61. Ensaladilla de Arroz “Scout-reña” (27 min)

Seguimos con los nombres raros… pero es que a esta receta no podría llamarla de otra forma. Realmente no es un invento mío, sino de Angélica, una de mis compis del grupo de scouts en el que pasé mis años mozos 😉

Angélica llevó un día esta ensalada a una de nuestra acampadas, la probé y ¡zás! Fue automáticamente incorporada a mi recetario, siendo además uno de mis platos favoritos para llevar al campo en un tupper y organizar un picnic. A ella y a mi grupo de scouts, el Alondra 224, les dedico esta receta. Gracias Angélica!! Con su permiso, os transmito hoy esta receta con una presentación más chic que el tupper, pero con el mismo saborazo.

Os listo los ingredientes para una buena ración (o dos raciones pequeñas) que, como veréis, todos menos uno son aprovechados de recetas anteriores ¡¡qué bien nos viene para darles buen uso!!:

  • 50 gr de arroz para ensaladas (del mismo que usamos como guarnición en el wok de pollo agridulce)
  • 64 gr de surimi (del lote que empezamos ayer con la ensalada “de la buena”)
  • 40 gr de maíz (lo último que nos quedaba tras preparar la pizza de pollo a la barbacoa y la ensalada fresca)
  • 4 gr de cebolla roja (que también nos quedó tras el wok, la pizza y las dos últimas ensaladas)
  • 1 huevo cocido (el otro que cocimos ayer para la ensalada “de la buena”)
  • 45 gr de mahonesa (también venimos empleándola en muchos platos últimamente)
  • 1 tomate pera de 80 gr (= de tamaño normal. Si seguís el ritmo del blog, os recomiendo comprar 3 al menos para esta y próximas recetas)
  • Sal

¿Ya lo tenemos todo? Pues manos a la obra. Lo primero que tenéis que hacer es poner un cazo con agua con sal a hervir y, tan pronto el agua hierva, echarle el arroz y esperar 20 minutos (o los que diga el fabricante en el envase). Si no contamos con el huevo cocido porque no hicimos la ensalada anterior, poner un segundo cazo con agua al fuego y un chorrito de vinagre. Tan pronto empiece a hervir, meter el huevo con cuidado y mantener hirviendo 12 minutos.

Mientras el agua hierve, vamos a preparar el resto de ingredientes. Empezaremos por lo más laborioso, que es pelar los tomates (si tenéis un buen cuchillo o pelador especial de tomates es pan comido). Después, cortaremos el tomate verticalmente en cuartos y le quitaremos con cuidado la parte donde están las semillas, pues no queremos que nos aporte líquido ni semillas a nuestra ensalada. No hace falta que las tiréis, podéis congelarlas en un pequeño tarrito para algún sofrito. Cuando nos hayamos quedado sólo con la pulpa del tomate, la cortaremos en cubitos de 0,5 cm de lado, que reservaremos en un bol.

Hecho esto, en el bol también podemos ir echando el maíz bien escurrido, el surimi cortado en rodajitas y la cebolla, que previamente habremos picado lo más fina posible. Si tenemos ya cocido y frío el huevo duro (en caso contrario tendremos que esperar para no quemarnos 😉 ) lo cortaremos en cubitos del mismo tamaño que los de tomate. Esto también resulta muy fácil si lo hacéis, en tres movimientos perpendiculares y un poco de cuidado, con el típico instrumento de cortar el huevo en rodajas. Cuando estén listos los cubitos, los añadiremos también al bol y aprovecharemos para añadir ahora la sal. Seguramente llegado este punto nos toque esperar un poco a que termine el arroz y podamos escurrirlo y enfriarlo un poco; bueno, seguro que encontráis algo que hacer… jejeje.

Cuando tengamos el arroz hervido frío y bien escurrido, lo añadiremos al bol y añadiremos una pizca más de sal y la mahonesa (siempre de bote si la vais a sacar a pasear como os sugería al principio!!), removemos bien y… ¡¡a disfrutarla!!

061_EnsaladaArrozScout

60. Ensalada “de la Buena” (22 minutos)

Curioso nombre, ¿no? Así la bautizamos en mi casa cuando mi madre la hizo por primera vez y es que es otra receta sencilla pero con sabor delicioso. Si me equivoco, admito reclamaciones. Por otro lado, nos sirve además para seguir gastando la lechuga y la cebolla roja que tenemos en la nevera. Por cierto, no os había dicho nada de la lechuga, ¡gran descubrimiento! La lechuga en sí no, pero sí el nuevo formato que conocí en el mercado el otro día. Se trata de lechugas vivas que vienen con su raíz en una especie de macetita, las dejas en la cocina (un sitio donde reciba luz y esté a temperatura ambiente) y la vas regando para que siempre tenga un poco de agua. Así, se mantiene viva e incluso sigue creciendo durante 1-2 semanas, ¡ideal para singles! Pues de otro modo siempre acababa tirándola o aborreciéndola, pues el resto de formatos del mercado son demasiado para uno solo. Así que nada, ya me hecho fan de estas lechugas 😉

Os cuento los ingredientes que necesitamos para una ración de esta ensalada:

  • 28 gr de lechuga (de la que habíamos empezado en la ensalada de pollo)
  • 10 gr de cebolla roja (de la que empezamos para el wok de pollo agridulce y la pizza barbacoa)
  • 7 gr de pepinillos
  • 64 gr de surimi (= tres palitos de cangrejo) Podéis comprarlos congelados e ir tirando, pero si son frescos, tened en cuenta que en un par de días gastaremos otros tres.
  • 1 huevo
  • 37 gr de mahonesa
  • Sal

Para cocinar esta ensalada, lo primero que debemos hacer es cocer el huevo. Si estáis siguiendo el ritmo del blog, aprovechar para cocer 2 huevos, que el otro lo usaremos en breve y os aguantará bien incluso fuera de la nevera. Para cocer el huevo, poner un cazo con agua a hervir y añadirle un chorrito de vinagre al agua para evitar que el huevo se vacíe en caso de que se rompa. Cuando el agua empiece a hervir, introducir los huevos con cuidado y cocerlos durante 12 min.

Durante este tiempo, aprovechar para lavar y secar bien la lechuga, cuando esté seca, la cortaremos en bandas de unos 2 cm de ancho. Cortaremos también el pepinillo en lonchas muy finas y picaremos finamente la cebolla. Por último, el surimi lo cortaremos en rodajitas y dispondrmos todos estos ingredientes en una ensaladera.

Cuando haya finalizado el tiempo de cocción de los huevos, retirar el cazo del fuego, vaciarlo y enfriar el que vamos a utilizar metiéndolo en un vaso de agua fría (si tenemos más tiempo, dejarlo enfriar a temperatura ambiente). Una vez frío, pelarlo y cortarlo en gajos no demasiado grandes, añadiéndolos después a la ensaladera donde teníamos el resto de ingredientes. Añadimos sal al gusto y por último la mahonesa. Mezclamos bien con ayuda de una cuchara y ¡lista para tomar! Podéis servirla en esa misma ensaladera o en otro platito limpio, que puede que con el mezclado se nos haya quedado poco presentable. ¡Espero que os guste!

060_EnsaladaBuena

59. Borrachito de Fruta y Flor de Naranja (42 min, mejor con antelación)

Aquí os presento otra de las creaciones de las que más orgullosa me siento, una de esas recetas en las que con muy poco se consigue mucho. Surgió con la idea de rematar las naranjas de zumo que teníamos en la nevera tras preparar el wok, y por las ganas que tenía ya de cocinar algún postre, que desde las fresas con leche no habíamos tomado nada de dulce. El nombre refleja que en esta receta incluiremos, además del zumo, agua de azahar, la cual da un sabor increíble que os resultará familiar (se usa para perfumar el roscón de reyes). Resulta estupendo como postre o como acompañante del café del desayuno. Ya me contaréis si os gusta. De momento, os doy la lista de los ingredientes que necesitaremos para hacer dos bizcochitos como el de la foto.

Para el bizcocho necesitaremos:

  • 50 gr de harina
  • 50 gr de azúcar
  • 50 gr de mantequilla en pomada (ya sabéis, prácticamente derretida)
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita, de las de moka, de agua de azahar (la podréis encontrar en grandes supermercados, en la zona del azúcar y, seguramente, muy cerca de la esencia de vainilla).
  • 2 gr de levadura tipo Royal
  • 1/3 de cucharadita, de las de moka, de sal

 Para el almíbar:

  • 10 cl de zumo de naranja (de las naranjas que nos sobraron tras preparar el wok de pollo agridulce)
  • 60 gr de azúcar
  • 5cl de agua

 Para prepararlos, lo primero que haremos será encender el horno y precalentarlo a 180 grados. Mientras se calienta, en un bol, mezclaremos los ingredientes secos del bizcocho (harina, levadura y sal). En otro bol, batimos el huevo y lo mezclamos con el agua de azahar y la mantequilla (ojo, que la mantequilla ha de estar blandita, pero no caliente para que no nos cuaje el huevo al mezclarlo). Cuando tengamos bien mezclados los ingredientes húmedos, los echaremos en el centro del otro bol y, con ayuda de unas varillas, los iremos mezclando hasta obtener una masa uniforme.

Hecho esto, prepararemos nuestros moldes. Yo voy a usar los mismos que usé en otras ocasiones para otros individuales (el cake de dátiles o el flan de guisantes), que son unas flaneras de 8 cm de diámetro y 5 cm de alto. Los prepararemos untando el interior de mantequilla (lo mejor es hacerlo con los dedos) y luego espolvoreando sobre la capa de mantequilla harina. Para evitar que quede más harina de la que necesitamos, pondremos las flaneras boca abajo y les daremos unos golpecitos para que la harina sobrante se desprenda.

Ahora que ya tenemos listos los moldes, vertemos la mitad de nuestra preparación del bizcocho en cada uno de ellos (si sois muy tiquismiquis incluso podéis pesarlos para saber que son iguales –yo lo hice, jejeje, estoy fatal-). Los metemos al horno y horneamos, con calor arriba y abajo, durante unos 16 minutos, o hasta que veamos que al pinchar el bizcocho con un cuchillo, el cuchillo sale limpio. En este punto, los sacamos del horno y los dejamos enfriar bien antes de desmoldarlos.

Pero el tiempo de horneado nos vendrá de perlas para preparar el almíbar. Para ello, mezclamos todos los ingredientes que os comentaba arriba (zumo, agua y azúcar) en un cazo y lo ponemos a cocer, al 60% de potencia, durante 14 minutos. Pasado este tiempo, igual que con el bizcocho, apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Supongamos que ya tenemos todo frío. Ahora viene lo más difícil, pues lo que hemos hecho hasta ahora está chupado!! Sacaremos los bizcochitos del molde, perfilando antes los bordes con un cuchillo afilado para facilitarnos la tarea, poniéndolo boca abajo (con la mano o un plato debajo para evitar la caída) y dándole ligeros golpecitos al fondo de la flanera. Una vez fuera, para darle mejor presencia, yo corté la parte superior del bizcocho para dejarlo plano y evitar el aspecto de magdalena. Además, este corte nos facilitará la tarea de emborrachar el bizcocho. Los recortes no los tiréis, solos están buenísimos, pero sino los podréis emborrachar también con el almíbar y hacer una primera cata del plato 😉

Pues bien, una vez cortados, pondremos los bizcochos sobre una rejilla con un plato debajo. La rejilla nos ayudará a que no se acumule demasiado almíbar abajo y nos ablande demasiado el bizcocho; y el plato nos servirá para recoger el almíbar y evitar que se pierda, para darle más “manos” de emborrachado. Y es que, lo que tenemos que hacer ahora es eso, emborrachar los bizcochos. Lo haremos con ayuda de una cucharita y/o un pincel de silicona, con ellos iremos pintando y empapando los bizcochos por todos los lados (arriba, abajo y laterales). Darle tiempo suficiente en cada “mano” para que la gravedad haga su efecto y llegue a zonas más profundas del bizcocho, merecerá la pena tener paciencia. Después de unas 4-5 capas, los tendremos listos para servir. Espero que os gusten!!! ¡¡Bon appetit!!

059_BorrachoNaranja

58. Ensalada fresca de Pollo con Lima y Cilantro (19 min)

Después de la pizza, necesitamos algo ligero para compensar y empezar la semanita con buen pie, pero no nos podemos olvidar del trocito de pollo que nos queda en la nevera… ¡Listo! Usaremos esta receta para matar dos pájaros de un tiro!! Qué bien sienta además encontrar combinaciones como ésta, en las que con pocos ingredientes se logran sabores indescriptibles. Lo mejor es que la probéis y podáis comprobar las sensaciones, pero os adelanto que queda jugosísima y con un sabor muy caribeño.

Nos metemos directamente a listar los ingredientes necesarios para preparar una ración de ensalada:

  • 35 gr de lechuga
  • 50 gr de pechuga de pollo, en un trozo (el último trocito que nos quedaba tras preparar el wok de pollo y la pizza barbacoa)
  • 10 gr de cebolla roja (que también teníamos abierta tras el wok y la pizza)
  • 20 gr de maíz (de la latita que empezamos también para la pizza barbacoa). Usaremos más maíz en próximos días, pero si aún vais a tardar en cocinarlo, os recomiendo congelarlo en raciones de unos 50gr con el caldo de la conserva.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra + 2 cucharadas (ahora explicaré el porqué de la división)
  • 1 cucharada de zumo de lima + la ralladura de ¼ de la misma
  • 1 cucharadita de cilantro fresco picado
  • ¼ de diente de ajo
  • Sal

Para prepararla, comenzaremos cocinando el pollo, así le daremos tiempo a que se enfríe antes de echarlo a la ensalada. Para ello, prepararemos en una taza un aliño con la cucharadita de aceite y la de cilantro, el cuarto de diente de ajo muy picado, la ralladura del cuarto de lima y un poco de sal. Removemos bien y con esta mezcla untamos el trozo de pollo. No lavéis aún la taza, que la necesitaremos más tarde…

Cortaremos ahora un cuadrado de unos 20 cm de lado de papel de aluminio y ponemos en el centro el trozo de pollo que hemos aliñado y lo cerraremos sellándolo bien. Hay que evitar que el papel de aluminio tenga mayor tamaño para no tener que doblarlo demasiado, lo que evitaría que el calor llegase al pollo correctamente. Cuando lo tengamos envuelto en este “papillote”, pondremos una sartén al fuego al 70% de potencia y sobre ella pondremos nuestro pollo en papillote, manteniéndolo así 2 minutos y medio por cada lado. De esta forma, el pollo se cocinará en su propio jugo sin necesidad de añadirle más aceite y evitando al tiempo que tanto el ajo como el cilantro que quemen y den mal sabor. Pasado este tiempo, apagaremos el fuego y dejaremos que el sobre se enfríe antes de desenvolverlo.

Mientras tanto, lavaremos la lechuga y la secaremos bien, para después colocarla como base en el recipiente donde vayamos a servir la ensalada y espolvorearla ligeramente con sal. Tras ello, prepararemos el aliño de la ensalada en la misma taza que hemos usado para preparar el aderezo del pollo. A esta taza le añadiremos las dos cucharadas de aceite, la cucharada de zumo de lima y por último la cebolla roja que habremos cortado en tiras finas. Lo removemos bien y dejamos reposar hasta el momento de servir la ensalada, pues teniendo la cebolla dentro del aliño ayudamos a que vaya perdiendo fuerza. Entre tanto, escurrimos bien el maíz y lo colocamos sobre la lechuga. Abrimos ahora el sobre de pollo y lo fileteamos. Lo añadiremos al bol de la ensalada solamente cuando esté frío, pues en caso contrario nos estropearía el efecto refrescante de esta ensalada. Por último, añadiremos el aliño con la cebolla y ¡listo para comer! Espero que lo disfrutéis.

058_EnsaladaPolloLima

57. Pizza de Pollo a la Barbacoa (23 min + fermentación -30 min-)

Tenemos pollo en la nevera y tenemos también levadura fresca y cebolla roja… ¡Cómo no vamos a preparar una pizza! Además así cumplo con la petición del público que me hizo una lectora (Britix) hace unos días. En este caso, prepararemos una de mis pizzas favoritas: con salsa barbacoa. Ummm!! Soy fan de esta salsa y es prácticamente lo único que bajaré a comprar al súper, junto al queso y bacon, ya que entre la nevera y la despensa tengo todo lo demás. Os cuento los ingredientes que necesitaremos para que podáis ver vosotros también si echáis algo en falta. Para preparar esta pizza individual de pollo a la barbacoa necesitaréis:

Para la masa:

  • 85 gr de harina
  • 50 cl de agua templada
  • 3 gr de levadura fresca de panadería (de la que teníamos en la nevera tras preparar la focaccia)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pellizco de sal

Para el topping:

  • 50 gr de pechuga de pollo en un trozo ( lo que nos sobró tras preparar el wok de pollo agridulce)
  • 15 gr de cebolla roja (también teníamos en la despensa tras preparar el wok)
  • 12 gr de maíz (abrir una lata y dejar el resto, junto con el caldo de conserva, en la nevera que lo gastaremos en breve).
  • 2 lonchas finas de bacon (he comprado un par de lonchas finas y una gruesa, para combinar platos como hicimos con el lote anterior, que preparamos los sándwiches de bacon, las lentejas, etc.).
  • 70 gr de mozarella en lonchas (unas 7 lonchas pequeñas, pedirlas así tal cual en la charcutería).
  • 2 cucharadas de salsa barbacoa Hunts Original (hay otras marcas, pero no son lo mismo…)
  • 2 cucharaditas de aceite
  • Orégano al gusto (también teníamos después de preparar la focaccia)
  • Sal

Para preparar la pizza, lo primero que haremos será preparar la masa. Para ello, en un bol mezclamos todos los ingredientes secos, es decir, la sal y la harina. Por otro lado, disolvemos la levadura en el agua templada y lo vertemos en el bol de la harina, donde habremos hecho para ello un hueco central. Añadimos también el aceite y removemos con una cuchara para empezar a ligar la masa. Cuando estén todos los ingredientes mezclados, enharinamos la mesa con la cucharada de harina extra y amasamos durante 2 minutos. Cuando tengamos una masa uniforme, le daremos forma de bola y reservaremos en otro bol enharinado. La tapamos con film o con un paño húmedo y la mantenemos en un lugar cálido de la cocina (entre 24-40 grados) durante una media hora.

Entre tanto, aprovechamos para preparar el resto de los ingredientes. Cortaremos la cebolla roja en tiras (juliana) no muy finas, el bacon en cintas de 1,5 cm de ancho y escurriremos el maíz. En cuando al pollo, lo cortaremos en tacos  de 1cm de lado aproximadamente y lo sazonamos. Pondremos una sartén a calentar al 70% de potencia, a la que añadiremos las 2 cucharaditas de aceite. Cuando esté caliente, añadiremos el pollo y lo saltearemos durante 1 minuto nada más, lo justo para que se selle por fuera por todos los lados y no pierda jugos en el horno. Pasado este tiempo, apagamos el fuego y sacamos a un plato los tacos de pollo, para que se enfríen. Dejaremos a mano también la salsa barcacoa y el queso para utilizarlo luego. Si hecho esto aún nos queda tiempo para que pase la media hora… pues sólo nos queda esperar…

…Pero cuando pase la media hora, hay que ponerse de nuevo manos a la obra. Encenderemos el horno y lo precalentaremos a 200 grados con calor arriba y abajo y el ventilador. Después, cogeremos dos trozos de papel de horno del tamaño de la bandeja y pondremos uno de ellos sobre la mesa. Sobre él, pondremos la masa y la iremos estirando para conformar la base de nuestra pizza. Si vemos que nos cuesta, nos podemos ayudar con el otro papel de horno. ¿Cómo? Pues tapamos la masa con el otro papel y con ayuda de un rodillo (o una botella de vino vacía) la iremos estirando hacia los  lados hasta que nos quede bien fina (3 o 4 mm de grosor solamente). Retiramos el papel de horno superior y ya tenemos nuestra masa de pizza estirada. Ahora vamos a “decorarla”: pondremos en primer lugar las dos cucharadas de salsa barbacoa y la extenderemos bien con la misma cuchara. Después, extenderemos sobre ella las lonchas de mozarella y luego en este orden el resto de ingredientes: maíz, cebolla, pollo y bacon. La metemos en el horno, situándola más cerca de la zona baja del mismo, y la hornearemos durante 12 minutos. Al sacarla del horno, espolvoreamos con orégano al gusto y ¡lista para comer! Espero que os guste.

057_PizzaPolloBBQ1

56. Wok de Pollo Agridulce con Naranja (29 min)

Hoy volvemos a darle uso a uno de mis instrumentos favoritos a la hora de cocinar: el wok. ¿Los motivos? Sobre todo la rapidez, limpieza y la posibilidad de cocinar alimentos sin apenas aceite, fenomenal para cuidarse!! Con él, empezamos hoy un lote de recetas basadas en ingredientes “nuevos”: el pollo (compré una pechuga grande entera) y las naranjas de zumo (compré 5 para los desayunos y estas recetas). Por eso no veréis nuestras tradicionales “negritas” que nos destacan los ingredientes que vienen de otras recetas; pero bueno, alguna vez también hay que ir a la compra ¿no? Espero que este lote de recetas enlazadas os gusten, vamos a por los ingredientes de la primera.

Para preparar cada ración del wok de pollo necesitaréis:

  • 170 gr de pechuga de pollo entera (es más o menos la mitad de la pechuga entera que compré, el resto lo usaremos enseguida).
  • 60 gr de cebolla roja
  • 100ml de zumo de naranja
  • 50 ml de salsa de soja
  • 1 cucharada colmada de azúcar blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 50 gr de arroz para ensaladas

Lo primero que vamos a hacer es poner un cazo con agua y sal sobre el fuego, que llevaremos a ebullición y, en cuanto empiece a hervir, le añadiremos el arroz. Tardará en estar listo, según indica el fabricante en el paquete, 20 min, justo el tiempo que necesitamos para preparar el resto.

Mientras el agua hierve, aprovechamos para cortar la cebolla roja en tiras finas y el pollo en tacos de 2x2cm. Reservamos ambas cosas y aprovechamos también para hacer el zumo. Cuando tengamos todo preparado, podremos ya empezar el salteado. Pondremos el wok sobre el fuego al 80% de potencia y, cuando se haya calentado, añadiremos las 3 cucharadas de aceite y la cebolla, salteándola durante 2 minutos. Después, añadiremos los tacos de pollo sin sazonar, pues la salsa de soja ya le dará sabor al plato y seguimos salteando, sin dejar de remover, durante 1 minuto. Llegado este punto, añladiremos ahora el zumo, la salsa de soja y el azúcar y seguiremos salteando, removiendo a menudo, durante 4 minutos o hasta que la salsa del wok se haya espesado. Apagamos el fuego, dejamos el wok tal y como está para que se mantenga caliente con el calor residual hasta el momento de servir, y aprovechamos para escurrir bien el arroz (pero sin enfriarlo). Servimos el plato con un poco de pollo y otro poquito de arroz y ¡¡a disfrutar!!

056_PolloNaranja