52. Postre de Fresas con Leche (5 min + refrigeración)

Hace mucho que no os preparo un postre y eso que seguimos estando en muy buena temporada de fresas. ¡Tiene delito! Así que para enmendar nuestra falta, hoy vamos a preparar con ellas un postre rápido, sano y riquísimo que es una receta tradicional de mi familia.

Los ingredientes que necesitamos para dos raciones (está bien endulzarse dos días o hacerlo por parejas) son:

  • 70 gr de fresas limpias (no son del mismo lote que usamos para los vasitos de Strawberry Cheesecake, pero podrían serlo si hubiéramos sido más golosos 😉 ).
  • 25 gr de azúcar blanco (más o menos 2 cucharadas)
  • 250 ml de leche

La preparación es rapidísima, pero lo que sí os recomiendo es que lo preparéis con antelación, mínimo un par de horas, porque así daremos tiempo a que se enfríen en la nevera y las fresas suelten un poco de zumo que nos teñirá la leche dándole un sabor de película. Ummm!!

Para preparar este postre, lo primero que tenéis que hacer es limpiar y secar bien las fresas, eliminando los rabitos y los posibles golpes que puedan tener. Después, hay que cortarlas en cubos irregulares de entre 1 y 1,5 cm de lado (en función del tamaño del recipiente donde lo vayamos a servir después) y las reservamos en un bol. A ese bol le añadimos el azúcar, removemos bien para que impregne las fresas y se disuelva en su zumo. A continuación echamos la leche y removemos otro poco para terminar de disolver el azúcar. Tapamos el bol y lo reservamos en la nevera hasta el momento de servir y ¡listo!

Nota: Si queréis preparar la versión light, podéis cambiar el azúcar blanco por 2 bolsas de sacarina en polvo o bien 1 cucharadita de las de moka de edulcorante líquido. Y en cuanto a la leche, yo empleé en esta receta leche semidesnatada, pero podéis usar también leche desnatada. Espero que os guste!

052_FresasLeche

45. Flan de Guisantes con Salsa Rápida de Queso (44 min)

El último día, para el arroz tres delicias, empezamos una lata medianita de guisantes, que habíamos reservado en la nevera en un tarro de cristal. Hoy los gastaremos casi todos con este flan, una manera perfecta para introducir a los más pequeños (y no tan pequeños) a este ingrediente.

Para preparar este flan, usaremos el mismo molde que usamos para el cake de dátiles. Una flanera de 8 cm de diámetro y unos 5-6 cm de alto. Esta ración nos va bien para la cena de una persona sola; si queréis preparar para más gente, ya sabéis, tendréis que multiplicar.

Para cada flan necesitaremos:

  • 115 gr de guisantes (de los que nos sobraron ayer, como os digo, tras el arroz. Reservar un pequeño montoncito -15gr- para la siguiente receta)
  • 5 hojas de albahaca
  • 1 cucharada de cebolla frita (tipo IKEA)
  • 4 cucharadas de leche
  • 1 huevo
  • Sal

Para la salsa rápida de queso necesitaremos:

  • 1 quesito (tipo el caserío, como los que usamos para los macarrones con chorizo).
  • 3 cucharadas de leche
  • 1 cucharadita de queso parmesano en polvo

A pesar de ser un plato que lleva tiempo, por el horneado, la preparación es muy sencilla. Lo primero que tenéis que hacer es poner el horno a calentar a 200 grados. Mientras se calienta, engrasamos la flanera con un poco de mantequilla, que luego nos facilitará la tarea de desmoldar el flan.

A continuación, metemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes del flan menos el huevo, y batimos hasta conseguir una pasta homogénea. Después, cascamos y añadimos el huevo al vaso y batimos un poco más, pero no más de 30 segundos. Probamos esta pasta y corregimos de sazón si es necesario. Si ya la tenemos al gusto, la vertemos en la flanera, le damos unos golpecitos para evitar que queden burbujas.

Ahora lo tendremos que hornear al baño maría, esto quiere decir que meteremos la flanera en un recipiente más grande y añadiremos alrededor de la flanera agua hasta que llegue a estar 1 o 1,5 cm del borde de la flanera. Metemos este “montaje” en el horno y hornearemos (sin ventilador) durante aproximadamente 35 min. Sabremos que está hecho cuando, clavando un cuchillo en el centro del flan, al sacarlo salga limpio. Cuando lo tengamos, sacamos del horno y dejamos enfriar la flanera durante unos 10 minutos al menos antes de desmoldarla.

Entre tanto, podremos preparar la salsa rápida de queso. Lo único que tenemos que hacer para ello es meter todos los ingredientes de la salsa en el vaso de la batidora y batir. Corregiremos de sazón si es necesario y sino, reservaremos en un vasito o salsera hasta un poco antes de servir.

Lo único que nos queda ahora es servir el plato. Para desmoldar el flan, una vez frío, es mejor repasar el perímetro del flan con un cuchillo afilado para que al menos todas las paredes del flan queden despegadas de la flanera. Tapamos la flanera con un plato, sujetamos bien y le damos la vuelta. Si todo ha ido bien, ¡ya tendremos listo nuestro flan! Ahora calentamos 30 segundos la salsa de queso en el microondas y servimos un poco por encima, dejando el resto para que cada comensal (o vosotros mismos) la vayáis añadiendo al gusto.

¡Buen provecho!

045_FlanGuisantes

39. Revuelto de Calabacín Especiado (18 min)

Este plato me devuelve indiscutiblemente a mi infancia, pues era una cena que nos solía preparar mi madre cuando mi hermana y yo éramos pequeñas. Con cuatro ingredientes se conseguía un sabor y textura muy agradable… ¡qué tiempos!

Volviendo al presente, me parece una muy buena alternativa para terminar con la pieza de calabacín que empezamos ayer con el “salsiqui”.

 Os cuento lo que necesitaréis para prepararlo:

  • 100 gr de calabacín (ya limpio y pelado). Es todo lo que nos sobró del que empezamos ayer al hacer el “salsiqui”
  • 50 gr de cebolla (limpia)
  • 1 huevo
  • ¼ de cucharadita, de las de moka, de nuez moscada.
  • 1 cucharada de leche
  • Aceite de oliva virgen extra (abundante, que nos dé para un fondo de 1cm en la sartén)
  • Sal
  • Unas rebanadas de pan tostado para acompañar

 Para prepararlo, cortamos en primer lugar la cebolla en juliana fina y reservamos. Cortamos el calabacín a lo largo en 4 mitades y luego a rodajitas para tener lascas lo más uniformes posible. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite, al 70% de potencia. Cuando el aceite esté caliente, añadimos la cebolla y la dejamos freír durante 2 minutos. Tras ello, añadimos el calabacín a la sartén y seguimos cocinando durante 6 minutos, sin olvidarnos de voltearlo de vez en cuando para que se haga bien por todos lados.

Pasado este tiempo, sacamos las hortalizas de la sartén y las dejamos escurriendo bien el aceite que les sobre en un colador. Apagamos el fuego y vaciamos la sartén, pero no hace falta que la lavéis aún, pues ese mismo aceite que nos ha quedado manchando la sartén nos bastará para cuajar el revuelto.

En este momento, cascamos y batimos el huevo en un plato hondo, junto a una pizca de sal, la nuez moscada y la cucharada de leche. Reservamos. Añadimos también algo de sal a las verduras, cuando hayan terminado de escurrir.

Tostamos el pan y reservamos también.

Volvemos ahora a encender el fuego, al 70% de potencia, y ponemos la sartén de nuevo al fuego. Incorporamos primero las verduras y, cuando el contenido de la sartén empiece a chispear (síntoma de que la sartén alcanzó la temperatura adecuada) añadimos la mezcla de huevo y removemos el contenido de la sartén, enérgicamente y sin detenernos, durante 1 minuto, que será más o menos lo que tarde en cuajarse toda la mezcla (si os gusta más hecho, podéis dejarlo más tiempo). Apagamos el fuego y servimos junto a las tostadas para tomar enseguida ¡No dejéis que se enfríe! 😉

Buen provecho.

039_RevueltodeCalabacin