129. Jamoncitos de Pollo rellenos de Tomate y Albahaca (27 min)

Hola chicos! No me he olvidado de vosotros, ni de los jamoncitos de pollo que habíamos comprado y tenemos en la nevera [queridos followers, haced como yo y cocinad esta receta y la anterior seguidas, que si seguís el blog al ritmo que yo voy publicando ultimamente, encontraríais vuestros jamoncitos más que "caducados", jijiji. A ver si me deslío un poco y vuelvo a coger el ritmo normal, sorry].

Notas aclaratorias aparte, hoy nos toca meterle mano al pollo con esta receta sencilla pero de lo más rico y de lo más aparente. ¿Vamos allá con los ingredientes? Para una ración, vais a necesitar:

  • Dos jamoncitos de pollo (del lote que empezamos al hacer nuestra Ensalada César).
  • 4-6 mitades de tomates secos en aceite de oliva (del mismo estilo de los que usamos anteriormente para hacer el pesto rosso o para la ensalada templada de pasta).
  • 6 hojas de albahaca fresca.
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado (del que hemos empezado también con nuestra ensalada césar).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen.

¿Lo tenemos todo? Pues vamos a empezar, lo primero, encendiendo el horno para que se vaya calentando. Lo pondremos a 200 grados centígrados y sin ventilador hasta que no metamos la bandeja.

Tras ello, lo que haremos será deshuesar los jamoncitos igual que lo hicimos en la receta de ensalada césar, dejando el muslo abierto completamente y conservando la piel. Los huesos, podéis envolverlos y guardarlos en el congelador como hicimos en la receta anterior. Ya os daré ideas de cómo usarlos más adelante.

Cuando tengamos nuestras dos “planchas” de pollo, las colocaremos con la piel hacia abajo y las salpimentaremos; las espolvorearemos después con el queso parmesano (una cucharada aproximadamente por cada muslo) y, finalmente, colocaremos las hojas de albahaca fresca (3 para cada muslo) y las mitades de tomates secos escurridas (2 o 3 para cada muslo, dependiendo de lo grandes que sean). Cuando lo tengamos listo, volveremos a enrollar el muslo intentando devolverlo a su forma original ;-) Solo que ahora, en lugar de hueso, tenemos un sabroso relleno, jejeje. Para que el pollo se mantenga en esta pose, utilizaremos hilo de cocina y lo bridaremos para que quede lo más prieto posible. Hace falta un poco de maña para hacerlo, pero una vez hecho el primero, veréis que el segundo no se os resiste.

Cuando tengamos atados nuestros dos muslos, los colocaremos en una fuente apta para horno, los pintaremos con la cucharada de aceite y los meteremos al horno, encendiendo ahora el ventilador. Los mantendremos en esa posición durante 7 minutos y luego les daremos media vuelta, para hornearnos por el otro lado otros 6-7 minutos más (dependiendo de lo dorado que lo vayáis viendo y siempre sin pasarnos de tostado, jejeje).

Pasado este tiempo, sacamos nuestro pollo del horno, cortamos las bridas y lo trinchamos con cuidado para que evitar que se nos desmonte mucho y ¡¡voilá!! He aquí el resultado!! He de decir que, además de bonito, es delicioso!!! Ya estáis tardando en probarlo ;-)

Un abrazo fuerte!

 

129_PolloRellenoTomates

128. Ensalada César (24 minutos)

Hoy vamos a abordar este plato tan conocido internacionalmente; ya sé que podemos encontrarlo ya listo para tomar en supermercados y en restaurantes pero… ¡ese no es nuestro estilo! Jejeje. Sobre todo porque ya sabéis que nuestro objetivo es enlazar recetas para aprovechar ingredientes y esta receta nos va a servir para utilizar el mezclum que nos sobró al preparar la hamburguesa de cordero con chutney y para empezar a utilizar un lote de tres jamoncitos de pollo que acabamos de comprar.

¿Os parece si empezamos? Aquí va la lista de ingredientes para nuestra ración de ensalada:

  • 55 gr de mezclum (del que empezamos para nuestra hamburguesa de cordero lechal).
  • 1 jamoncito de pollo (como os decía, comprad 3 que los utilizaremos enseguida)
  • 1 huevo pequeño
  • 15 cl de aceite de girasol
  • ¼ de diente de ajo
  • 1 cucharada de zumo de lima (de la lima que empezamos también con la hamburguesa de cordero).
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
  • 6 filetes de anchoa en semiconserva
  • 25 gr de queso parmesano rallado (comprad una cuña, que usaremos más en otras recetas).
  • 15 gr de picatostes
  • Sal

Para preparar nuestra ensalada, lo primero que haremos será preparar la salsa. Para ello, pondremos en el vaso de la batidora el huevo, el aceite, el ajo, las anchoas, el zumo de lima y la mostaza (no le añadiremos sal porque las anchoas ya le aportan bastante). Batimos hasta obtener una mahonesa espesa; si la queremos más líquida, sólo tendremos que añadir un poco más de aceite de girasol y/o si queremos, un poco de salsa Perrin´s (digo la marca porque no estoy segura de saber escribir bien Worcesterxxx… jejejeje).

Cuando lo tengamos, con un rallador muy fino, rallaremos el queso y lo añadiremos a la salsa; removemos bien para que se incorpore y entonces probaremos de sazón y corregiremos si es necesario. Cuando esté a nuestro gusto, tapamos y reservamos en la nevera mientras preparamos el resto de la ensalada.

Ahora llega el turno de preparar el pollo. Cogeremos nuestro muslito de pollo y le haremos un corte a lo largo con ayuda de unas tijeras para dejar el hueso a la vista, y luego otro corte en la base de la pata para poder extraer el hueso y dejar la carne en una sola pieza y manteniendo la piel. Cuando la tengamos, extendemos bien aplastándolo un poco, salpimentamos y preparamos una sartén para cocinarlo, encenderemos el fuego, al 70% de potencia. Cuando la sartén esté caliente, añadiremos una cucharadita de aceite nada más y pondremos la pieza de pollo con la parte de la piel hacia abajo. Dejamos cocinar 4 minutos y luego damos la vuelta, bajamos el fuego al 60% y cocinamos otros 5 minutos por la parte interior. Pasado este tiempo, sacamos del fuego y dejamos enfriar para que repose y sea más fácil cortarlo y, sobre todo, para que no nos caliente la ensalada!!

Mientras tanto, podemos aprovechar para preparar el mezclum en la fuente donde vayamos a servir la ensalada. Añadiremos también un poco de sal directamente sobre las hojas. A continuación, salsearemos el mezclum con dos o tres cucharadas de nuestra salsa y, finalmente, cuando ya esté frío el pollo, lo cortamos en tiras y lo pondremos sobre la ensalada. Rematamos “espolvoreando” unos cuantos picatostes y ¡a disfrutar!

Espero que os guste!

128_EnsaladaCesar

124. Albóndigas de Pollo al Curry con Leche de Coco (35 min)

Hoy vamos a meterle mano a las dos pechuguitas de pollo de corral que nos quedaron tras preparar los Nuggets light. La receta en cuestión la incorporé hace años a mi dietario, extraída de una de las revistas que también ha influido en mucho en mi forma de cocinar: Lecturas Especial Cocina. Hoy prepararemos nuestra versión individual del plato, aunque con las cantidades que os doy, casi pueden comer dos… jejeje (salen 8 albóndigas, así que yo me las repartí en dos veces).

Vamos allá con la lista de ingredientes:

  • 220 gr de pechuga de pollo, mejor de corral, del mismo lote que usamos para preparar los Nuggets light (yo las hice a continuación, procurad que no pasen más de un par de días…)
  • 15 gr de miga de pan candeal
  • 1 cucharadita, de las de moka, de jengibre rallado
  • 1 cucharadita, de las de moka, de ajo rallado
  • 1 cucharadita, de las de moka, de curry de Madrás
  • 15 gr de leche (1 cuchara “larga”)
  • 1 yema de huevo
  • 200 ml de leche de coco
  • Sal
  • Unos granos de pimienta rosa.
  • Harina
  • Aceite de oliva abundante.

Para la guarnición:

  • 45 gr de arroz basmati
  • 75 gr de agua caliente
  • 10 gr de mantequilla
  • Una pizca de sal

Para preparar nuestro plato, lo primero que haremos será preparar la guarnición: el arroz estilo peruano. Si no os quedó bien cuando lo preparamos con las berenjenas con salsa miso, os voy a dar de nuevo los pasos y el pequeño truco de la mantequilla, para hacerlo más meloso. Lo que haremos será poner la olla sobre el fuego, al 60% de potencia, añadir el arroz, el agua caliente, una pizca de sal y por último la nuez de mantequilla. Tapamos y cocemos por espacio de 10 minutos, tras ello, apagamos el fuego y dejamos reposar, tapado, 10 minutos más.

Mientras el arroz se va cociendo, prepararemos nuestras albóndigas. Trocearemos las pechugas y las introduciremos en el vaso picador de la batidora con el resto de ingredientes (las especias, ajo, leche, la miga de pan, la yema de huevo y una pizca de sal). Picamos ligeramente, para evitar que nos quede una pasta. Cuando tengamos la mezcla picada, le damos la forma de albóndigas (más bien pequeñas), y las pasamos por harina, sacudiéndolas bien después para retirar el exceso.

Ya sólo nos queda la parte más sencilla del plato, necesitaremos encender dos fuegos, al 60% de potencia. En uno de ellos pondremos una cazuela con los 200 ml de leche de coco, un poco de sal y los granos de pimienta rosa, y dejaremos que infusione unos 5 minutos (lo que vamos a tardar en freír las albóndigas). En el otro fuego, como habréis imaginado, pondremos una sartén con abundante aceite de oliva y, cuando esté caliente, iremos friendo en él las albóndigas por tandas, reservándolas en un plato hasta que las tengamos todas. Cuando esto “ocurra” ya habrán pasado los 5 minutos y podremos añadirlas a la cazuela con la leche de coco y dejaremos que se cocine todo junto durante 7 minutos más, hasta que la salsa se espese. Podemos aprovechar el calor residual del fuego de la sartén para templar el arroz, pues en cuanto pasen los 7 minutos ¡ya tendremos listas las albóndigas!

Ahora las emplatamos junto con el arroz y ¡a disfrutar!

124_AlbondigasPolloCurryCoco

122. Nuggets “Light” al horno con Mahonesa de Curry (18 min)

Aunque aún nos quede miso en la nevera, hoy empezamos un nuevo “lote” de recetas. Esta receta y la siguente están pensadas para hacerse a la vez, con lo que no tardaré mucho en publicarla ;-) Pero vamos a empezar por esta, que lleva proteínas y hace mucho que no os preparo una receta con carne.

Y es que llevar una alimentación equilibrada es importante, por eso hoy he querido compartir con vosotros esta reinvención de los nuggets. Los Nuggets (en general) me parecen uno de los “picoteos” más apetecibles, pero reconozco que los originales, que no dejan de ser pollo frito que se sirve con salsa, no se pueden tomar todos los días porque engordan una barbaridad. Pues bien, hace unos días mi profe de cocina, Rosa Pertierra (¡qué grandes tus clases, Rosa!), me enseñó este truquito para hacer una versión del plato infinitamente más sana. ¿Os parece si empezamos?

Vamos allá con los ingredientes para una ración (unas 6-7 unidades):

  • 200gr de pechugas de pollo (mejor de corral)
  • 40 gr de copos de maíz (cereales tipo Corn Flakes. Muy importante que no tengan azúcar).
  • 2-3 claras de huevo (en realidad con dos bastará, pero ya veréis que digo 3 porque en la próxima receta necesitaremos las 3 yemas “sobrantes”).
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 3 cucharaditas de mahonesa light
  • ¼ de cucharadita, de las de moka, de curry de Madrás
  • Unas gotas de zumo de lima

Para preparar nuestra receta, lo primero que haremos será encender el horno y ponerlo a calentar a 200 ºC. Tras ello, picaremos a cuchillo, de manera irregular, las pechugas de pollo. Las salpimentaremos al gusto y las reservaremos en un bol. El picarlas a cuchillo de manera irregular nos ayudará a darles ese toque de pollo “ligeramente procesado” que tienen algunos nuggets y que me encanta (me adelanto a la foto finish y os enseño cómo quedan por dentro para que veáis a lo que me refiero).

122_DetalleNugget

Pondremos después los cereales en el mortero y lo romperemos hasta que queden transformados en pequeños copitos. Los ponemos en un plato hondo y en otro plato hondo echaremos las claras y las batiremos. Ahora sólo nos falta hacer bolitas con nuestra mezcla de carne y pasarlas primero por las claras y luego por los cereales; tras lo cual las aplastaremos ligeramente y dispondremos sobre un papel de horno o un silpat. Cuando hayamos terminado de montarlos, los metemos en el horno (con ventilador) y mantenemos allí durante 10-12 minutos, dependiendo de si la carne os gusta más o menos hecha.

Este tiempo nos dará de sobra para preparar nuestra salsa, también baja en calorías dentro de lo posible, jejeje. En una tacita, añadiremos las tres cucharaditas de mahonesa light, el ¼ de cucharadita de curri y las gotas (1 cucharadita aproximadamente) de zumo de lima.

Removeremos bien y pondremos en un cuenco pequeño.
Cuando terminen de hornearse los Nuggets, ya sólo nos faltará servirlos en una bandeja pequeña junto al cuenco de salsa y… ¡disfrutarlos sin remordimientos!

122_NuggetsLightHorno

93. Palomitas de Pollo semidulces (10 min)

Hoy vamos a hacer una receta rápida y fácil, que podemos aprovechar para una cenita improvisada o como aperitivo en una merendola. Además seguro que a los niños, si tenéis les encanta. Este rebozado especial le va a aportar un toque dulce al pollo que os encantará. Los llamamos palomitas porque comerlos es tan fácil como sus “tocayas” de maíz del cine. Vamos ya rápidamente con la lista de ingredientes para una ración:

  • 100gr de pollo (solomillitos o pechuga entera que os permita hacer tacos.  Aprovechamos el resto de pollo que nos ha sobrado tras preparar el Pollo al curry rojo)
  • 1 huevo
  • 2 brioches o panes de leche (de los que sobraron cuando preparamos el montadito romano de mortadela ahumada)
  • Aceite de oliva en abundancia
  • Salsa barbacoa o mejor mostaza miel (podéis hacerla con 1 cucharadita de miel, 1 cucharadita de mostaza, 1 de agua y 1 cucharada de mayonesa)
  • Sal

Para preparar las palomitas, lo primero que tenemos que hacer es dejar los brioches al aire durante unas horas para que se sequen y se queden bien duros. Cuando estén duros cogeremos un rallador fino y los rallaremos por completo, retirando los trozos que queden más grandes para quedarnos con la mezcla más fina. Podemos hacer esta operación con todos los brioches que nos quedan y reservarlo en un bote de cristal para conservarlo y emplearlo en otros rebozados.

Cuando lo tengamos, empezaremos con el pollo. Lo cortaremos en cubitos de unos 2×2 cm, que nos queden lo más regulares posible. Cuando los tengamos, los sazonamos ligeramente.

Prepararemos un plato con el pan de brioche y en otro plato hondo pondremos el huevo batido con una pizca de sal. Empanaremos todos los trocitos de pollo con un empanado doble. Esto significa: lo pasamos primero por huevo, luego por pan rallado, por huevo otra vez y una capa final de pan rallado. Los sacudimos para eliminar el pan rallado sobrante y los reservamos.

Preparamos una sartén con abundante aceite de oliva y ponemos el fuego al 70% de potencia. Cuando esté caliente, echamos en él los pedacitos de pollo y los mantenemos en el fuego, dándoles la vuelta para que se hagan bien por todos lados, hasta que estén bien doraditos. Los sacamos entonces del fuego a un plato con papel de cocina, para retirar el aceite sobrante. Cuando hayan escurrido, lo pasamos al plato de servicio y acompañamos servidos de la salsa elegida. ¡¡Y a disfrutarlas antes de que se enfríen!!

093_PalomitasPollo

92. Versión Exprés del Pollo al Curry Rojo (26 min)

No podemos dejar pasar la oportunidad que se nos brinda al tener en nuestra nevera la pasta de curry rojo y el resto de leche de coco que usamos ayer. Para darles uso, vamos a cambiar el ingrediente principal, metiendo pollo en esta ocasión y haciendo una versión un poco más “cañera”. Me refiero a que, si pudisteis bien con el picante de los langostinos… ¿porqué no darle un poco más de potencia? Jejeje… Vamos a por ello, aunque, si no os atrevéis, libertad absoluta para poner menos cantidad de curry, ¿ok?

Necesitaremos para una ración de nuestro curry de pollo:

  • 220 gr de pollo (solomillitos o pechuga, para que podamos hacer tacos con ello)
  • 45 gr de arroz para guarnición (del que tenemos empezado tras el último curry. Si vais a hacer las dos recetas seguidas, podéis cocerlo todo de una vez y reservar la mitad en la nevera entre un plato y otro)
  • 70 gr de cebolleta picada (de la que habíamos empleado para la Ensalada de Salmón Marinado)
  • 30 gr de zanahoria
  • 1,5 cucharadas de pasta de curry rojo (del que hemos empezado para el Curry Thai de Langostinos)
  • 200 ml de leche de coco (igualmente, del que empezamos para el Curry Thai)
  • 1 ramita de cilantro (también, como los dos anteriores… jejeje)
  • 3 cucharadas de aceite de girasol
  • Sal

Para preparar nuestro curry de pollo, al igual que en la receta anterior, lo primero que haremos será cocer el arroz que nos servirá de guarnición, en abundante agua hirviendo con sal, siguiendo las indicaciones del fabricante. Si ya lo tenéis cocido de la receta anterior, ¡una cosa menos! Podéis pasar directamente a preparar el curry, porque en este caso no saltearemos el arroz después de cocido, sino que simplemente lo escurriremos y mantendremos caliente hasta que termine de hacerse el curry.

Para preparar el pollo, lo primero que haremos será picar las hortalizas. Cortaremos la zanahoria  en cubitos de unos 0,5 cm de lado y la cebolleta en tiras un poco más grandes que en el curry anterior: como de 1 cm de ancho y 2,5 cm de largo. Reservamos en un plato y, por otro lado, cortamos el pollo en tacos de unos 2cm de lado, aunque no hace falta que sean regulares del todo.

Cuando lo tengamos, pondremos una cazuelita pequeña al fuego, al 60% de potencia, con las tres cucharadas de aceite de girasol. Cuando éste esté caliente, añadiremos la cebolleta y rehogaremos durante dos minutos, tras ello, añadimos la zanahoria y rehogamos todo junto durante 6 minutos más.

Ahora, que ya tendremos pochadas las verduras, lo que haremos será añadir a la cazuela la pasta de curry rojo y los tacos de pollo ligeramente salados. Le damos una pequeña  vuelta para que el pollo se selle e, inmediatamente después, añadimos también la leche de coco y la ramita de cilantro picada. Bajamos el fuego y dejamos cocinar todo durante 9 minutos más. Apagamos entonces el fuego, probamos y corregimos de sazón y finalmente servimos el curry acompañado del arroz (y de un vaso de agua al menos, jejeje).

Buen provecho!!!

092_CurryRojoExpresPollo

58. Ensalada fresca de Pollo con Lima y Cilantro (19 min)

Después de la pizza, necesitamos algo ligero para compensar y empezar la semanita con buen pie, pero no nos podemos olvidar del trocito de pollo que nos queda en la nevera… ¡Listo! Usaremos esta receta para matar dos pájaros de un tiro!! Qué bien sienta además encontrar combinaciones como ésta, en las que con pocos ingredientes se logran sabores indescriptibles. Lo mejor es que la probéis y podáis comprobar las sensaciones, pero os adelanto que queda jugosísima y con un sabor muy caribeño.

Nos metemos directamente a listar los ingredientes necesarios para preparar una ración de ensalada:

  • 35 gr de lechuga
  • 50 gr de pechuga de pollo, en un trozo (el último trocito que nos quedaba tras preparar el wok de pollo y la pizza barbacoa)
  • 10 gr de cebolla roja (que también teníamos abierta tras el wok y la pizza)
  • 20 gr de maíz (de la latita que empezamos también para la pizza barbacoa). Usaremos más maíz en próximos días, pero si aún vais a tardar en cocinarlo, os recomiendo congelarlo en raciones de unos 50gr con el caldo de la conserva.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra + 2 cucharadas (ahora explicaré el porqué de la división)
  • 1 cucharada de zumo de lima + la ralladura de ¼ de la misma
  • 1 cucharadita de cilantro fresco picado
  • ¼ de diente de ajo
  • Sal

Para prepararla, comenzaremos cocinando el pollo, así le daremos tiempo a que se enfríe antes de echarlo a la ensalada. Para ello, prepararemos en una taza un aliño con la cucharadita de aceite y la de cilantro, el cuarto de diente de ajo muy picado, la ralladura del cuarto de lima y un poco de sal. Removemos bien y con esta mezcla untamos el trozo de pollo. No lavéis aún la taza, que la necesitaremos más tarde…

Cortaremos ahora un cuadrado de unos 20 cm de lado de papel de aluminio y ponemos en el centro el trozo de pollo que hemos aliñado y lo cerraremos sellándolo bien. Hay que evitar que el papel de aluminio tenga mayor tamaño para no tener que doblarlo demasiado, lo que evitaría que el calor llegase al pollo correctamente. Cuando lo tengamos envuelto en este “papillote”, pondremos una sartén al fuego al 70% de potencia y sobre ella pondremos nuestro pollo en papillote, manteniéndolo así 2 minutos y medio por cada lado. De esta forma, el pollo se cocinará en su propio jugo sin necesidad de añadirle más aceite y evitando al tiempo que tanto el ajo como el cilantro que quemen y den mal sabor. Pasado este tiempo, apagaremos el fuego y dejaremos que el sobre se enfríe antes de desenvolverlo.

Mientras tanto, lavaremos la lechuga y la secaremos bien, para después colocarla como base en el recipiente donde vayamos a servir la ensalada y espolvorearla ligeramente con sal. Tras ello, prepararemos el aliño de la ensalada en la misma taza que hemos usado para preparar el aderezo del pollo. A esta taza le añadiremos las dos cucharadas de aceite, la cucharada de zumo de lima y por último la cebolla roja que habremos cortado en tiras finas. Lo removemos bien y dejamos reposar hasta el momento de servir la ensalada, pues teniendo la cebolla dentro del aliño ayudamos a que vaya perdiendo fuerza. Entre tanto, escurrimos bien el maíz y lo colocamos sobre la lechuga. Abrimos ahora el sobre de pollo y lo fileteamos. Lo añadiremos al bol de la ensalada solamente cuando esté frío, pues en caso contrario nos estropearía el efecto refrescante de esta ensalada. Por último, añadiremos el aliño con la cebolla y ¡listo para comer! Espero que lo disfrutéis.

058_EnsaladaPolloLima

57. Pizza de Pollo a la Barbacoa (23 min + fermentación -30 min-)

Tenemos pollo en la nevera y tenemos también levadura fresca y cebolla roja… ¡Cómo no vamos a preparar una pizza! Además así cumplo con la petición del público que me hizo una lectora (Britix) hace unos días. En este caso, prepararemos una de mis pizzas favoritas: con salsa barbacoa. Ummm!! Soy fan de esta salsa y es prácticamente lo único que bajaré a comprar al súper, junto al queso y bacon, ya que entre la nevera y la despensa tengo todo lo demás. Os cuento los ingredientes que necesitaremos para que podáis ver vosotros también si echáis algo en falta. Para preparar esta pizza individual de pollo a la barbacoa necesitaréis:

Para la masa:

  • 85 gr de harina
  • 50 cl de agua templada
  • 3 gr de levadura fresca de panadería (de la que teníamos en la nevera tras preparar la focaccia)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pellizco de sal

Para el topping:

  • 50 gr de pechuga de pollo en un trozo ( lo que nos sobró tras preparar el wok de pollo agridulce)
  • 15 gr de cebolla roja (también teníamos en la despensa tras preparar el wok)
  • 12 gr de maíz (abrir una lata y dejar el resto, junto con el caldo de conserva, en la nevera que lo gastaremos en breve).
  • 2 lonchas finas de bacon (he comprado un par de lonchas finas y una gruesa, para combinar platos como hicimos con el lote anterior, que preparamos los sándwiches de bacon, las lentejas, etc.).
  • 70 gr de mozarella en lonchas (unas 7 lonchas pequeñas, pedirlas así tal cual en la charcutería).
  • 2 cucharadas de salsa barbacoa Hunts Original (hay otras marcas, pero no son lo mismo…)
  • 2 cucharaditas de aceite
  • Orégano al gusto (también teníamos después de preparar la focaccia)
  • Sal

Para preparar la pizza, lo primero que haremos será preparar la masa. Para ello, en un bol mezclamos todos los ingredientes secos, es decir, la sal y la harina. Por otro lado, disolvemos la levadura en el agua templada y lo vertemos en el bol de la harina, donde habremos hecho para ello un hueco central. Añadimos también el aceite y removemos con una cuchara para empezar a ligar la masa. Cuando estén todos los ingredientes mezclados, enharinamos la mesa con la cucharada de harina extra y amasamos durante 2 minutos. Cuando tengamos una masa uniforme, le daremos forma de bola y reservaremos en otro bol enharinado. La tapamos con film o con un paño húmedo y la mantenemos en un lugar cálido de la cocina (entre 24-40 grados) durante una media hora.

Entre tanto, aprovechamos para preparar el resto de los ingredientes. Cortaremos la cebolla roja en tiras (juliana) no muy finas, el bacon en cintas de 1,5 cm de ancho y escurriremos el maíz. En cuando al pollo, lo cortaremos en tacos  de 1cm de lado aproximadamente y lo sazonamos. Pondremos una sartén a calentar al 70% de potencia, a la que añadiremos las 2 cucharaditas de aceite. Cuando esté caliente, añadiremos el pollo y lo saltearemos durante 1 minuto nada más, lo justo para que se selle por fuera por todos los lados y no pierda jugos en el horno. Pasado este tiempo, apagamos el fuego y sacamos a un plato los tacos de pollo, para que se enfríen. Dejaremos a mano también la salsa barcacoa y el queso para utilizarlo luego. Si hecho esto aún nos queda tiempo para que pase la media hora… pues sólo nos queda esperar…

…Pero cuando pase la media hora, hay que ponerse de nuevo manos a la obra. Encenderemos el horno y lo precalentaremos a 200 grados con calor arriba y abajo y el ventilador. Después, cogeremos dos trozos de papel de horno del tamaño de la bandeja y pondremos uno de ellos sobre la mesa. Sobre él, pondremos la masa y la iremos estirando para conformar la base de nuestra pizza. Si vemos que nos cuesta, nos podemos ayudar con el otro papel de horno. ¿Cómo? Pues tapamos la masa con el otro papel y con ayuda de un rodillo (o una botella de vino vacía) la iremos estirando hacia los  lados hasta que nos quede bien fina (3 o 4 mm de grosor solamente). Retiramos el papel de horno superior y ya tenemos nuestra masa de pizza estirada. Ahora vamos a “decorarla”: pondremos en primer lugar las dos cucharadas de salsa barbacoa y la extenderemos bien con la misma cuchara. Después, extenderemos sobre ella las lonchas de mozarella y luego en este orden el resto de ingredientes: maíz, cebolla, pollo y bacon. La metemos en el horno, situándola más cerca de la zona baja del mismo, y la hornearemos durante 12 minutos. Al sacarla del horno, espolvoreamos con orégano al gusto y ¡lista para comer! Espero que os guste.

057_PizzaPolloBBQ1

56. Wok de Pollo Agridulce con Naranja (29 min)

Hoy volvemos a darle uso a uno de mis instrumentos favoritos a la hora de cocinar: el wok. ¿Los motivos? Sobre todo la rapidez, limpieza y la posibilidad de cocinar alimentos sin apenas aceite, fenomenal para cuidarse!! Con él, empezamos hoy un lote de recetas basadas en ingredientes “nuevos”: el pollo (compré una pechuga grande entera) y las naranjas de zumo (compré 5 para los desayunos y estas recetas). Por eso no veréis nuestras tradicionales “negritas” que nos destacan los ingredientes que vienen de otras recetas; pero bueno, alguna vez también hay que ir a la compra ¿no? Espero que este lote de recetas enlazadas os gusten, vamos a por los ingredientes de la primera.

Para preparar cada ración del wok de pollo necesitaréis:

  • 170 gr de pechuga de pollo entera (es más o menos la mitad de la pechuga entera que compré, el resto lo usaremos enseguida).
  • 60 gr de cebolla roja
  • 100ml de zumo de naranja
  • 50 ml de salsa de soja
  • 1 cucharada colmada de azúcar blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 50 gr de arroz para ensaladas

Lo primero que vamos a hacer es poner un cazo con agua y sal sobre el fuego, que llevaremos a ebullición y, en cuanto empiece a hervir, le añadiremos el arroz. Tardará en estar listo, según indica el fabricante en el paquete, 20 min, justo el tiempo que necesitamos para preparar el resto.

Mientras el agua hierve, aprovechamos para cortar la cebolla roja en tiras finas y el pollo en tacos de 2x2cm. Reservamos ambas cosas y aprovechamos también para hacer el zumo. Cuando tengamos todo preparado, podremos ya empezar el salteado. Pondremos el wok sobre el fuego al 80% de potencia y, cuando se haya calentado, añadiremos las 3 cucharadas de aceite y la cebolla, salteándola durante 2 minutos. Después, añadiremos los tacos de pollo sin sazonar, pues la salsa de soja ya le dará sabor al plato y seguimos salteando, sin dejar de remover, durante 1 minuto. Llegado este punto, añladiremos ahora el zumo, la salsa de soja y el azúcar y seguiremos salteando, removiendo a menudo, durante 4 minutos o hasta que la salsa del wok se haya espesado. Apagamos el fuego, dejamos el wok tal y como está para que se mantenga caliente con el calor residual hasta el momento de servir, y aprovechamos para escurrir bien el arroz (pero sin enfriarlo). Servimos el plato con un poco de pollo y otro poquito de arroz y ¡¡a disfrutar!!

056_PolloNaranja

47. Muslitos de Pollo en Pepitoria de Piñones (37 min)

Llamadme clásica o “ipster” que está más de moda, jejeje, pero estos últimos días tengo una afición terrible por los platos de siempre… Hoy le ha tocado el turno a la Pepitoria, un guiso preparado normalmente con carne de ave y al que se incorporan frutos secos picados (generalmente almendras) a la salsa para ayudar a trabarla. Normalmente también para ello se emplea yema de huevo, pero en nuestro guiso de hoy, no haremos ni una cosa ni la otra. Bueno, frutos secos sí, pero no almendras.  ¡Pues vaya pepitoria vas a preparar entonces! … Me diréis… y no os quitaré la razón. Pero si no os ha conquistado ya por los ojos en la foto, tenéis que esperar a probarlo y os aseguro que os conquistará. Además, nos viene de perlas para seguir gastando zanahoria, que aún tenemos para un ratito.

Se me ocurrió prepararla tras ver en el mercado unos pimientos rojos italianos pequeños. Tenían el tamaño de un pimiento italiano verde normal, de los que utilizamos para freir normalmente, y suponían la ración justa para elaborar dos raciones de este plato. Así que lo eché a la bolsa (hay que ser valiente para comprar sólo un pimiento) y me acerqué a la pollería a por 4 muslitos… Ay, ¡¡que me estoy liando!! Os pongo los ingredientes para estas dos raciones en una lista, que si no no hay forma de ir haciendo el check:

  •  50 gr de zanahorias (de las que quedan tras las albóndigas de Fuengirola, el arroz tres delicias y la ensaladilla rusa).
  • 40 gr de piñones
  • 60 gr de pimiento rojo
  • 70 gr de cebolla
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 muslos de pollo
  • Harina (2-3 cucharadas)
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de brandy
  • 200 ml de agua
  • Sal

Para preparar esta receta, vamos a necesitar la olla exprés, así que si tenéis, irla desempolvando. Si no, pues luego os digo los tiempos aproximados para prepararlo en una cazuela normal.

Lo primero que tenéis que hacer es picar las verduras en brunoise, es decir, en cuadritos pequeños de unos 0,5 cm de lado. Picaremos así la cebolla, la zanahoria y el pimiento, para que nos queden como en esta foto, y los reservamos.

047_PolloChilindron_MakingOff

Por otro lado, cogemos la mitad de los piñones, los molemos con ayuda del accesorio picador de la batidora y los reservamos también. Picamos el diente de ajo finamente y lo reservamos junto a los piñones.

Cuanto tengamos listo todo lo anterior, ponemos la olla exprés al fuego, abierta, al 60% de potencia y le añadimos el aceite de oliva. Segundos después, dando un pequeño margen para que se empiece a calentar, añadimos la cebolla picada y rehogamos durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Tras ello, añadimos la zanahoria y repetimos la operación durante 3 minutos más. Ahora incorporaremos el pimiento y rehogaremos durante otros 5 minutos, echando en último lugar el ajo, los piñones molidos y los piñones enteros, dándole unas vueltas durante otro minuto. Hecho esto, apartamos la olla del fuego y en su lugar prepararemos una sartén medianita con abundante aceite de oliva (al menos 1 cm de fondo). Mientras se calienta este aceite, rápidamente sazonamos los muslitos y los pasamos por harina para crear una capa protectora, aunque los sacudiremos después para retirar lo que pueda sobrar y que no nos ensucie mucho el aceite. Ponemos entonces los muslitos a freír, que tendremos unos 45 segundos por cada lado. Importante!! Para que no os acordéis mal de mí, usad una tapa encima de la sartén porque al preparar así el pollo tenemos mucho riesgo de que salte y nos pringue la cocina o incluso nos queme, cosa que no queremos. Así que, para prevenir, mejor ponerle la tapita y levantarla cuando llegue el turno de darle la vuelta.

Conforme vayan estando fritos los muslos, los vamos echando directamente a la olla. Cuando estén todos, apartamos la sartén y traemos de nuevo sobre el fuego la olla, a la que añadiremos ahora el agua, las dos cucharadas de brandy y un pellizco de sal. Tapamos la olla, ponemos la válvula y esperamos a que empiece a salir el vapor. A partir de ese momento, contamos 12 minutos y, pasados éstos, apagamos el fuego y retiramos la olla. Esperamos unos minutos (3 mínimo) antes de abrir la válvula, y otros tantos antes de abrir la olla. Y listo!!! Ya lo tendríamos para servir directamente, solo o con la guarnición que más os guste (patatas fritas, puré de patatas, arroz…).

¡Que aproveche!

047_PolloChilindron