80. La Zapatilla del Melo´s (12 min)

Si en algún momento paráis por el madrileño barrio de Lavapiés y no os apetece caer en la tentación de entrar en uno de los muchos restaurantes de comida “exótica” que pueblan el barrio, pensad en el Melo´s… Los que ya lo conocéis, sabéis de lo que os hablo ¿verdad? Se trata de un gallego poco corriente, chiquitito (o al menos lo parece a la hora de la cena cuando la gente se agolpa en él) y con clientela de lo más variopinta. El secreto de este sitio es su apuesta por la buena calidad del producto, sobre todo en sus dos platos “estrella”: las croquetas (que hay que comer con cuidado para que no se deshagan de lo tiernas que son) y las “zapatillas” que es el plato que os ofrezco para hoy. La zapatilla es una versión del sándwich mixto a la gallega, cambiamos el jamón york por lacón y el queso en lonchas por un buen queso de tetilla… El resto… os lo cuento enseguida, vamos primero con la lista de ingredientes para nuestra zapatilla que, aunque en Melo´s tienen un tamaño considerable, la nuestra va a ser individual, como viene siendo la tónica general en nuestro blog. Necesitaréis, por tanto:

  • 2 rebanadas de pan de molde rústico
  • 50 gr de lacón en lascas
  • 50 gr de queso de tetilla
  • 1 cucharadita pequeña de mahonesa
  • Un poco de margarina

Para preparar nuestra zapatilla, lo primero que debemos hacer es poner a calentar el horno a 200 grados (hoy con el calor que hace es un poco sufrimiento, pero merece la pena). A continuación, ponemos una sartén al fuego, al 60% de potencia. Mientras se calienta, untaremos un pelín de margarina por ambas caras de las rebanadas de pan y, tras ello, las pondremos en la sartén para tostarlas por ambos lados. Eso sí, no las tostéis demasiado que luego tenemos que rematar el plato en el horno y correríamos el riesgo de que se quemara. Cuando estén tostadas ligeramente por ambos lados, apagamos el fuego y reservamos nuestro pan. Ahora, cortaremos el queso en lonchas gruesas y el lacón en lascas (en el caso de que no lo tuvierais pre-cortado).

Y ya casi hemos terminado! Jejeje. Recortaremos ahora un pedazo de papel de horno y sobre él pondremos una de las rebanadas de pan, encima de ésta, pondremos el lacón y sobre éste el queso. Como siempre, intentad hacer esta operación lo más artísticamente posible. Da igual que el plato sea para vosotros solos, ¿es que acaso no os merecéis un plato que os entre por los ojos desde el primer momento? ¡claro que sí! Pues bien, remataremos el plato untando sobre la otra rebanada un poquito de mahonesa (máximo 1 cucharadita). Cerramos el sándwich (poniendo la cara de la mahonesa hacia adentro… jejeje) y lo introducimos en el horno, cocinándolo sin aire durante 4 minutos. Pasado este tiempo, sacamos el sándwich del horno, emplatamos y… ¡y le damos caña a nuestra zapatilla!

¡Buen provecho!

080_ZapatillaMelos

79. Chips de Berenjena a la Miel (18 min)

Vamos hoy con otra receta fácil para las noches de verano… Aprovechando que el último día nos quedamos con una berenjena a medias, vamos a aprovecharla para hacer este sabroso plato. Resulta ideal como un entrante o como cena para uno solo. Os cuento sin entretenernos más lo que necesitamos para preparar una ración como la de la foto:

  • 55 gr de berenjena (lo que nos sobró tras preparar las Pizzetas de Parrillada de Verduras, si es más o menos cantidad no importa; poned tanta como os apetezca).
  • 2 cucharadas de maicena
  • 3 cucharadas de leche fría
  • Aceite de oliva para freír
  • Sal

Para la salsa de miel:

  • 4 cucharadas de agua
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz japonés
  • 2/3 de cucharadita, de las de moka, de maicena.

Para preparar nuestros chips, lo primero que haremos será lavar bien la berenjena (puesto que no la vamos a pelar) y cortarla en rodajitas de 2-3 milímetros de grosor aproximadamente. Las pondremos sobre un papel de cocina y les añadiremos un poco de sal para que “suden” y pierdan el amargor. Eso sí, para lograr el objetivo, conforme vayan sudando, deberemos secarlas con un poco más de papel de cocina.

Mientras dejamos sudar nuestra berenjena, prepararemos la salsa. Para ello ponemos una sartén antiadherente a fuego suave (en torno al 30-40% de potencia). Añadiremos a la sartén los ingredientes de la salsa en el mismo orden que os los he puesto en la lista y removemos bien. Mantenemos al fuego, removiendo de vez en cuando, durante 5 minutos hasta que haya reducido y espesado un poco la salsa. Retiramos la sartén del fuego y vertemos la salsa en una salsera para que se vaya enfriando.

Ahora llegamos a la parte final, la que puede ser “la más complicada”… jejeje, pero que nadie se asuste que es súper fácil. Lo que debemos hacer ahora es preparar el rebozado de las berenjenas. Para ello, echamos en un plato hondo las 3 cucharadas de leche fría y sobre ella las 2 cucharadas de maicena y una pizca de sal (no lo hagáis al revés que se os quedará la harina pegada al plato como me pasó a mi, jejeje, vaya ideas!!!). Removéis bien hasta que no queden grumos y reserváis.

Pondremos al fuego una sartén con abundante aceite, y pondremos el fuego fuerte, al 70% de potencia. Cuando el aceite empiece a humear, pasaremos rápidamente las rodajas de rebanada por el rebozado y las incorporaremos a la sartén por tandas, para evitar que se peguen unas con otras. Las tendremos unos 20 segundos por cada lado, hasta que se doren un poco, y las sacaremos a un plato con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite. Cuando ya tengamos todas las rodajas listas y escurridas, servimos inmediatamente en la fuente con un poco de la salsa por encima y el resto de la misma en la salsera, para ir añadiéndola al gusto y evitar, a un tiempo, que nuestros chips se humedezcan demasiado. Et ¡voilà! ¡Listas para disfrutar!

079_ChipsBerenjenaMiel