36. Sopita castellana (16 min)

Hoy para cenar he preparado una sopita para entrar en calor. Y no es que el día de hoy haya sido ni mucho menos el más frío del invierno, pero sí que me pareció un buen plato para despedir esta estación. ¡Hoy ha llegado la primavera! ¡Qué ganas de sol tengo! Además, nos sirve para continuar gastando el chorizo que empezamos con las lentejas y el que usamos ayer para las brochetas.

Os cuento los ingredientes que necesitáis para una persona:

  • 14 gr de pan, del día anterior, en 2 rebanadas.
  • ½ diente de ajo
  • 5 gr de chorizo en 3 rodajitas finas.
  • 250 ml de un buen caldo de pollo
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • ½ cucharadita, de las de moka, de pimentón
  • Sal
  • 2 huevos de codorniz o uno de gallina pequeño.

Para preparar la sopa, lo primero que haremos será cortar el medio diente de ajo en rebanaditas, lo más finas posibles. Después, ponemos un cazo pequeño a calentar, al 60% de potencia. En él echamos la cucharada de aceite y ponemos a dorar los ajos y los mantenemos, removiendo de vez en cuando, durante 1 minuto. Añadimos después las rebanaditas de chorizo y el pimentón, le damos un par de vueltas para que este último se mezcle bien con el aceite e, inmediatamente después, añadimos las rebanaditas de pan. Tener las rebanadas 15 segundos por cada lado para que empapen el aceite y se tuesten ligeramente.

Después, añadimos el caldo de pollo y un poco de sal y llevamos a ebullición. Dejar hirviendo 3-4 minutos para que se integren bien los sabores y, en ese momento, cascar los huevos de codorniz y echarlos en la sopa, removiendo suavemente con un cucharón. Dejamos que los huevos se cuajen de esta forma (escalfados) y en cuanto estén listos, servimos la sopa en un cuenco y ¡listo!

 Nota: Para no tener problemas al cascar los huevos de codorniz os recomiendo que, con un cuchillo de sierra, los “serréis” ligeramente por un lateral hasta hacer una hendidura. Esta hendidura nos servirá para meter las uñas y abrir el huevo, sin correr riesgo de romper la yema.

036_SopitaCastellana

Advertisements

20. Crema fina de Calabaza y Ricota (45 min)

Anteayer, para los sándwiches, abrimos una de las dos tarrinas de requesón que habíamos comprado. Hoy vamos a usar casi todo lo que quedaba en la tarrina abierta para esta cremo, pero le daremos una nota sofisticada llamándola Ricota en lugar de requesón que, aunque sólo sea por decirlo en italiano, queda mucho más fino (y como es una crema fina… jejeje). En fin, voy a dejarme de bromas (que hoy no estoy muy fina 😉 ) y deciros lo que tenéis que preparar:

  • 45 gr de requesón/ricota
  • 125 gr de calabaza (limpia)
  • 80 gr de cebolla (limpia)
  • 15 gr de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vino Oloroso (de Jerez)
  • ½ cucharadita, de las de moka, de comino molido
  • 2 vueltas de molinillo de pimienta negra
  • 250ml de caldo de pollo

Para prepararlo, ponemos una olla pequeña al fuego, calentándola al 60% de potencia con la mantequilla y el aceite de oliva. Cortamos la cebolla en cuadritos pequeños (brunoise) y la incorporamos a la olla, pochándola durante 7 minutos. Durante este tiempo, podemos aprovechar para cortar la calabaza en cubos de unos 0,5 cm de lado (aunque no hace falta ser muy exacto, ya que luego lo pasaremos por la batidora).

Pasado este tiempo, echar a la olla las dos cucharadas de vino oloroso y dejar que el alcohol se evapore durante 2 minutos. Hecho esto, añadimos a la olla los tacos de calabaza y las especias y rehogamos durante 2 minutos más. Ahora, añadiremos a la olla el caldo de pollo, llevamos a ebullición y cocinamos todo 10 minutos más.
Después de estos 10 minutos, apagamos el fuego, retiramos la olla y añadimos el requesón. Batimos muy bien durante la batidora, hasta que no nos queden grumos, probamos el punto de sal y lo corregimos si es necesario.

Podríamos tomar este puré tal cual (como en la foto), pero yo os propongo que lo paséis por un colador o el chino (quizá tengáis que ayudaros con una cuchara o un cazo para forzar que pase) y así nos quedará la crema fina que vamos buscando. La verdad es que yo probé las dos versiones y me gusta más la versión “filtrada”. Es posible que durante este proceso (el de filtrado) se nos enfríe un poco la crema, si es el caso, darle un toquecillo en el microondas y ¡¡a comer!!

020_CremaFinadeCalabaza

19. Lentejas, como las de mi madre (37 min)

Vamos con otro plato clásico, genial para el invierno y sobre todo para este fin de semana que han previsto (muy acertadamente) como el más frío del año. Con él remataremos las patatas monalisa que aún teníamos tras la tortilla, la cazuelita y la cremita de puerros, y remataremos el bacon que habíamos comprado de aquella forma tan especial cuando preparamos la carbonara (las 2 rebanadas gruesas y las 4 finas). Con estas cantidades tendréis lentejas para un par de días (merece la pena). Si no os apetece comerlas dos veces en la misma semana, siempre podéis congelar una ración, eso sí, en ese caso, evitar congelar la patata, pues nos quedará con una textura horrible una vez descongelada.
Como podéis intuir en el título, esta receta me la enseñó mi madre, así que va dedicada a ella con todo el cariño.

Para preparar las lentejas, vais a necesitar:

  • 215 gr de lentejas (pesadas en seco)
  • 90 gr de patatas monalisa
  • 30 gr de bacon
  • 50 gr de cebolla limpia.
  • 50 gr de tomates canarios o pera pelados (comprar 4-5 más, que los usaremos para próximas recetas).
  • 40 gr de chorizo (tipo Palacios).
  • 1 diente de ajo entero (sin pelar)
  • 750 ml de agua fría
  • 1 cucharadita de sal, colmada,
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • ½ cucharadita, de las de moka, de pimentón.
  • 1 hoja de laurel fresco.

Poner las lentejas a remojo, en abundante agua fría, durante unas 10 horas (no más tiempo, que nos jugamos que empiecen a germinar!!!). Pasado ese tiempo, cuando las vayamos a preparar, escurrirlas, aclararlas y reservarlas en el escurridor.

Cortamos la cebolla en cuadritos pequeños (5x5mm). Ponemos una sartén a calentar al fuego, al 60% de potencia, con las 4 cucharadas de aceite de oliva y echamos la cebolla, para empezar a sofreírla y el diente de ajo sin pelar (la piel evitará que se queme), cocinar durante 6 min. Entre tanto, pelar y cortar los tomates en cuadritos.

Quitarle la piel al chorizo y cortar en 5-6 trozos, al igual que el bacon. Reservarlo todo.

Cuando hayan pasado los 6 minutos de la cebolla, añadir el chorizo y el bacon a la sartén, rehogar durante 2 min y echar el tomate y el pimentón, y seguir rehogando durante un minuto más (no más tiempo, que si el pimentón se quema, amargará).

Poner, entre tanto, en la olla express las lentejas, los ¾ de litro de agua, las patatas y la sal y encender el fuego, al 50% de potencia. La dejaremos así, abierta, mientras empieza a coger calor y mientras terminamos el sofrito. Cuando el sofrito esté listo, volcar la sartén con todo su contenido en la olla express, cerrarla y subir el fuego al 60% de potencia. Contaremos, desde que el vapor comience a salir por la válvula, 10 minutos y pasado este tiempo, apagamos el fuego, retiramos para que se enfríe durante 3 min, después abrimos la válvula para que salga el resto del vapor, y finalmente (sin prisa para mayor seguridad) abriremos la olla. Probaremos el punto de las lentejas, si aún están duras, continuaremos la cocción pero ya con la olla abierta, para que así podamos ir comprobando el punto sin pasarnos. Igualmente, podremos corregir añadiendo agua si vemos que les faltase líquido. Cuando tengamos el punto deseado, servir y ¡¡a comer!!

Nota: El tiempo de cocción y la cantidad de líquido que necesitemos puede variar bastante en función del tipo de lentejas que usemos, el tipo de patata y el tipo de olla express que tengamos…(si no tenemos olla express, el tiempo de cocción superará la hora fácilmente), así que tendréis que cogerle el punto con vuestros propios materiales. Mi recomendación: mejor quedarse algo cortos de cocción y ligeramente cortos de líquido (no menos de la cantidad que os indico, para que no se pegue) porque así nos será más fácil “arreglarlo” llegado el caso (con más cocción y/o añadiendo agua). Si nos han quedado líquidas de más, siempre podemos coger unas cuantas lentejas, triturarlas y volverlas a añadir a la olla, para que espese la salsa.

019_Lentejas

2. Cremita de Puerros (27 min)

Ya que hemos comprado las patatas monalisa y ayer nos dejamos abierta una cebolla para hacer nuestra tortilla, vamos a aprovechar estos dos ingredientes para nuestra siguiente receta: la cremita de puerros. Bueno, realmente de puerro, porque sólo utilizaremos uno, pero el resto del manojo que hemos comprado lo usaremos en unos pocos días. Si lo preferís, podeís aprovechar para doblar los ingredientes de esta receta y hacer crema para un par de noches… seguro que no os arrepentís.

Aquí están los ingredientes necesarios:

  • 60 gr de patatas monalisa (ya peladas)
  • 60 gr de cebolla blanca dulce (limpia)
  • 80 gr de puerro (limpio)
  • 20gr de mantequilla (no margarina, que no es lo mismo!)
  • 250 ml de caldo de pollo (nos vale el de brick, yo he comprado un brick de 500ml. Si vosotros hacéis lo mismo, congelar la mitad sobrante para que la usemos otro día. Podéis hacerlo en el propio brick, teniendo la precaución de que no se nos vuelque dentro del congelador)
  • Sal
  • 2 cucharadas de nata líquida.

Poner en una cazuelita la mantequilla a derretir, para ello, poner el fuego al 60% de la potencia. Cortar la cebolla en tiras, añadirla al cazo para que se empiece a rehogar en la mantequilla (la cebolla es el ingrediente que más tarda en hacerse de los tres que tenemos), mientras tanto, cortar las patatas en rodajas como para tortilla 😉 y añadirlas también a la cazuela. Por último, cortar los puerros en rodajas y añadirlos también. Contar que, desde que hayamos añadido la cebolla, tendrán que pasar 7 min en total para tener todo rehogado al punto que queremos.
En ese momento, añadir el caldo de pollo, una pizca de sal y bajar el fuego al 50% de potencia. Lo tendremos así, hirviendo, 17 minutos más. Pasado el tiempo, apagamos el fuego, añadimos la nata y trituramos con ayuda de la batidora. Probamos para ver qué tal está de sal y corregimos si es necesario. Servimos y ¡¡a comer!!

Toque: Si queremos darle un toque elegante, decorarla con unos tallos de cebollino (enteros o picados, como prefiráis). También podéis tomarla en frío, está riquísima.

002