueso) y meteremos en ella la tacita de arroz, la tacita de agua y una pizca de sal. Lo pondremos al fuego, al 60% de potencia, y lo tendremos allí 10 minutos hirviendo con la tapadera puesta. Después, apagamos el fuego y dejamos reposar, aún con la tapa puesta, otros 10 minutos.

Paralelamente a esto, vamos a preparar el resto del plato. Pelaremos y cortaremos la berenjena en bastones como de 1 cm de grosor (como si fueran para patatas fritas). Los salamos muy ligeramente y reservamos.

A continuación, cogeremos la cebolla roja y la picaremos lo más finamente posible, porque luego la salsa no se tritura y debe tener una consistencia suave. Cuando la tengamos, pondremos un pequeño cazo al fuego, al 60% de potencia, y le añadiremos 2 cucharaditas de aceite de girasol. Cuando esté caliente, añadiremos la cebolla y rehogaremos durante 3 minutos, hasta que empiece a dorarse. Entonces será cuando añadiremos el sake, y dejaremos que reduzca 3 minutos más. Añadiremos entonces la salsa miso, y removeremos hasta que quede completamente disuelta. Cuando la hayamos integrado, añadiremos el agua con las dos cucharaditas de nuoc mam disueltas. Dejamos cocinar durante 6 minutos.

Inmediatamente después, en otro fuego, pondremos a calentar nuestro wok (al 70% de potencia). Cuando esté caliente, añadiremos otras 2 cucharaditas de aceite de girasol, y tras ellas añadiremos la berenjena, que cocinaremos durante 5 minutos removiendo a menudo (justo el tiempo que le falta a la salsa para estar lista). Cuando haya pasado el tiempo de la salsa, la verteremos directamente en el wok sobre la berenjena; removeremos y dejaremos que se evapore y tome consistencia cremosa. Mientras tanto, pondremos la cazuela del arroz sobre el fuego que quedo libre, para que vuelva a templarse con el calor residual de haber cocinado la salsa.

Cuando tengamos la consistencia que queremos para la berenjena (habrán pasado unos 3 minutos más aproximadamente), apagaremos el fuego. Al arroz le añadiremos 1 cucharadita de aceite de sésamo tostado y removeremos con un tenedor para que quede suelto.
Por último, servimos la berenjena con el arroz y un poco de sésamo espolvoreado por encima.

¡Y a disfrutar se ha dicho!

121_BerenjenasSalsaMiso

Advertisements

79. Chips de Berenjena a la Miel (18 min)

Vamos hoy con otra receta fácil para las noches de verano… Aprovechando que el último día nos quedamos con una berenjena a medias, vamos a aprovecharla para hacer este sabroso plato. Resulta ideal como un entrante o como cena para uno solo. Os cuento sin entretenernos más lo que necesitamos para preparar una ración como la de la foto:

  • 55 gr de berenjena (lo que nos sobró tras preparar las Pizzetas de Parrillada de Verduras, si es más o menos cantidad no importa; poned tanta como os apetezca).
  • 2 cucharadas de maicena
  • 3 cucharadas de leche fría
  • Aceite de oliva para freír
  • Sal

Para la salsa de miel:

  • 4 cucharadas de agua
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz japonés
  • 2/3 de cucharadita, de las de moka, de maicena.

Para preparar nuestros chips, lo primero que haremos será lavar bien la berenjena (puesto que no la vamos a pelar) y cortarla en rodajitas de 2-3 milímetros de grosor aproximadamente. Las pondremos sobre un papel de cocina y les añadiremos un poco de sal para que “suden” y pierdan el amargor. Eso sí, para lograr el objetivo, conforme vayan sudando, deberemos secarlas con un poco más de papel de cocina.

Mientras dejamos sudar nuestra berenjena, prepararemos la salsa. Para ello ponemos una sartén antiadherente a fuego suave (en torno al 30-40% de potencia). Añadiremos a la sartén los ingredientes de la salsa en el mismo orden que os los he puesto en la lista y removemos bien. Mantenemos al fuego, removiendo de vez en cuando, durante 5 minutos hasta que haya reducido y espesado un poco la salsa. Retiramos la sartén del fuego y vertemos la salsa en una salsera para que se vaya enfriando.

Ahora llegamos a la parte final, la que puede ser “la más complicada”… jejeje, pero que nadie se asuste que es súper fácil. Lo que debemos hacer ahora es preparar el rebozado de las berenjenas. Para ello, echamos en un plato hondo las 3 cucharadas de leche fría y sobre ella las 2 cucharadas de maicena y una pizca de sal (no lo hagáis al revés que se os quedará la harina pegada al plato como me pasó a mi, jejeje, vaya ideas!!!). Removéis bien hasta que no queden grumos y reserváis.

Pondremos al fuego una sartén con abundante aceite, y pondremos el fuego fuerte, al 70% de potencia. Cuando el aceite empiece a humear, pasaremos rápidamente las rodajas de rebanada por el rebozado y las incorporaremos a la sartén por tandas, para evitar que se peguen unas con otras. Las tendremos unos 20 segundos por cada lado, hasta que se doren un poco, y las sacaremos a un plato con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite. Cuando ya tengamos todas las rodajas listas y escurridas, servimos inmediatamente en la fuente con un poco de la salsa por encima y el resto de la misma en la salsera, para ir añadiéndola al gusto y evitar, a un tiempo, que nuestros chips se humedezcan demasiado. Et ¡voilà! ¡Listas para disfrutar!

079_ChipsBerenjenaMiel

78. Pizzetas de Parrillada de Verduras y Crema de Camembert (17 min)

Ayyy, que me pilla el toro con mis ingredientes y me vais a poner falta!!! Es que llevo unos días de locos, con un montón de frentes abiertos… os pido disculpas y me comprometo a compensaros con unas recetas sabrosíiiiiisimas y súper fáciles para estos primeros días de verano. Vamos a por la primera: nuestras pizzetas. Os cuento lo que tenéis que tener listo para preparar dos unidades como las de la foto:

  • 50 gr de pimiento rojo (del que teníamos empezado tras nuestro Guiso de Garbanzos con Langostinos)
  • 1 tomate (mejor kumato) pequeño, de unos 70gr (o del que nos haya sobrado también del Guiso de Garbanzos) o 50 gr de tomate rallado, lo que más fácil os resulte conseguir.
  • 85 gr de berenjena (=aproximadamente media, la otra media la usaremos en la próxima receta, así que envolvedla bien y al frigo)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 rebanadas de pan de molde rústico
  • 4 cucharaditas de crema de queso camembert (de esas que venden para dippear, tipo President).

Para prepararlo, lo primero que haremos será cortar en cubitos pequeños el pimiento y la berenjena. Los reservaremos por separado, porque los vamos a echar en distintos momentos a la sartén (el pimiento tarda más que la berenjena en cocinarse). Concretamente, pondremos nuestra sartén al fuego (al 60% de potencia) y cuando esté caliente, le añadiremos las dos cucharadas de aceite y el pimiento. Aprovecharemos este momento también para encender el horno y precalentarlo a 200 grados.

Rehogaremos el pimiento durante 3 minutos, removiendo de vez en cuando. Cuando haya pasado este tiempo, añadiremos los cubitos de berenjena y rehogaremos durante 6 minutos más; removiendo a menudo para evitar que alguna cara se nos quede demasiado tostada.

Al mismo tiempo, mientras se terminan de hacer las verduras, podemos aprovechar para rallar el tomate si no lo teníamos rallado todavía. Necesitaremos unos 50gr aproximadamente (un poco menos del tomate entero). Añadimos una pizca de sal y reservamos.

Ya casi hemos llegado al final. Cogeremos ahora nuestras rebanadas de pan y las pondremos sobre un papel de horno o, en su defecto, aluminio. Las cubriremos con otro papel y las aplastaremos con ayuda de un rodillo o las propias palmas de las manos, para que nos queden lo más planas posibles; como si se tratase de la base de una pizza.

Cuando lo tengamos, retiramos el papel que las cubre y extenderemos sobre ellas el kumato rallado. Más o menos por este momento ya tendremos listas nuestras verduras, a las que añadiremos ahora un pelín de sal y repartiremos también sobre el pan. Por último, remataremos cada pizzeta poniéndoles por encima dos cucharadas de crema de queso camembert a cada una.

Las metemos en el horno y cocinamos, con ventilador, durante 6 minutos.

Pasado este tiempo, las sacamos, con precaución de no pasar mucho calor 😉 , las emplatamos y ¡¡las disfrutamos!!

Espero que os gusten.

 078_PizzetasParrilladaCamembert

65. Paté de Berenjena (40 min)

Hoy vamos a darle uso a aquella media berenjena que nos quedó empezada después de preparar nuestro plato de berenjena con salsa romesco. Lo haremos a través de este plato, típico de la cocina árabe. A pesar de que veáis los 40 minutos de elaboración, no os asustéis, pues casi todo el tiempo se va a ir en el horneado y mientras tanto podréis aprovechar para hacer vuestras cositas… jejeje. En esta ocasión yo lo he presentado con unas tostaditas, pero también resulta estupendo para dippear con trocitos de pan de pita (si os sobró algún paquete de cuando hicimos el “salsiqui”, aprovechadlo). No me enrollo más, os cuento directamente los ingredientes que necesitáis para poder preparar una tarrina de paté como la de la foto:

  • 125 gr de berenjena (la que no cocinamos cuando hicimos la salsa romesco).
  • ¼ de diente de ajo pequeño (si no os gusta mucho el ajo, quizá un pelín menos).
  • 20 gr de tahina (Aproximadamente dos cucharadas de esta pasta de sésamo. La encontraréis en el Corte Inglés o en tiendas de cocina árabe).
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • Sal
  • Biscotes

Para prepararlo, lo primero que tenemos que hacer es encender el horno y precalentarlo a 200ºC. Mientras se calienta, cogeremos nuestra berenjena sin pelar y le haremos varias hendiduras alrededor con ayuda de un cuchillo. Una vez hechas, envolveremos nuestra berenjena en papel de aluminio y lo cerraremos bien para que no se escapen los jugos de la misma. La pondremos en una bandeja de horno y la introduciremos en el horno durante 30 minutos. Como os adelantaba, ahora tendréis tiempo para hacer otras cosas 😉 Parado este tiempo, sacaremos la berenjena del horno y esperemos a que se temple un poco antes de desenvolverla.

Mientras la berenjena se enfría, podemos aprovechar para picar el ajo lo más finamente posible y ponerlo en un bol. Tras ello, cogeremos la berenjena y le extraeremos sólo la pulpa, añadiéndola al bol. Con ayuda de un tenedor, aplastaremos la pulpa de berenjena hasta que quede casi un puré. Si os cuesta trabajo esta tarea, podéis añadirle la sal ahora para que no resbale tanto por el bol. Finalizada esta tarea, le añadiremos el zumo de limón y las dos cucharadas de tahina. Removemos bien y corregimos de sazón si es necesario. Guardamos en el refrigerador hasta el momento de servir, llegado el cual lo serviremos acompañado de nuestros biscotes o pan de pita. ¡Y a disfrutarlo!

065_PateBerenjena

63. Berenjenas a la plancha con Salsa Romesco (55 min)

Hoy nos hemos aventurado a preparar esta salsa, clásico de la gastronomía tarraconense, que normalmente suele ir acompañando a los famosos calçots. Tanto los calçots como la salsa romesco los probé por primera vez hace pocos meses. Los primeros no están mal, pero la salsa… ummm. Prometí que tenía que descubrir ese secreto. Y aquí estamos hoy, dejando de lado los calçots, que son un poco más rollo de preparar en casa y centrándonos en la salsa, que hoy acompañaremos con unas berenjenas a la plancha para que nuestro plato resulte sanísimo. Aunque el tiempo para prepararla es un poco más de que empleamos habitualmente, os aseguro que merece la pena y podéis hacer un poco más de cantidad para luego acompañar otras verduras a la plancha o un bacalao a la parrilla, por ejemplo. Sólo hay que echarle imaginación.

Bueno, pues os cuento ya lo que necesitaremos hoy para preparar dos tacitas como las de la foto:

  • 165 gr de tomates pera (del lote que compramos para preparar la ensaladilla de arroz, aún debemos dejar 1 para la receta de mañana…)
  • 1 cucharadita de carne de pimiento choricero (de la que teníamos en la nevera tras preparar el arroz campero con habas e ibérico).
  • 5 dientes de ajo
  • 15 gr de pan candeal (podéis usar el pan “de picos” que es muy fácil de encontrar en cualquier supermercado)
  • 10 gr de avellanas
  • 10 gr de almendra molida cruda (comprar una bolsita grande, que la gastaremos en estos días).
  • 3 cucharadas de aceite (una para asar, otra para la plancha y otra para la salsa).
  • 2 cucharaditas, de las de moka, de vinagre de Jerez
  • 80 gr de berenjena por persona (esto es menos de una berenjena entera, pero el resto lo gastaremos en breve, así que filmarla bien y al frigorífico).

SI ya tenemos a mano todos los ingredientes, lo primero que haremos será encender el horno a 200ºC. Mientras se calienta, en una pequeña fuente de horno pondremos los tomates, lavados y cortados por la mitad y, sobre ellos, los 5 dientes de ajo enteros (con su piel y todo). Regaremos todo con una de las cucharadas de aceite y lo meteremos al horno, para que se asen durante 40 minutos.

Este tiempo de espera lo podemos aprovechar para tostar la almendra molida. Para ello, simplemente poner una sartén antiadherente al fuego, al 60% de potencia, y añadirle el polvo de almendra, la mantendremos así, removiendo de vez en cuando, hasta que el polvo de almendra haya tomado un bonito tono dorado, pero sin llegar a tostarse demasiado (tendréis que estar vigilándolo para no cargároslo).

Pasados los 40 minutos de horno, sacamos la bandeja de los tomates y los dejamos enfriar.

Mientras se enfrían, vamos a ir metiendo en el accesorio picador de la batidora el pan, la carne de pimiento choricero, las avellanas y la almendra tostada.

Después, le quitaremos la piel a los tomates y los ajos y añadiremos sólo su pulpa al accesorio picador. Añadimos ahora un poco de sal y picamos hasta obtener una mezcla homogénea. Cuando lo tengamos, podremos añadir los ingredientes líquidos: las dos cucharitas de moka de vinagre de Jerez y la cucharada de aceite. Volvemos a triturar y probamos de sazón, por si hubiéramos de añadir sal. ¡Ya tenemos nuestra salsa!

Ahora prepararemos la berenjena. Para ello, la lavamos y secamos bien, pues la vamos a cocinar con piel. Cortamos en rebanadas de unos 5 mm de grosor hasta completar la ración que habíamos estimado (si queréis más no hay problema, jejeje). Ponemos al fuego una sartén grande antiadherente, al 70% de potencia y añadimos a la sartén la última cucharada de aceite de oliva. Cuando la sartén esté caliente, vamos añadiendo las rodajas de berenjena procurando que todas ellas capten un poco del aceite (sino corremos riesgo de que alguna se “emborrache” y otras queden secas). Mantendremos en la sartén 4-5 minutos por cada lado hasta que adquieran el punto que más nos guste. Apagamos el fuego, les añadimos la sal en la propia sartén y las servimos inmediatamente en el plato donde las vayamos a tomar acompañadas de nuestra estupenda salsa. ¡¡Qué rico!!

Espero que os guste tanto como a mi 😉

063_RomescuconBerenjena