57. Pizza de Pollo a la Barbacoa (23 min + fermentación -30 min-)

Tenemos pollo en la nevera y tenemos también levadura fresca y cebolla roja… ¡Cómo no vamos a preparar una pizza! Además así cumplo con la petición del público que me hizo una lectora (Britix) hace unos días. En este caso, prepararemos una de mis pizzas favoritas: con salsa barbacoa. Ummm!! Soy fan de esta salsa y es prácticamente lo único que bajaré a comprar al súper, junto al queso y bacon, ya que entre la nevera y la despensa tengo todo lo demás. Os cuento los ingredientes que necesitaremos para que podáis ver vosotros también si echáis algo en falta. Para preparar esta pizza individual de pollo a la barbacoa necesitaréis:

Para la masa:

  • 85 gr de harina
  • 50 cl de agua templada
  • 3 gr de levadura fresca de panadería (de la que teníamos en la nevera tras preparar la focaccia)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pellizco de sal

Para el topping:

  • 50 gr de pechuga de pollo en un trozo ( lo que nos sobró tras preparar el wok de pollo agridulce)
  • 15 gr de cebolla roja (también teníamos en la despensa tras preparar el wok)
  • 12 gr de maíz (abrir una lata y dejar el resto, junto con el caldo de conserva, en la nevera que lo gastaremos en breve).
  • 2 lonchas finas de bacon (he comprado un par de lonchas finas y una gruesa, para combinar platos como hicimos con el lote anterior, que preparamos los sándwiches de bacon, las lentejas, etc.).
  • 70 gr de mozarella en lonchas (unas 7 lonchas pequeñas, pedirlas así tal cual en la charcutería).
  • 2 cucharadas de salsa barbacoa Hunts Original (hay otras marcas, pero no son lo mismo…)
  • 2 cucharaditas de aceite
  • Orégano al gusto (también teníamos después de preparar la focaccia)
  • Sal

Para preparar la pizza, lo primero que haremos será preparar la masa. Para ello, en un bol mezclamos todos los ingredientes secos, es decir, la sal y la harina. Por otro lado, disolvemos la levadura en el agua templada y lo vertemos en el bol de la harina, donde habremos hecho para ello un hueco central. Añadimos también el aceite y removemos con una cuchara para empezar a ligar la masa. Cuando estén todos los ingredientes mezclados, enharinamos la mesa con la cucharada de harina extra y amasamos durante 2 minutos. Cuando tengamos una masa uniforme, le daremos forma de bola y reservaremos en otro bol enharinado. La tapamos con film o con un paño húmedo y la mantenemos en un lugar cálido de la cocina (entre 24-40 grados) durante una media hora.

Entre tanto, aprovechamos para preparar el resto de los ingredientes. Cortaremos la cebolla roja en tiras (juliana) no muy finas, el bacon en cintas de 1,5 cm de ancho y escurriremos el maíz. En cuando al pollo, lo cortaremos en tacos  de 1cm de lado aproximadamente y lo sazonamos. Pondremos una sartén a calentar al 70% de potencia, a la que añadiremos las 2 cucharaditas de aceite. Cuando esté caliente, añadiremos el pollo y lo saltearemos durante 1 minuto nada más, lo justo para que se selle por fuera por todos los lados y no pierda jugos en el horno. Pasado este tiempo, apagamos el fuego y sacamos a un plato los tacos de pollo, para que se enfríen. Dejaremos a mano también la salsa barcacoa y el queso para utilizarlo luego. Si hecho esto aún nos queda tiempo para que pase la media hora… pues sólo nos queda esperar…

…Pero cuando pase la media hora, hay que ponerse de nuevo manos a la obra. Encenderemos el horno y lo precalentaremos a 200 grados con calor arriba y abajo y el ventilador. Después, cogeremos dos trozos de papel de horno del tamaño de la bandeja y pondremos uno de ellos sobre la mesa. Sobre él, pondremos la masa y la iremos estirando para conformar la base de nuestra pizza. Si vemos que nos cuesta, nos podemos ayudar con el otro papel de horno. ¿Cómo? Pues tapamos la masa con el otro papel y con ayuda de un rodillo (o una botella de vino vacía) la iremos estirando hacia los  lados hasta que nos quede bien fina (3 o 4 mm de grosor solamente). Retiramos el papel de horno superior y ya tenemos nuestra masa de pizza estirada. Ahora vamos a “decorarla”: pondremos en primer lugar las dos cucharadas de salsa barbacoa y la extenderemos bien con la misma cuchara. Después, extenderemos sobre ella las lonchas de mozarella y luego en este orden el resto de ingredientes: maíz, cebolla, pollo y bacon. La metemos en el horno, situándola más cerca de la zona baja del mismo, y la hornearemos durante 12 minutos. Al sacarla del horno, espolvoreamos con orégano al gusto y ¡lista para comer! Espero que os guste.

057_PizzaPolloBBQ1

Advertisements

55. Focaccia fina con Olivas Verdes (20 min + fermentación -1h 30min-)

Esta mañana de día festivo (día del trabajo) vamos a aprovechar que tenemos tiempo para deleitarnos con una “creación” que lleva un poco más de tiempo de las que solemos preparar habitualmente. Es más entretenida porque tenemos que esperar a que la levadura haga su efecto e infle nuestra nada. Además, nos sirve para aprovechar un ingrediente que teníamos esperando en la nevera después de preparar la ensaladilla rusa. Es probable que a estas alturas las hayáis sacado ese botecito de cristal y os las hayáis comido con alguna cervecita viendo un partido de fútbol, pero en mi caso… quien guarda, haya, así que no tendré que ir expresamente a la compra para coger las aceitunas 😉  Bueno, no os preocupéis, consolaros porque sí tendré que salir a por la levadura fresca, que no iba a ser todo tan fácil.

Os cuento los ingredientes para preparar, como siempre, una ración individual y así ya vemos si nos falta alguna otra cosa:

Para la masa:

  • 100 gr de harina + 1 cucharadas a parte para espolvorear la superficie donde amasemos
  • 2 gr de sal
  • 4 gr de azúcar
  • 8 gr de mantequilla
  • 50 cl de agua templada
  • 1 cucharada de aceite
  • 4 gr de levadura fresca

Para la cobertura:

  • 5 aceitunas verdes sin hueso (como os digo, de las que teníamos con su caldo de conserva en la nevera tras preparar la ensaladilla rusa de toda la vida)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita, de las de moka, de orégano.
  • Un pellizco de sal maldón o sal en escamas.

Para prepararla, lo primero que tenemos que hacer es mezclar en un bol los ingredientes secos de la masa: la harina, la sal y el azúcar y mezclamos bien. Cuando lo hayamos hecho, en los 50 cl de agua templada disolvemos la levadura fresca y lo añadimos al bol. Añadimos ahora el aceite y la mantequilla en pomada. Esto es: la mantequilla a temperatura ambiente, casi derretida. Removemos todo bien con unas varillas o una cuchara para que se integren todos los ingredientes y, cuando ya no esté bastante integrada, la sacamos del bol y la amasaremos sobre una superficie bien limpia que hayamos espolvoreado previamente con harina. Amasamos durante 1-2 minutos, le damos finalmente forma de bola y esa bola la ponemos en otro bol en cuyo fondo también habremos espolvoreado algo de harina. Ahora tapamos ese bol con un paño húmedo limpio o con film, y lo dejamos en un sitio cálido (entre 24 y 40 grados) durante 1 hora o hasta que haya doblado su volumen.

Durante este tiempo podemos aprovechar para hacer bastantes cosas, jejeje, pero una de las cosas que tenemos que hacer es la cobertura que nos servirá para “pintar” la focaccia antes de hornear. Para ello, lo que tenemos que hacer es cortar las aceitunas en rodajas y mezclarlas en una tacita con el orégano y el aceite y ¡ya está! Efectivamente, nos sobrará tiempo para hacer otras muchas cosas…

Finalmente, cuando ya tengamos nuestra masa gordita, la volvemos a amasar durante 30 segundos en una superficie espolvoreada con harina. Cortaremos un papel de horno del tamaño de la bandeja que vayamos a utilizar y lo ponemos en el fondo de la misma. Colocamos la masa sobre él y la extendemos por toda la superficie, hasta que nos quede una masa fina, de 0,5 cm de profundidad máximo. Al estirar la masa, tenemos que ir dándole ya la forma de la focaccia clásica, lo que conseguiréis, simplemente, hundiendo las yemas de los dedos en la masa para que queden esos típicos hoyuelos. Cuando lo tengamos listo, volvemos a tapar la bandeja con el paño húmedo o con film y esperamos que haya la segunda fermentación durante unos 30 min. Cuando hayan pasado 15 de ellos, aprovechad para encender el horno y calentarlo a 200ºC con posición de calor arriba y abajo. Cuando hayan pasado los 30 min, destapamos y pintamos la superficie de la focaccia con la mezcla de aceitunas. Si se borran nuestras huellas de dedos, tendremos que volver a hacerlas, ya sabéis, simplemente “pulsando”. Espolvoreamos por último con sal maldón y la metemos al horno, donde la tendremos durante unos  17 minutos. Sabremos que está lista cuando esté ligeramente dorada (como la de la foto) y cuando, al tratar de levantarla por uno de los bordes (con un cuchillo o tenedor, no os vayáis a quemar) se levante del papel de manera uniforme.

Dejamos enfriar un poco y ¡a la mesa! Ummm, ¡¡qué rica está!! Desde luego en la foto queda bonita, pero el olor y sabor es delicioso… Espero que os guste! Yo repetiré seguro con otras versiones…

055_FocacciaOlivasVerdes